Elecciones Autonómicas 2D/2018 en CAMAS (I)

Cualquier ciudadano sabe ya, que lo sucedido en Andalucía en las pasadas Elecciones Autonómicas del 2 de diciembre constituye una derrota sin paliativos para el conjunto de las fuerzas políticas del abanico partidario de la izquierda. Los datos son siempre tozudos y por mucho que se siga utilizando la falacia autojustificatoria de convertir las pérdidas en ganancias o los fracasos en éxitos y las culpabilidades en razones externas a las propios discursos y prácticas de líderes y organizaciones,  los resultados están ahí, Y son estos resultados los que nos muestran y nos señalan con claridad que  el nuevo escenario político andaluz está mayoritariamente ocupado por las fuerzas políticas conservadoras y de derechas, aunque la verdad, en estos tiempos complejos y de incertidumbre uno no sabe muy bien quien de verdad representa lo que siempre se ha entendido por “ser de izquierda”, si bien a las derechas es bastante fácil, a mi juico, identificarlas, sencillamente porque son siempre las que hacen todo lo posible, ya sea de forma legal o ilegal, para mantener el desorden social establecido.

Según los datos aportados por el diario EL PAÍS del 99,92 % escrutado, el PSOE andaluz, de los 1.409.042 votos obtenidos en 2015 (35,43 % y 47 escaños), ha cosechado un resultado en 2018 de 1.009.243 votos (27,95 % y 33 escaños), lo que significa que ha perdido 399.799 ( 7,48 % y 14 escaños) que aunque lo configuran como primera fuerza política más votada, le impide o al menos le dificulta, tener posibilidades de gobernar o aspirar a la Presidencia de la Junta. Es obvio, que han ganado las Elecciones, pero al ser su victoria insuficiente y llevar aparejada también, la derrota sin paliativos de su adversario por la izquierda de ADELANTE ANDALUCÍA y la por primera vez presencia de la extrema derecha en la instituciones políticas españolas, pues se trata de una victoria amarga y pírrica.

Lo de ADELANTE ANDALUCÍA, es si cabe todavía mucho peor ya que el batacazo electoral ha sido realmente muy duro, además de completamente inesperado. Esta coalición, formada sustancialmente por PODEMOS e IZQUIERDA UNIDA, en las pasadas Elecciones Autonómicas de 2015, aportaban por separado una suma total de 863.938 votos (21,73 %), procedentes de los  590.011 votos (14,84 % y 15 escaños) de PODEMOS y de los  273.927 (6,89 %) de IZQUIERDA UNIDA.(6,89 % y 5 escaños). Sin embargo en 2018, la coalición ha obtenido solamente 584.040 votos (16,18 % y 17 escaños), es decir ha perdido 279.898 votos (5,55 % y 3 escaños). Curiosamente, unidos en coalición, han obtenido menos votos incluso, que los que obtuvo PODEMOS en solitario en 2015. Ha sucedido pues, lo mismo que sucedió con los resultados de UNIDOS PODEMOS en las pasadas Elecciones Generales.

Otro dato de sumo interés es el de la participación. Así, mientras que en 2015 la abstención fue del 36,06 %, en 2018 ha sido del 41,35 %, es decir, un 5,29 % de votantes, más de dos millones de ciudadanos no han participado en esta convocatoria.

Sintéticamente los resultados electorales que configuran el nuevo escenario político que se ha abierto a partir de los datos definitivosde las Elecciones Autonómicas del 2D/18 queda muy bien reflejado en el gráfico que nos ofrece el diario EL PAÍS:

Hasta aquí los datos generales, que como es obvio dan para las más diversas interpretaciones y valoraciones, que oscilan entre la ya manida falacia de convertir las derrotas en victorias, hasta la consabida mentira de que los votantes son ignorantes y no tienen conciencia y “tal y tal”, pero siempre bajo el manto de que son los otros adversarios los culpables. Obviamente no voy a entrar en este debate, porque para eso “doctores tiene la Iglesia” de los analistas, comentaristas, politólogos y demás tribus de opinadores, porque a mí lo que realmente me interesa y me preocupa es lo que ha sucedido en el metro cuadrado que habito, es decir, en la ciudad que me acoge y con la que me identifico, que no es otra que CAMAS (Sevilla).

