KRISIS

9.- El pequeño pez

Línea LOTO de paz
Línea LOTO de paz

«Usted perdone», le dijo un pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo, y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

 «El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo». «¿Esto? Pero si esto no es más que agua… Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

Se acercó al Maestro, vestido con ropas sannyasi y hablando el lenguaje de los sannyasi: «He estado buscando a Dios durante años. Dejé mi casa y he estado buscándolo en todas las partes donde Él mismo ha dicho que está: en lo alto de los montes, en el centro del desierto, en el silencio de los monasterios y en las chozas de los pobres».

 «¿Y lo has encontrado?», le preguntó el Maestro.

«Sería un engreído y un mentiroso si dijera que sí. No; no lo he encontrado. ¿Y tú?».

¿Qué podía responderle el Maestro? El sol poniente inundaba la habitación con sus rayos de luz dorada. Centenares de gorriones gorjeaban felices en el exterior, sobre las ramas de una higuera cercana. A lo lejos podía oírse el peculiar ruido de la carretera. Un mosquito zumbaba cerca de su oreja, avisando que estaba a punto de atacar… Y, sin embargo, aquel buen hombre podía sentarse allí y decir que no había encontrado a Dios, que aún estaba buscándolo.

Al cabo de un rato, decepcionado, salió de la habitación del Maestro y se fue a buscar a otra parte.

Deja de buscar, pequeño pez. No hay nada que buscar. Sólo tienes que estar tranquilo, abrir tus ojos y mirar. No puedes dejar de verlo.1 Ref.FUENTE: DE MELLO, Anthony. El canto del pájaro. Sal Terrae. Santander. 1998.
MÚSICA:
Emmanuel Sowicz. Gracias a la vida. Open Strings Berlin .
VIDEO:Flower Blooming Timelapse.

Línea separadora decorativa de KRISISDios es tan solo una palabra inventada por los humanos. En los tiempos que corren, esa palabra no es más que un reducto cultural del pasado. Sin embargo, esa palabra, que tantos ríos tinta han expresado a lo largo de la Historia, sirve para señalar lo inconmensurable, lo incognoscible, y el milagro misterioso de la vida y de la existencia humana. De todas maneras y como dice el teólogo José Arregi:
«En realidad, creer o no creer, tener por ciertas determinadas afirmaciones sobre Dios, incluso la afirmación de su existencia me parece no solo irrelevante sino absolutamente indiferente para aquello que es lo esencial en la vida, de acuerdo con lo enseñado por los grandes maestros espirituales de todas las tradiciones, religiosas o no. Y sea cual fuere el significado que se le dé al término Dios, creer o no creer en su existencia es de por sí igualmente indiferente. La vida es lo que importa.
Pero creer puede tener otro sentido ligado justamente a la hondura última de la vida, como la propia etimología lo sugiere. Creer se deriva, en efecto, del latín credere, y éste se compone de una doble raíz indoeuropea: kerd(corazón, cordial, acuerdo, coraje…) y dheh(poner, dejar, donar, entregar…). Dónde ponemos el corazón, es decir, el centro o el fondo verdadero de nuestro ser: he ahí la cuestión.
Liberarse de miedos, ambiciones y rencores, y secundar nuestra aspiración más profunda a ser plenamente dándonos del todo: he ahí el verdadero creer, independientemente de que se profesen unas creencias u otras o no se profese ninguna. “Misericordia quiero, no sacrificios”, dijo Jesús y es lo que importa: la misericordia feliz, no templos ni dogmas, ni dioses ni religiones. En ese sentido creo en Dios. Y quiero creer.
» 2 Ref.ARREGI, José. Dios más allá de Dios o del teismo. En Después de Dios. Otro modelo es posible. Eds: J.M. Vigil y S. Villamayor. Colección Nuevo Tiempo Axial nº3. 30 de marzo de 2021. Este libro puedes leerlo o descargarlo completo AQUÍ Línea separadora decorativa de KRISIS

Referencia[+]

Un comentario sobre «9.- El pequeño pez»

  1. Como todas las historias, las leo casi sin aliento absorbiendo cada palabra.
    Absolutamente cierto. No hay nada más
    Gracias Juan Miguel, muchas gracias 🌀

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: