Contra el fascismo en Camas (5)

Resulta verdaderamente fraudulento y mentiroso, cuando estos jóvenes cachorros de la intransigencia y el patrioterismo de banderitas españolas afirman sin rubor que los únicos españoles y constitucionalistas auténticos son ellos y solamente ellos, como si los demás que no pensamos así, no fuésemos españoles y constitucionales.

Disculpadme, pero en este punto necesito recordar que el comportamiento bipolar, maniqueo y mentiroso de estos tres partidos de derechas que ahora centran y enfocan el debate político nacional en la particular e interesada idea de una España ortodoxa, monolítica, de valores y tradiciones eternas, cerrada en sí misma y con una identidad nacional y patriótica que se coloca por encima de la extraordinaria diversidad social, cultural, política en la que convivimos y estamos articulados, no es algo nuevo en nuestra Historia.

El pensamiento único que niega cualquier posibilidad de diálogo y acuerdo entre iguales. El odio o el rechazo al extranjero pobre y sin recursos al mismo tiempo que la sumisión y la obediencia al extranjero rico al que se le otorgan todas las facilidades de integración. La obsesión por una administración centralizadora, uniforme y controladora que excluye la participación y el reconocimiento de la diversidad cultural y social. La persistente idea de aplicar políticas fiscales dirigidas a proteger y aumentar las ganancias de las clases sociales más altas haciéndonos creer que éstas van a beneficiar a las clases más bajas y van a permitir disminuir la desigualdad social. La recuperación de las costumbres más rancias y conservadoras de nuestro pasado que destruyen o nada aportan a la defensa de la vida en nuestro Planeta. Los guiños o los sutiles llamados a la supuesta necesidad de firmeza y autoridad recurriendo a la alabanza o a la simpatía con un militarismo antidemocrático y decimonónico. El abrazo y la adhesión al salvaje neoliberalismo y a los supuestos valores de equidad del mercado capitalista. El resentimiento y la oposición al movimiento feminista creando falsas divisiones y cuestionando las conquistas sociales que las mujeres han conseguido con sus luchas, o recreando términos como esa estúpida ocurrencia del “feminismo liberal” como si el feminismo se redujese exclusivamente a la igualdad de género. La pertinaz y obsesiva creencia de que estamos necesitados de firmeza, obediencia y seguidismo a líderes carismáticos que se sitúan por encima de la realidad para ofrecernos soluciones mágicas a nuestros problemas presentes y futuros. La confianza ciega en dogmas, doctrinas o elementos ideológicos que hicieron del siglo XX el siglo más mortífero y genocida de la Historia. La simpatía y el gusto por las armas introduciendo en la ciudadanía la creencia en un supuesto derecho natural a portar armas y que por tanto deben ser legalizadas para el uso personal. La borrachera de símbolos, banderas, clichés y frases hechas que desfiguran y distorsionan el sentimiento natural de pertenencia a una comunidad convirtiéndolo en pensamiento único. Y en definitiva la convicción de que por el hecho de gozar de una posición superior en la aritmética electoral, ya se tiene todo el derecho a imponer unilateralmente lo proclamado en programas sin la más mínima concesión a los perdedores, no solo pueden convertir las democracias en sistemas autoritarios, como ya está sucediendo en todo el mundo, sino que también nos pueden devolver a un pasado regresivo en el que no había ninguna forma de entenderse como no fuera por la amenaza, el miedo, la coacción, la violencia, la represión y la guerra.

Así pues, creo con convicción que estos tres partidos políticos de la derecha española, aunque cada uno con diferente intensidad, están reflejando y aspirando en realidad a la España del ayer, ignorando por ejemplo que la España de hoy es muy diferente, diferencia que ha quedado bien patente en las grandes manifestaciones feministas del pasado 8 de marzo. Y esa España del ayer del dogmatismo, el maniqueísmo, los “dos bandos”, no solo no se corresponde con el espíritu de convivencia, reconciliación y reconocimiento de la diversidad que se gestó a partir de las luchas y movilizaciones obreras y ciudadanas de la Transición y que dio lugar a la Constitución de 1978, sino que fue precisamente la que dio aliento y fundamento a aquella terrible tragedia, que a causa de un criminal y genocida golpe de Estado, masacró a cientos de miles de españoles que por desgracia aun permanecen en las fosas del franquismo. Y esto es algo que en mi opinión no debe olvidar ningún ciudadano español ya se sienta primero catalán, vasco, andaluz, gallego, extremeño o camero.

En este punto también debo manifestar que todo tipo de fascismo, presente a mi juicio, con mayor o menor intensidad, en la ideología, los aparatos, los líderes y las declaraciones de estos partidos (PP, Cs y VOX), siempre miente tres veces y no descansa nunca.