Veamos en primer lugar, lo que ha sucedido con la participación en la Elecciones Autonómicas en CAMAS, durante el decenio de 2008-2018

 Censo y de la Participación en las Elecciones  Autonómicas en CAMAS (Sevilla) (Elaboración propia)

Lo más destacable del gráfico anterior, es el hecho de que mientras el Censo Electoral de Camas, se ha incrementado durante los últimos 10 años en 756 personas con derecho a voto, lo que relativamente supone un ligerísimo aumento del 3,6 %, a su vez los y las votantes en las diferentes convocatorias de este decenio han descendido en 2.259, lo que relativamente supone un aumento de la abstención del 15,7 %. Una cifra, que no solo marca tendencia en Camas, sino que constituye a mi juicio un significativo indicador del desinterés o de la voluntad consciente de una parte muy importante del electorado de nuestra ciudad, de no participar en el ejercicio de un derecho.

En cuanto a la participación de la ciudadanía de Camas con derecho a voto, la muestro con más detalle en los dos gráficos que vienen a continuación. 


FUENTE: Junta de AndalucíaElaboración propia
FUENTE: Junta de AndalucíaElaboración propia

Aunque disponemos de todos los resultados por cada mesa electoral que proporciona la Junta de Andalucía en su Web, no lo hemos detallado aquí porque carecemos de una información de suma utilidad que es la que da sentido a los resultados: las calles o zonas urbanas específicas a las que corresponden cada una de las Mesas Electorales, así que si alguien de los que esté leyendo esto me puede proporcionar dicha información, le agradecería mucho que me la hiciera llegar. En cualquier caso, sabemos que el Distrito 1 se corresponde con la zona norte de Camas (Barrio de Santa Cruz hasta la Barriada Mallorca). El Distrito 2 va desde Caño Ronco, pasando por Estacada de la Cruz e incluyendo a la Extremeña y no sé si también Hiconsa. El Distrito 3 se corresponde con La Pañoleta casi en su integridad. El distrito 4 es el de la Bda. Coca, El Carambolo, Colina Blanca y Las Canteras.

Lo más destacable de estos gráficos, es que el máximo de participación lo ostenta el Distrito 4 con un 63,48 % y el mínimo los Distritos 2 y 3, que tienen respectivamente 54,16 %  y 54,35 %de participación y por tanto son los que ostentan el máximo de abstención en nuestra ciudad. Lo que realmente resulta sorprendente para cualquier conocedor de Camas, es que precisamente en las zona urbana de mayor número de votantes, como es el Distrito 2 o en las que tradicionalmente han tenido mayor representación los partidos de izquierda (Distritos 2 y 3), han sido precisamente en las que se ha producido mayor abstención. Y esto sin ignorar que en la zona que puede calificarse de mayor presencia de clase media y acomodada de Camas, mayoritariamente formada por viviendas unifamiliares y también de alto standing (Las Canteras y Colina Blanca) , como es el Distrito 4, ha sido precisamente la que más ha participado. Esta es la razón por la que me atrevo a conjeturar que una parte importante del grueso de la clase obrera, del precariado y de las capas sociales más humildes de Camas, se han quedado en casa y no han ido a votar. Por el contrario, los más acomodados, o al menos los que mayoritariamente tienen buenas residencias, han tenido una participación mayor. Y ahí queda esta conjetura para que la interpreten los politólogos, aunque a buen entendedor pocas palabras bastan.

Las razones de la abstención evidentemente son variadas, pero no voy a especular aquí sobre ellas, sino simplemente voy a dejar en el aire algunas preguntas especialmente dirigidas a los representantes políticos de Camas y a las diferentes organizaciones partidarias de izquierda presentes en nuestra ciudad.

¿Ha existido alguna estrategia original y genuina de Camas, para animar, impulsar, dinamizar y motivar la participación de los ciudadanos en las diferentes convocatorias electorales en general y en los asuntos políticos públicos de la ciudad en particular?

¿Realizan de vez en cuando encuentros con los vecinos para hablar de sus problemas y recibir en vivo y en directos sus demandas o simplemente para conectar y escuchar colectivamente sus preocupaciones?

¿No será que la única estrategia para animar e impulsar la participación no pasa de ser un anacrónico seguidismo que formulado y centralizado por los aparatos de los partidos, obligan a los militantes y organizaciones locales a hacer siempre lo mismo sin desviarse un ápice de lo burocráticamente preceptuado por los mandos de los aparatos?

