14.- El anciano y el niño

Línea LOTO de paz

Línea LOTO de paz

Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro de pueblo en pueblo. Llegaron a una aldea caminando ambos junto al animal y, al pasar por ella, un grupo de chicos se rio de ellos gritando:

—¡Mirad qué par de tontos! Tienen un burro y en lugar de montarlo, van los dos andando a su lado. Por lo menos el viejo podría subirse al burro.

Entonces el anciano se subió al burro y prosiguieron la marcha, llegando así a otro pueblo. Al pasar por él, varias personas se indignaron mucho cuando vieron al anciano sobre el burro y el niño caminando a su lado. Dijeron:

—¡Parece mentira! ¡Qué desvergüenza! El viejo sentado en el burro y el pobre niño caminando.

Al salir del pueblo, el anciano y el niño intercambiaron sus puestos. Siguieron haciendo camino hasta llegar al próximo pueblo. Cuando las gentes del lugar los vieron, exclamaron escandalizadas:

—¡Esto es una verdadera desfachatez! ¡Es intolerable! El niño subido en el jumento y el anciano caminando a su lado.

Al abandonar la aldea, el niño y el anciano decidieron compartir el burro e iban sentados en su grupa al cruzar la siguiente aldea. Se toparon con un grupo de campesinos que empezaron a vociferar:

—¡Sinvergüenzas! ¿Acaso no tenéis corazón? ¡Vais a reventar al pobre animal!

El anciano y el niño optaron por cargar el burro sobre sus hombros. De este modo, a duras penas, llegaron al siguiente pueblo. La gente se apiñó alrededor de ellos y comenzaron a desternillarse a carcajadas y a gritar:

—Jamás vimos a gente tan boba. Tienen un burro y en lugar de montarlo, lo llevan a cuestas. ¡Vaya par de necios!

Entonces el anciano y el niño se sentaron bajo un árbol, rindiéndose a la evidencia, y dejaron que el asno se fuera corriendo por su lado. 1 Ref.CALLE, Ramiro (2019). Cien narraciones espirituales para la transformación interior. Luciérnaga. Barcelona.

Línea separadora decorativa de KRISIS
Nadie puede negar que en alguna ocasión en su vida ha criticado sin fundamento, ha enjuiciado y sentenciado a alguien por suposiciones, infundios, prejuicios o sencillamente por pensar o sentir de otra manera a nosotros. Tenemos altamente desarrollada la tendencia a culpar, juzgar, señalar e incluso decir a los demás lo que deben sentir, decir y hacer. Somos siempre muy olvidadizos, benevolentes y magnánimos con nuestros errores y equivocaciones. Por el contrario, tenemos siempre muy buena memoria de los errores ajenos y aprovechamos cualquier oportunidad para recordar a los demás, lo que dijeron o hicieron en el pasado que no nos gustó.
Al mismo tiempo y para no complicarnos mucho la vida y quedar bien con los demás, tenemos también la tendencia a asentir, seguir y obedecer a aquello que los demás esperan o desean de nosotros.
En los dos casos, es nuestro Ego el que guía nuestro comportamiento y lo fija como el único criterio para discernir o clarificar una situación, un acontecimiento o un conflicto de convivencia.Línea separadora decorativa de KRISIS

Referencia[+]

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: