Krisis

“En la calle, codo a codo, somos muchos más que dos” (Mario Benedetti)

Hace exactamente cuatro días, el pasado martes día 21 de enero del presente año bisisesto 2020, mi gran amigo, el Maestro nervense Juan Carlos Domínguez Cerrato, me envío vía WhatsApp un sencillo mensaje de pronunciamiento colectivo contra eso que se viene llamando “Pin parental“, que como es sabido, no es más que una forma de veto contra los derechos sociales reconocidos en nuestra Constitución y de ataque contra la Escuela Pública y el Derecho a una Educación Pública de calidad.

Dicho mensaje, que reproduzco en su integridad a continuación, estaba firmado por un numeroso grupo de profesoras y profesores jubilados de la provincia de Huelva y dado que me entusiasmó dicha idea, instantáneamente se me ocurrió replicar y extender las adhesiones al mismo a todos mis contactos de la provincia de Sevilla.

Ni que decir tiene, que el resultado de esta humilde y sencilla ocurrencia ha sido verdaderamente espectacular porque no podía yo imaginar que después de mandar este mensaje a cinco o seis contactos, estos se multiplicaran por cinco en apenas unas horas.

El objeto de este mensaje de mi amigo Juan Carlos es bien sencillo y honesto. Se trataba y se trata simplemente de hacer visible ante la opinión pública de que los profesionales de la Educación que hemos entregado toda nuestra vida a servir, ayudar a aprender y a desarrollarse humanamente a todos los alumnos que han pasado por nuestras manos sin ningún tipo de discriminación, seguimos fuertemente unidos y convencidos de que la Educación es un Derecho Humano Universal como así se reconoce en su artículo 26 y en el 27 de nuestra Constitución.

Así pues, reproduzco a continuación dicho mensaje junto a los nombres de educadoras, educadores y profesorado en general que no han dudado un momento en ofrecer su nombre y apellidos para solidarizarse y adherirse a esta humilde iniciativa del profesorado jubilado de Huelva. Una iniciativa a la que también se ha adherido la Asociación REDES.

Al mismo tiempo aprovecho para sugerir que si eres profesora o profesor ya sea jubilado o en activo, te adhieras a esta especie de sencillo manifiesto en favor de la Escuela Pública Gratuita, Democrática y de Calidad y en contra de todos aquellos grupos o personas que de una u otra forma pretenden obstaculizar o recortar el Derecho Humano a la Educación. Para ello, basta con que comentes este mensaje poniendo tu nombre y apellidos si quieres aparecer en las adhesiones, bien directamente en esta nota o ya sea por vía WhatsApp o Facebook.

Documento contra el “Pin parental”

Los abajo firmantes, maestr@s y profesor@s jubilados de la enseñanza,a la que hemos dedicado nuestra actividad profesional durante la etapa de vida activa en la provincia de Huelva, queremos manifestar lo siguiente:

Si en otros tiempos, y fundamentalmente desde la transición política y durante la consolidación democrática, luchamos junto a muchísimos compañeros y compañeras, en la puesta en funcionamiento de organizaciones sindicales como UCSTEA, CC.OO y FETE-UGT, para defender la enseñanza pública en libertad, es en estos momentos cuando los grandes logros educativos conseguidos, durante años de conquistas sociales, se ponen en entredicho, con las propuestas de formalizar un veto de las familias, el denominado “pin parental”, a los objetivos y contenidos educativos que favorecen una formación integral del alumnado.

Los avances educativos de todos estos años emanan inicialmente de la Constitución Española de 1978, singularizada en algunos aspectos en los correspondientes Estatutos de Autonomía de las diferentes Comunidades Autónomas, y concretizados en las diferentes Leyes Orgánicas de Educación, de aplicación en todo el territorio nacional.
De esta forma, la Constitución Española en su artículo 27 establece:

  1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.
  2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

A su vez el Estatuto de Autonomía para Andalucía de 2007, en su artículo 21 referido a Educación, detalla entre otros aspectos “la garantía mediante un sistema educativo público del derecho constitucional de todos a una educación permanente y de carácter compensatorio, del acceso a los centros educativos sostenidos con fondos públicos en condiciones de igualdad, y la incorporación en los planes educativos de Andalucía de los valores de la igualdad entre hombres y mujeres y la diversidad cultural en todos los ámbitos de la vida política y social”.

La actual y vigente Ley Orgánica de Educación de 2013 (LOMCE), al inicio del preámbulo ya detalla que “el alumnado es el centro y la razón de ser de la educación, debiendo el aprendizaje en la escuela ir dirigido a formar personas autónomas, críticas y con pensamiento propio”, exponiéndose en otro apartado que “Solo un sistema educativo de calidad, inclusivo, integrador y exigente, garantiza la igualdad de oportunidades y hace efectiva la posibilidad de que cada alumno o alumna desarrolle el máximo de sus potencialidades”, siendo la autonomía de los Centros un elemento destacado para mejorar los resultados de los mismos.

Es de destacar, en el mismo preámbulo de la Ley, la referencia a las habilidades cognitivas, que, aun siendo imprescindibles, no son suficientes siendo necesario adquirir desde edades tempranas competencias transversales, como el pensamiento crítico, la gestión de la diversidad, la creatividad o la capacidad de comunicar, y actitudes clave como la confianza individual, el entusiasmo, la constancia y la aceptación del cambio.

La Ley Orgánica 8/2013, para la mejora de la calidad educativa, expresa al inicio de su articulado “La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, la inclusión educativa, la igualdad de derechos y oportunidades que ayuden a superar cualquier discriminación y la accesibilidad universal a la educación, y que actúe como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales, con especial atención a las que se deriven de cualquier tipo de discapacidad.”

El artículo 127 de la citada Ley Orgánica establece entre las competencias del Consejo Escolar, la de “proponer iniciativas que favorezcan la igualdad entre hombres y mujeres, la igualdad de trato o la prevención de la violencia de género”.

En base a todo lo anteriormente expuesto, la normativa de aplicación en cada Centro escolar parte de la Constitución Española, Estatuto de Autonomía y legislación educativa emanada de las Leyes Orgánicas, Decretos de enseñanza que regulan el currículo (contenido y objetivos) de cada materia y etapa educativa, Ordenes de desarrollo e instrucciones específicas para la aplicación concreta y aclaración de casuísticas.

Las actividades complementarias de los Centros que, a diferencia de las extraescolares, se desarrollan en horario lectivo, son obligatorias para todos los alumnos y por tanto evaluables, por lo que los padres no pueden negarse a que sus hijos reciban este tipo de formación, de temática diversa, incluida en el Proyecto Curricular del Centro y en el Plan anual, que es supervisado por la Inspección Educativa.
Estas actividades complementarias impartidas durante la jornada escolar y programadas por los centros educativos son aprobadas por el Consejo Escolar de cada Centro, del que forman parte los propios padres y madres del alumnado, mediante la elección de sus representantes, quedando de esta forma establecido el derecho colectivo de los padres a participar en la gestión y organización de los Centros.

El veto de las familias o “pin parental” contraviene las propias competencias del Centro educativo, que tiene atribuida por ley la determinación y concreción del currículo escolar, independientemente de la libertad de enseñanza, la llamada libertad de cátedra, pudiéndose producir, de prosperar esta iniciativa, situaciones anómalas de vetos a cualquier temática que un padre concreto o grupo pudiera plantear, además de las lógicas dificultades organizativas de los Centros, como ¿Qué persona atiende al alumnado no participante en una actividad?, ¿Qué espacio del Centro ocuparía?, etc.

La enseñanza actual ha ido avanzando en los valores de la coeducación, la igualdad de oportunidades, la no discriminación, la atención a la diversidad, la responsabilidad, el compromiso, la honestidad, las tareas compartidas, la tolerancia, la interculturalidad,… y toda una serie de valores sociales.

Pretender ahora que los padres, que tienen el deber de facilitar la educación de sus hijos, puedan privar a éstos de unos derechos fundamentales, ya consolidados tanto en numerosa normativa educativa como en la actividad diaria de los Centros, es caminar para atrás en los avances sociales y en los cauces de participación colectiva.
Por todo ello, conscientes del peligro que esta medida puede suponer para la educación del alumnado, pérdida de autonomía de los Centros y falta de respeto a la labor docente, queremos poner en conocimiento de la sociedad onubense esta situación, solicitando la movilización de los actuales profesionales de la educación a lado de los sindicatos de clase, con una respuesta enérgica que logre paralizar esta injusta propuesta.

Adhesiones del profesorado jubilado de la provincia de Huelva

Acosta, Juan María
Alexandre, Violeta
Antúnez Caracena, Carmen
Ballester, Rosario
Capado, Manoli
Carranza Guerra, Paqui
Casado, José M.
Cassá, Luis
Casillas Quirós, Antonio
Cortés, José A.
Cruzado, Rafael
Díaz Trillo, José Juan
Diaz, Francisco
Domínguez, Francisco J.
Donaire, Jesús
Donaire Gómez, María Jesús
Espinosa, Fernando
Falero, Rafael
Fernández, Juan
Flores Parreño, Francisco
Garrido Pinzón, Mercedes
Guerra, Gracia
Limón Morón, Alonso
López Garzón, Juan J.
López Hernández, Manuela
Magro, Rafael
Martí Macías, Francisco
Martin, Fernando
Martínez, José M
Matos, Emilio
Montesinos, Margarita
Mora Galiana, José
Muriel, José A.
Nuñez, Antonio
Oria, José
Palanco, Manoli
Pérez, Isaías
Pérez, Manuel
Pérez Rite, José Antonio
Perianes, Amalia
Pineda, Fernando
Ramírez Montesinos, Margarita
Rodriguez Cermeño, Francisco
Rusillo, Manuel
Sánchez Nieva, Carlos
Tato, Irene
Zarza, Vicente 