¿No será que las campañas electorales son en realidad rutinarios procedimientos meramente publicitarios e inservibles consistentes únicamente en pegar carteles, colocar pancartas, hacer algún acto al que solo asisten los adeptos a la organización para mostrar músculo o pasearse por calles, plazas y mercados cada 4 años repartiendo folletos?

¿Acaso se les ha ocurrido pensar que la responsabilidad, en gran parte, de la desafección y la falta de entusiasmo en la participación electoral, depende fundamentalmente de las organizaciones partidarias locales y su capacidad para comunicarse, conectar y vincularse con los diferentes sectores sociales de la ciudadanía local y sus necesidades?

¿En qué consiste hoy ser militante de un partido de izquierda en Camas? ¿En encerrarse en la sede y salir de vez en cuando a alguna movida en Sevilla? ¿En criticar continuamente al adversario del mismo espectro ideológico? ¿En esperar a que lleguen las Elecciones Municipales para obtener la representación que esperan y en su caso, poder ocupar un cargo público que le permita sobrevivir durante cuatro años o disfrutar de 4 años de una supuesta gloria o prestigio?

¿Acaso no han pensado que estamos globalmente en una crisis civilizatoria y que ya ni los Estados, ni los Partidos, ni el Mercado, ni las Instituciones, ni incluso las Democracias son capaces de responder satisfactoriamente a las necesidades de la ciudadanía más desfavorecida y vulnerable y de que por tanto hay que inventar, crear, diseminar y mantener nuevas formas de acción política y de desarrollo de la Democracia?

¿Acaso no han pensado que para desarrollar y fortalecer la Democracia hay que estar haciendo continuamente posible y visible la práctica y el ejercicio de la Democracia en todos los ámbitos sociales de la ciudad?

El o la militante de un partido de izquierda en Camas ¿Qué hace realmente como militante? ¿Cuál es su función o su libre compromiso? ¿En qué medida y con qué carácter se vinculan con el tejido social reivindicativo, cultural y de izquierda en Camas? ¿No será que hoy ser militante de un partido de izquierda no es más que una forma laica o civil de hacer lo mismo que hacen la mayoría de los feligreses de las diferentes iglesias, es decir, escuchar y obedecer a sus sacerdotes y obispos, asistir a las diferentes ceremonias y despedirse hasta la próxima?

¿En qué medida los diferentes partidos políticos de la izquierda de Camas promueven unitariamente acciones ciudadanas convergentes, diálogos y debates públicos, asambleas de barrio o por sectores sociales? ¿Qué hacen en concreto por promover, estimular y realizar acciones en favor del desarrollo de una auténtica Cultura Democrática?

¿Se han planteado alguna vez el papel y la función que aparte de la gestión y satisfacción de las necesidades ciudadanas, debería desempeñar el Ayuntamiento en la promoción y el desarrollo de la Democracia? 

Evidentemente, no todo es responsabilidad de los militantes de los partidos de izquierda de Camas, sencillamente porque en Camas hay también sectores del electorado y partidos de derecha que nunca van a estar de acuerdo con movilizar a la ciudadanía para que participe de forma más directa en los asuntos públicos. También, porque cada ciudadano tiene su propia y legítima manera de ver las cosas, la sociedad y actuar como le venga en gana y desde luego no se le puede acosar o atosigar con movilizaciones constantes. Pero lo que al menos para mí, está claro, es que son los dirigentes  o los candidatos de mayor peso, liderazgo, responsabilidad y que más salen en los medios, así como los representantes institucionales y orgánicos de los partidos de la izquierda de Camas los que tienen la máxima responsabilidad.

Sin embargo, y a pesar de todas las dificultades e insuficiencias que únicamente pueden subsanarse con mayor diálogo, creatividad, fraternidad, comprensión, entendimiento, convergencia, unidad y compromiso entre las fuerzas de izquierda de Camas, tenemos que felicitarnos y seguir avanzando porque nuestra ciudad sigue siendo leal y fiel a su tradición, tradición que gracias a la conciencia y el apoyo de sus ciudadanos la convierte en una ciudad mayoritariamente de izquierdas. Ojalá siga siempre así.

FUENTE: eldiario.es 

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s