Matriculación en las CC.AA.

      Como ya dije en la nota anterior, en nuestro país existen 17 Sistemas Educativos diferentes, aunque todos estén subordinados a la misma Ley Orgánica que es la que define la estructura general de todo el Sistema Educativo español. Sistemas educativos que presentan diferencias que se convierten en discriminaciones objetivas entre españoles y que a mi juicio contradicen lo que dice el Artículo 14 de la Constitución que establece: «Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social» o también el Artículo 27 que dice «Todos tienen el derecho a la educación…». Los datos empíricos muestran que unos españoles son más iguales que otros y gozan de más derechos dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que se resida, algo que se ve muy claro en el presente gráfico.

      En el gráfico anterior podemos ver que Andalucía, está tres lugares por debajo de la media nacional en Tasa de Matriculación para las edades comprendidas entre 3 y 21 años, no obstante, y en Educación Infantil tiene cifras ligeramente superiores a la media nacional. Y es que Andalucía es la segunda Comunidad Autónoma que, tras Baleares, presenta mayor Tasa de Abandono Escolar o de Estudios en la franja de edad comprendida entre los 18 y 24 años. En concreto, el 23,5 % de los jóvenes andaluces de esta franja de edad abandonan los estudios, cifras que la colocan a mucha distancia de las Tasas de Abandono de Unión Europea (10,7 %), de Cantabria (8,9 %) o del País Vasco (7 %), siendo ésta la Comunidad la que menor Tasa de Abandono presenta.

      Pero, además, a Andalucía le cabe el lamentable mérito de ser la primera Comunidad Autónoma, seguida por Extremadura, en tener el mayor porcentaje de jóvenes entre 18 y 24 años que ni estudian, ni trabajan, lo que supone un 21,7 % y un 20,8 % respectivamente, cifras muy alejadas del País Vasco cuyo porcentaje de jóvenes que no estudian ni trabajan es del 8,8 %. Y es que Andalucía es también la desgraciada campeona, junto a Extremadura, en Tasa de Paro de jóvenes menores de 25 años con cifras escalofriantes que alcanzan el 49 % y 48,6 % respectivamente. Y que conste que estas cifras no son de aquellos años de la crisis, sino de 2017 y están tomadas del Instituto Nacional de Estadística

      Ante estos irrefutables datos, no solamente es legítimo, sino también  una necesidad racional y un imperativo ético, preguntarse cuales han sido las políticas educativas y de empleo que se han seguido en nuestra Comunidad desde su constitución como Junta de Andalucía con Estatuto propio en 1981. Y desde luego, cuáles han sido los partidos gobernantes en este periodo, que como sabemos todos han sido de mayoría del PSOE, porque no cabe ninguna duda, al menos para mí, que la máxima responsabilidad de esta lamentable situación discriminatoria respecto al resto de Comunidades de nuestro país, la tiene como es lógico el o los partidos gobernantes.

      Pero además y como es lógico, habrá que interrogarse no solo por las políticas generales, específicas y sus efectos, sino también por los líderes y responsables directos de las diferentes Administraciones y en particular  Administración Educativa de Andalucía valorando  su cualificación, capacidad y compromiso en el ejercicio de sus competencias.

Para mí, lo fundamental en política, la cual entiendo como el arte de convertir las dificultades en posibilidades y estas en probabilidades, es muchísimo más que depositar un voto cada cierto tiempo, aunque desde luego esto es condición indispensable de legitimidad democrática. Para mí lo verdaderamente importante y fundamental  consiste en crear permanentemente  las condiciones y estructuras de vigilancia, control, participación y protagonismo ciudadano para que los políticos cumplan lo que prometen y rindan cuentas a la ciudadanía permanentemente en el desarrollo y ejecución de sus programas. Y lo que desde luego es incompatible con la Cultura Democrática y la Profundización de la Democracia, es que únicamente se acuerden de nosotros en los periodos electorales y nos atiborren de mensajes estúpidos, falacias de victimismo o de narcisismo y ocurrencias chistosas para salir en los medios, cuya función explícita e implícita es distraernos de lo esencial impidiéndonos ver o haciendo que ignoremos los hechos de la realidad y los datos empíricos procedentes de la misma.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s