Adhesiones del profesorado jubilado de la provincia de Sevilla

Acedo Bartolomé, Juan José
Acosta Arrebola, José
Amador Muñoz, Luis Vicente
Arenas Posadas, Carlos
Barrera Grosso, Helena
Barrera Pérez, Alberto
Barrera Romero, Eduardo
Barrera Romero. Mª del Rosario
Batalloso Navas, Juan Miguel
Bazago García, Miguel
Borrero Palma, Estrella
Caballero Risquez, Práxedes
Cabello Cejudo, Nicolás
Cabillas Martínez, Mar
Cabrera, Lorenzo
Calderón Rico, Alegría
del Carmen Martín, María Luisa
Carmona Fernández, José Manuel
Carrasco Barranco, Gloria
Chica Jiménez, Manuela
Cordero López, Francisco
Correa Tirado, Enrique
Escabias Esteo, Juan
Fernández Riera, Margarita
Fernández Robles, Francisco
Fernández Villegas, Miguel
Flor Palomares, Patricia
Flor Serrano, Francisco Javier
Flores Tristán, Paco
G. Montes, Fernando
Galán Ojedo, Mari Carmen
García Avilés, Rafael J.
García Díaz, Andrés
García García, Aurora
García-Calderón García, Carmen
García Gil, Alfredo
García Morán, María Isabel
García Pérez, Francisco F.
García de Oya, Inés
García de Oya, Lucía
García Sánchez, Isabel
Gelo Morán, Eloy
Gómez Díaz, Rosario
González Botello, Mayte
Gotor de Astorza, Manuel
Guerra, Lola
Hernández Rojo, Guadalupe
de Hoyo Fernández, Moisés
Lara Martínez, Agueda
Lora Barrera, Antonia
Manzano Barragán, Rosario
Martín, Encarna
Martín Correa, Manuel
Martín Nogués, Carlos Manuel
Martín Palomar, María Dolores
Martín Román, Sebastián
Martínez, María D.
Mateo, Francisco
Mateos Castilla, Rocío
Merat Valderrama, Asunción
Moreno Ruíz, Esteban
Morillo Vera, Francisco
Muñoz Morales, Trinidad
Ojeda Lepe, Ecarnación
Oliver Puelles, Puri
Ollero, Adelina
Ortega Ramírez, Enrique
Ortega Tenor, Catalina
Ortiz Espina, J. Francisco
de Oya Dale, Inmaculada
Patiño Toledo, Ana María
Pereira Sánchez, José
Pérez Cavero. Mª Catalina
Pérez Cavero, Mª Jesús
Pérez Gil, Ana María
Ramírez Aguilera, Manuel José
Rodríguez Galindo, Antonio
Sánchez Berlanga, Ana María
Sánchez-Cervera, Eloisa
de Santiago Jiménez, Francisco 
Sayago Olavarrieta, Francisco J.
Seijas Calvo, Jesús
Soler Cantos, Marisa
Tejada Callealta, Belén
Vaca Vargas, Concha
Vargas Hernández, José Luís
Vera Camacho, Fernando
Zamora Merino, Francisco 

Adhesiones del profesorado en activo de la provincia de Sevilla

Cazalilla, Encarna
Escabias, Lola
Estepa Jiménez, Jesús
García Álvarez, Laura
González García, Jorge Luís
Gordillo Rivero, Inma
Porlán Ariza, Rafael
Rivero García, Ana
Santos Cabotá, Rosario

TOTAL adhesiones personales : 144

ORGANIZACIONES que se adhieren: REDES (Renovación de la Educación y Defensa de la Enseñanza)

Muchísimas gracias por vuestras adhesiones a esta modesta y humilde iniciativa

10 comentarios sobre «“En la calle, codo a codo, somos muchos más que dos” (Mario Benedetti)»

  1. Me parece increíble que a estas alturas de nuestra nueva vida democrática, tengamos que reivindicar lo firmado. Seguro que todos pensábamos que las conquistas en materia educativa estaban consolidadas aunque susceptibles de mejoras… Pero no, el fascismo se aletarga, cómo un germen patógeno, y cuando se dan las condiciones reaparece con ímpetu y su malignidad propia. Por eso, hay que estar siempre alerta ante mensajes que parecen ser cosa de cuatro locos…

      1. Quiero agradecerte a tí y a tod@s l@s compañer@s de Sevilla vuestra adhesiòn contra el pin parental y al mismo tiempo quiero hacerlo en nombre de l@s profesionales jubilados de la educaciòn de la provincia de Huelva firmantes del manifiesto.Gracias.Isaias Pérez Saldaña

  2. Quiero agradecerte a tí y a tod@s l@s compañer@s de Sevilla vuestra adhesiòn contra el pin parental y al mismo tiempo quiero hacerlo en nombre de l@s profesionales jubilados de la educaciòn de la provincia de Huelva firmantes del manifiesto.Gracias

A %d blogueros les gusta esto: