1.- La inutilidad de los discursos

Había una vez una comunidad de monjes que pidió a un sabioAngelBudista que les impartiese enseñanza sobre el conocimiento sintético en forma de discursos ya que no concebían otra forma de aprendizaje puesto que desde la más tierna infancia habían sido enseñados así. Después de mucho insistir, éste accedió, así que llegado el momento de la primera lección, dirigiéndose a la asamblea, preguntó: —¿Saben ustedes de qué les voy a hablar en el discurso de hoy?
      —No —contestaron a la vez todos los monjes. —Pues si no saben siquiera de lo que voy a hablarles, ¿Cómo van a aprender nada? —dijo el sabio antes de marcharse.
      Los miembros de la comunidad volvieron a bus­carlo. El sabio preguntó de nuevo a la asamblea cuando regresó:
      —¿Saben hoy ya de qué les hablaré? —Sí —contestaron esta vez, habiéndose puesto previamente de acuerdo. —Pues si ya saben de que voy a hablar, no me necesitan.
      Y volvió a marcharse.
      Nuevamente lo convencieron los de la comunidad para que hablase, y esta vez concluyeron que lo mejor sería contestar que unos sí sabían de qué hablaría y otros no, en caso de que volviese a preguntar.
      En efecto, reunidos todos esperando el discurso del sabio, éste preguntó: —¿Y hoy saben de qué hablaré? —Unos sí lo sabemos y otros no —respondieron.
      —En ese caso —dijo el sabio—, que los que lo saben instruyan a los que no lo saben. Dicho lo cuál, se marchó y no regresó más.

LIBRO_120cuentosFUENTE: Los 120 mejores cuentos de las tradiciones espirituales de oriente. Recopilación de Ramiro Calle y Sebastián Vázquez. EDAF. Colección “Arca de la sabiduría”. Madrid. 1999.

MÚSICA: A SUMMER DAY -Aeoliah-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: