De la cruz al martillo (1)

El pasado martes 18 de diciembre, se presentó públicamente por vez primera y  en la sede de la Fundación Tres Culturas, el conmovedor y educativo documental “De la cruz al martillo” producido por Plano Katharsis y con la participación de Canal Sur TV.

Bajo la dirección de José Antonio Torres, la realización de Pablo Coca y la dirección de contenidos de Rafael Guerrero, este documental constituye, además de un excelente testimonio de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, una emocionante narración de como un grupo de personas llenas de humildad, generosidad y valentía hicieron y siguen haciendo de sus vidas un ejemplo encarnado del mensaje de Jesús el hijo del carpintero.

El documental narra la trayectoria personal, humana y cristiana de dos equipos de curas obreros andaluces. En concreto, uno de Granada y otro de Sevilla y ambos constituidos entre los últimos años de la década de los sesenta y los primeros de la década de los setenta del pasado siglo XX.

En el de Granada aparecen Antonio Quitián González, Ángel Aguado Fajardo, Manuel Ganivet Zarco y José Ganivet Zarco, además de una monja de las Hermanas de La Caridad, todos ellos fuertemente comprometidos con el movimiento obrero y ciudadano e incardinados en el barrio de la Virgencica. Fue en este barrio, en el que este equipo contribuyó a fundar en 1969 la primera Asociación de Vecinos de Granada, además de participar en todas las movilizaciones obreras de aquellos años, organizando e impulsando la famosa y fatídica huelga de la construcción de 1970, que se saldó con tres albañiles muertos.

En el de Sevilla, participan los conocidos curas de la Sierra SurEnrique Priego, actual párroco de Pedrera y Esteban Tabares que fue párroco en Aguadulce  y actualmente es secretario de la Fundación Sevilla Acoge. No obstante se hace referencia a Miguel Pérez que fue párroco en Martín de la Jara, además de los que ya no están entre nosotros, como Diamantino García párroco en Los Corrales y Juan Heredia, párroco de Gilena. Todo un equipo que contribuyó a fundar el actual Sindicato Andaluz de Trabajadores, encarnando con sus vidas la opción preferencial por los pobres que fundamenta y atraviesa todos los planteamientos de lo que conocemos hoy como  Teología de la Liberación, en su empeño de ser fieles y coherentes con las orientaciones del Concilio Vaticano II.

Pero además, en este documental intervienen también el presidente nacional de la HOAC y el conocido teólogo José María Castillo, quien explica con sencillez y alegre simpatía los fundamentos evangélicos de los testimonios ofrecidos pronunciándose, como siempre ha hecho, con la denuncia del patriarcado, la pompa, la parafernalia, el poder y la riqueza con la que la Iglesia Católica como estructura de poder institucional ha navegado hasta hoy contradiciendo así, las enseñanzas del mensaje original de Jesús de Nazaret.

A mi juicio, este documental rinde un merecidísimo homenaje memorialístico a todos aquellos curas y cristianos de base que desde mediados de la década de los sesenta  y en la década de los setenta del pasado siglo, lo dieron todo para hacer visible y posible el mensaje original de Jesús. Y lo dieron todo, no solo luchando y participando activamente en la conquista de las libertades democráticas, sino también trabajando y sacrificándose hasta extremos insuperables por la defensa de los Derechos Humanos Universales.

Aparentemente, cualquiera que vea esta película puede quedar un tanto entristecido al comprobar que en la misión de construir un cristianismo que sea auténticamente fiel a los valores de justicia, libertad, igualdad, fraternidad y amor que el mensaje original de Jesús nos ofrece, la realidad es que «la mies es mucha y los obreros son pocos» (Mateo 9,37). Sin embargo los que tuvimos la suerte de participar en aquella época en los movimientos cristianos de base, sabemos que las transformaciones operadas en las vidas y en la conciencia de los jóvenes de aquella época, fueron de una profundidad y un calado tan extraordinariamente potentes, que al expresarse en compromisos en las más diversas organizaciones sindicales, vecinales, culturales y políticas, sus efectos benéficos y liberadores llegan hasta el día de hoy. Y es que, en aquella época, aunque el documental nos muestre el testimonio de los curas más significativos, hubo muchísimos más testimonios que se repartieron por toda la geografía andaluza, por eso voy a aprovechar esta ocasión para describir muy brevemente algunos de los que he tenido la fortuna de conocer, aunque esto lo haré en el post siguiente para no cansar a los lectores.

4 comentarios

  1. Aunque soy ateo, no puedo dejar de admirar a todxs lxs compaňerxs que luchan al lado mía porque otro mundo sea posible y son cristianxs y católicxs. La izquierda ha entendido mal la frase de Marx que decía “La religión es el opio del pueblo”. En mi humilde opinión, la droga es un escape más para la vida o una visión de la vida y la religión es eso también.
    No podemos dividir las fuerzas, todxs lxs anticapitalistas unidxs contra el capital

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s