Mienten negando los hechos históricos, ya se trate de holocaustos, genocidios y fosas comunes o falseando el lenguaje, convirtiendo en cruzada lo que fue una masacre, en guerra civil lo que fue un golpe de Estado o en un evolucionado régimen autoritario en lo que fue una dictadura de 40 años. Mienten además, negando, obstaculizando, boicoteando, dificultando o poniendo palos en las ruedas a cualquier iniciativa ciudadana o institucional dirigida por los principios de verdad, justicia, reparación y no-repetición. Nada más hay que ver el empeño que ponen en derogar las Leyes de Memoria Histórica o en abstenerse de las responsabilidades que comporta su desarrollo.

Mienten finalmente manipulando, distorsionando la realidad actual profiriendo insultos, propagando bulos, haciendo manifestaciones escandalosamente provocadoras de irracionalidad llenas de prejuicios, estereotipos e intolerancia. Por eso no puedo de ningún modo permitir que vengan ahora estos muchachos de la “Triple-A” a inducirnos a creer que aquella terrible tragedia fue un asunto entre azules y rojos, nacionales y republicanos o españoles y separatistas, algo que por cierto repiten cada uno a su manera. Los más exaltados, negando hechos y exigiendo derogación de Leyes de Memoria. Sus padres del PP, mirando para otro lado y hablando que es mejor una “Ley de Concordia“, como si pudiésemos concordar sin verdad, sin justicia o desoyendo las recomendaciones de Relator de la ONU para los desaparecidos, o como si éticamente pudiéramos aceptar la impunidad. ¿Es que no fue suficiente para la concordia aquella Ley Amnistía de 1977 que permitió escapar a todos los torturadores, represores del aparato judicial, policial y político de la dictadura? ¿Es que podemos aceptar que aquello fue una guerra de nuestros abuelos que se dividieron en dos bandos o “dos Españas”, la republicana y la nacional, como dicen siempre los de Cs? ¿Es que acaso aquellos que se autodenominaron nacionales eran los únicos verdaderamente españoles?

¡No, no y no!. De ninguna manera puedo admitir que aquellos republicanos, socialistas, comunistas, anarcosindicalistas y otras fuerzas políticas presentes en España en la década de los treinta del pasado siglo, fuesen antiespañolas como nos hizo creer el franquismo y ahora intentan nuevamente hacérnoslo tragar mediante el lenguaje soez, el insulto y la crispación. En realidad, fue exactamente todo lo contrario, ya que se trataba de españoles que pertenecían a organizaciones españolas, que defendían el Estado Español y su legitimidad constitucional republicana, pero que tenían una idea bien diferente de esa España casposa, rancia, carpetovetónica, nacionalcatólica e imperial a la que tenía el fascismo naciente y pujante en aquella década y que al parecer renace ahora de sus cenizas. Y como prueba de ello os invito a que leáis un corte del famoso discurso “Paz, piedad, perdón” que Don Manuel Azaña pronunció en Barcelona en 1938, personaje al que nuestro presidente Pedro Sánchez, aunque muy tarde, en un tiempo electoral y sin ningún detalle simbólico de la legitimidad republicana que Azaña representaba, ha rendido homenaje en Montauban (Francia), pero que por desgracia ha sido utilizado por el PP de Pablo Casado para insultar, denigrar y crear crispación .

Y todo esto viene a cuento, porque esa insistencia continua en afirmar por doquier que el Gobierno de Pedro Sánchez es un traidor, un felón o un vendepatrias, o que todos los seguidores de Izquierda Unida y Podemos son extremistas, populistas y separatistas y que solo y exclusivamente la “Tripe Alianza” de derechas son los auténticamente constitucionalistas y españoles, no solo es mentir y distorsionar la verdad histórica, sino también apropiarse para su propio beneficio de la Constitución de 1978, cuando precisamente mas del 40% de los diputados de Alianza Popular votaron en contra o se abstuvieron. Su afán por tanto, es generar divisiones maniqueas en la opinión pública excitando las emociones más primarias e irracionales mintiendo descaradamente sobre la historia y sobre la realidad, despertando sentimientos de odio y desprecio hacia todo aquel que no piense o sienta como ellos. Pero además resulta, que estos jóvenes cachorros del PP, Cs y VOX (Violencia, Odio y Xenofobia) todavía no habían nacido cuando los de mi generación y otras anteriores luchaban contra la dictadura intentando construir un régimen de libertades y de normalización de la convivencia, que se materializaría después en la Constitución de 1978, que evidentemente no fue el mejor y no coincide con mis sueños y esperanzas, pero al menos nos ha conducido a una etapa de convivencia sin precedentes en nuestra Historia. Por ello decir o inducir a creer que todas las fuerzas de izquierda actuales, directa o indirectamente, son necesariamente, disgregadoras, separatistas, populistas y antiespañolas, me parece una mentira y una distorsión tan colosal de la realidad, que no puedo en ningún caso permitir y dejar de denunciar, sobre todo cuando estas mentiras van calando poco a poco mentes ingenuas y poco acostumbradas a pensar críticamente con mesura y ponderación. Esto es lo que realmente se esconde en mi opinión, debajo de todo este papanatismo nacionalista ya sea españolista, catalanista, constitucionalista o de cualquier otra índole.

