21.- Los monos

Línea LOTO de paz
Línea LOTO de paz

El discípulo fue hasta el maestro y le dijo:

Te ruego que me proporciones un tema de meditación, ya que voy a retirarme durante varias semanas al bosque y meditaré muchas horas por día.

El maestro dijo:

Puedes meditar en todo lo que quieras. Todos los temas de meditación están ahí para ti, pero lo único que te pido es que no pienses en monos.

«Eso es muy fácil», se dijo el discípulo, «puedo pensar en todo menos en monos». Se retiró al bosque.

Al cabo de varias semanas volvió hasta donde estaba el maestro, quien le preguntó:

¿Qué tal te ha ido?

Y el discípulo, desalentado, contestó:

Traté incansablemente de meditar en algo que no fuesen monos, pero era en lo único que lograba pensar.1 Ref.Calle, Ramiro. Cien narraciones espirituales para la transformación interior (Spanish Edition) (p. 162). Grupo Planeta. Edición de Kindle

El estado habitual y automático de nuestra mente es el de estar elaborando continuamente ideas, pensamientos, recuerdos, expectativas, valoraciones, deseos etc. De una u otra manera, nuestra mente está siempre funcionando. Sin embargo, no todo lo que produce nuestra mente es la manifestación de nuestra voluntad, sino que es la expresión también de pensamientos repetitivos, obsesivos, negativos y tóxicos que actúan en gran medida como residuos o como efecto de nuestra mayor o menor capacidad para dar un descanso a nuestra inagotable capacidad de producir mensajes interiores mediante nuestro singular lenguaje también interior.
Obsesionarse con una idea o ser presa de pensamientos negativos que son aquellos que lesionan nuestra dignidad y nuestra autoestima, es algo bastante habitual. En consecuencia, es de suma necesidad buscar y aplicar herramientas y procedimientos que nos ayuden a hacer silencio interior y a clarificar cualquier estado de confusión mental en el que nos encontremos.

Referencia[+]

2 thoughts on “21.- Los monos

  1. Nuestra vida está marcada por nuestros pensamientos y emociones. Pensamos en el pasado, en el presente y en el futuro. Lo imprescindible para mantener bien engrasada nuestra autoestima es rechazar de nuestra mente los pensamientos negativos y sustituirlos por otros positivos, que son más abundantes de lo que pensamos.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: