25.- La tortuga vanidosa

Un hiper-Ego (egoísmo) o un centro-Ego (egocentrismo) sin vigilancia y sin control es siempre el desencadenante de todas las emociones destructivas.

24.- Avidez

La codicia es una espina venenosa en la mente del ser humano. No se pueden tener contemplaciones con ella y hay que tratar de erradicarla.

23.- ¡No, mi hijo está conmigo!

Percibir lo más objetivamente posible la realidad exterior e interior únicamente es posible mediante la práctica del pensamiento crítico y autocrítico.

22.- El hombre que se disfrazó de bailarina

Para madurar y desarrollarse como persona se hace pues necesario “desidentifcarse” es decir ser capaz de verse a sí mismo, a los demás y a los acontecimientos de una forma descentrada o en perspectiva.

21.- Los monos

Pensar obsesivamente conduce siempre a pensamientos tóxicos, irracionales, negativos, confusos y llenos de prejuicios.

20.- El contrato soñado

Ser un inconsciente o comportarse como tal nos conduce siempre a la ignorancia, el prejuicio, la alienación y la estupidez.

18.- ¿Qué estás diciendo?

El verdadero aprendizaje no se puede comunicar más que a partir de lo vivido.

17.- Una nota de sabiduría

Las personas honestas, humildes, apacibles, serenas y virtuosas llegan a ser sabias sin saberlo ni proponérselo.

16.- El explorador

Nada puede sustituir el conocimiento que se obtiene por propia experiencia.

15.- El árbol celestial

¿Qué podemos hacer entonces para controlar nuestra mente y hacernos realmente dueños de nuestros pensamientos?