Resulta gracioso, por no decir despreciable y nada original, ver como estos tres partidos de la derecha del abanico político español, se desgañitan, afirmando de una y mil maneras, la simpleza de “España, lo primero” como si España fuese solamente una bandera o una realidad homogénea y monolítica que está por encima de los ciudadanos y sus derechos. Una simpleza por cierto cargada de dinamita, dado que es la que ha fundamentado siempre al fascismo y ahora a esos populismos ultraliberales que en un mundo extraordinariamente complejo, globalizado e interconectado en el que la escarnecedora desigualdad social es el escenario nacional e internacional, nos dicen eso de “América para los americanos“, “Brasil para los brasileiros“, “Inglaterra para los ingleses” o “Cataluña para los catalanes“. Probablemente, tal vez nos quede por oír una nueva genialidad, la que muy pronto nos lanzarán aquí diciendo “Camas, para los cameros” cuando no más del 21 % de la población de Camas es autóctona y originaria.

Termino con una solicitud y un llamado. Pido pues a los representantes y concejales del gobierno municipal, así como a la dirección y a los militantes de todos los partidos de la izquierda de Camas, que reflexionen autocríticamente y se pregunten que han hecho o dejado de hacer para que la izquierda política de Camas haya perdido tantos votos en las pasadas elecciones del 2-D-2018 y ese nuevo partido de ultraderecha, haya obtenido aquí, nada menos que 1118 votos. Ojalá no se acomoden esperando a que la fruta madura caiga ella solita del árbol aunque la abstención suba, mientras que los ciudadanos conscientes de la situación seguimos aquí como quijotes impenitentes dando y librando batallas, que aunque de dudoso resultado, no vamos a abandonar nunca. Ojalá actúen de forma visible y eficaz para que Camas siga siendo realmente de izquierda como siempre la hemos visto desde 1979, porque después no valen los lamentos.

Y finalmente me atrevo a llamarte a ti que lees esto. Cada vez que te encuentres con un vecino, un amigo, un compañero de trabajo o de viaje , un viejo conocido, o en tu propia familia, en la escuela, en el centro sanitario o en tu asociación y veas que defiende o muestra una actitud fascista, racista, machista y xenófoba, o simplemente informa de su voluntad de votar a la “Triple Alianza“, atrévete, siempre con cautela y respeto personal, a cuestionar y discutir su mensaje, teniendo siempre en cuenta que las personas están para ser respetadas y las ideas están para ser discutidas, contrastadas y debatidas sin trucos ni falacias. Por todo esto sigo y seguiré diciendo, NO A CUALQUIER FORMA DE FASCISMO, ESPECIALMENTE EN CAMAS y porque además, como decía Martin Luther King (1929-1968) “No me duelen los actos de la gente mala, sino la indiferencia de la gente buena

3 comentarios

  1. Un excelente articulo sobre el modo de pensar, de proceder y sobre todo de mentir de la Triple-A. El 28-A será una oportunidad única de retirar votos a esa derecha recalcitrante que tergiversa la Historia, que quiere retirar leyes y derechos establecidos, y sobre todo que desea imponer el pensamiento único del fascismo o del nacionalcatolicismo, despreciando la diversidad cultural y política, y no apoyando proyectos políticos-sociales más en consonancia con los valore actuales. La Triple-A tiene una ventaja, por mucho que nos duela y sea inaceptable, que carece de ética, por lo que recurre a la mentira, a la desacreditación de los que no piensan como ellos, a borrar los avances conseguidos, a usar la agresividad verbal presente cada día en la TV…… Ese mensaje, que yo tildaría de destrucción, cala en gran parte del pueblo porque piensa que si se apalea a alguien es porque se lo merece. La apaleada es la izquierda que no tiene, por decencia ética, los instrumentos que tiene la derecha. Ojalá la mayoría del pueblo español se dé cuenta del verdadero perfil de la Triple-A y deje de votarla.
    Una gran abrazo.

    Me gusta

Responder a franciscomesaramirez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s