8 de marzo: De la moral de esclavas de las religiones patriarcales a la ética emancipadora del feminismo

Tmp. máx. lect.: 9 min.

8 de marzo: De la moral de esclavas de las religiones
patriarcales a la ética emancipadora del feminismo

Por Juan José Tamayo Acosta

La científica y filósofa de la ciencia india Vandana Shiva y la socióloga alemana María Mies son dos destacadas representantes de la ecofeminismo, que Shiva define como «la convergencia de la ecología y el feminismo«

Las dos intelectuales y activistas ecofeministas afirman que tanto las semillas como los cuerpos de las mujeres, que son sedes de la capacidad de generación, «figuran, a los ojos del patriarcado, entre las últimas colonias«

También la comparte en el campo jurídico Teresa Vicente, directora de la Catedra de DErechos Humanos y Derechos de la Naturaleza y defensora del reconocimiento del Mar Menor como sujeto de derechos.

Si el capitalismo convierte a las mujeres en su última y hasta ahora inexpugnable colonia, las religiones o mejor, sus jerarquías, constituyen el último y más eficaz bastión del mantenimiento del patriarcado duro y puro a partir de la imagen masculina de Dios.

Mi reflexión sobre la moral que las religiones –o mejor, buena parte de sus dirigentes- imponen a las mujeres, y la alternativa de la emancipación de las mujeres, la resumí en los dos oncecálogos que responden a dos paradigmas de ética: el de las religiones patriarcales y el del feminismo.

Las mujeres, «la última colonia del capitalismo»

La científica y filósofa de la ciencia india Vandana Shivay la socióloga alemana María Miesson dos destacadas representantes de la ecofeminismo, que Shiva define como “la convergencia de la ecología y el feminismo«. La ecología dice que no se pueden destruir los fundamentos ecológicos a través de los que sobrevivimos y el feminismo recuerda que no hemos nacido iguales pero que formamos parte de la misma especie. Así, la ecofeminismo es realmente la filosofía de toda sociedad duradera«. Ambas coinciden en la necesidad de una convergencia de los diferentes movimientos sociales en torno a los principios fundamentales de la justicia y la sostenibilidad y en la propuesta de una política que conjugue armónicamente la responsabilidad, el amor y la compasión con la naturaleza y los seres humanos.

Las dos intelectuales y activistas ecofeministas afirman que tanto las semillas como los cuerpos de las mujeres, que son sedes de la capacidad de generación, “figuran, a los ojos del patriarcado, entre las últimas colonias, según la antropóloga ecofeminista española Yayo Herrero, que colabora con ellas en congresos y libros. La “gran transformación” de la que habla Karl Polanyi, es “la economía contra la Tierra y los cuerpos” 1 Ref.Sujetos arraigados en la tierra y los cuerpos”: 39 Congreso de Teología: Justicia y compasión, Nueva Utopía, Madrid, 2019, 32. Es una idea compartida por Antonio Campillo, catedrático de filosofía de la Universidad de Murcia, para quien “las mujeres son ‘la última colonia’ de la economía capitalista” 2 Ref.Antonio Campillo, Un lugar en el mundo, La Catarata, 2019, 87.

También la comparte en el campo jurídico Teresa Vicente, directora de la Catedra de DErechos Humanos y Derechos de la Naturaleza y defensora del reconocimiento del Mar Menor como sujeto de derechos. En el origen moderno del Estado de Derecho, -afirma-, las mujeres fueron excluidas de su dimensión filosófica, jurídica y política, les fue negado el valor y la condición ética suficiente para ser portadoras de derechos, esto es, sujetos de derechos 3 Ref.Las mujeres, defensoras de la igualdad y el cuidado de la naturaleza”: IGUAL. REVISTA DE GÉNERO E IGUALDAD 4 (2021), 35-59

Si el capitalismo convierte a las mujeres en su última y hasta ahora inexpugnable colonialas religiones o mejor, sus jerarquías- constituyen el último y más eficaz bastión del mantenimiento deL patriarcado duro y puro a partir de la imagen masculina de Dios, que torna sagradas y dotadas de poder absoluto a las masculinidades. Lo confirma las pensadoras feministas Mary Daly, que, en su libro Más allá de Dios Padre. afirma: “si Dios es varón el varón es Dios”, y Kate Miller, quien, en Política sexual, obra emblemática de la tercera ola del feminismo, escribe: “El patriarcado siempre tiene a Dios de su parte

En 2019 fui invitado a participar en el I Congreso Internacional sobre Masculinidades e igualdad: en busca de buenas prácticas de masculinidades igualitarias desde el ámbito de la Universidad, celebrado en la Universidad Miguel Hernández, de Elche (Alicante). En él pronuncié una conferencia sobre “Dioses varones, masculinidades sagradas y violencia contra las mujeres”. Uno de los momentos de mayor impacto de la conferencia fue mi reflexión sobre la moral que las religiones –o mejor, buena parte de sus dirigentes- imponen a las mujeres, y la alternativa de la emancipación de las mujeres, que resumí en los dos oncecálogos que responden a dos paradigmas de ética: el de las religiones patriarcales y el del feminismo.

Oncecálogo de la moral de esclavas y subalternas, que imponen las religiones patriarcales a las mujeres

1) Obedecer a los padres, maridos, patronos, hijos, etc.

2) Someterse, como manda la Biblia leída de manera fundamentalista (por ejemplo, la Carta a los Efesios, de la Biblia cristiana), que legitima la periodista italiana Constanza Miriano en su libro “Cásate y sé sumisa”.

3) Aguantar los insultos, los malos tratos, los desplantes, las agresiones físicas, los desamores, las traiciones…

4) Soportar las cargas que le echen encima, como si fuera un animal de carga.

5) Sacrificarse por los demás, sobre todo, por los hijos, esposos, etc. La expresión “qué sacrificada es esta mujer” es considera una virtud y un elogio, más que una humillación.

6) Cuidar de las personas dependientes, enfermas, esposos, hijos, padres, madres y parientes en dificultades físicas o psíquicas, ¡hasta de las plantas! El cuidado se considera la vocación, el destino de la mujer. Una mujer que no se dedica al cuidado es considerada una haragana. Un hombre que no cultiva el cuidado es porque tiene una misión superior y otras tareas más importantes

7) Depender de, no tener vida propia, carecer de autonomía, de independencia en el pensar y en el actuar. “Quien depende de otra persona –se dice-, nunca se equivoca”.

8) Perdonar, siempre perdonar, cualquiera fuere la ofensa o la afrenta recibida, incluso al violador en caso de agresión sexual.

9) Ser humilde, mujer recatada, comedida, discreta, que no llame la atención, invisible, recluida en el hogar (la mujer como “ángel del hogar”), que se traduce en “humillarse”.

10) Renunciar al placer, al disfrute de la vida, al ocio, a la distensión. “La mujer –se dice- tiene que ser hacendosa, siempre tiene que estar ocupada”.

11) Aceptar la colonización de los cuerpos de las mujeres, de su mente y de su conciencia por parte de los varones como prueba de sumisión.

Oncecálogo alternativo de la ética de emancipación de las mujeres

1) Resistir al patriarcado, a la misoginia, al sexismo, al androcentrismo y no someterse a sus imposiciones. El patriarcado es una cárcel de la que hay que liberarse.

2) Rebelarse contra la sinrazón, que se quiere imponer a las mujeres como verdad. Afirma Mary Wollstonecraft: “Las mujeres solo deben doblegarse a la autoridad de la razón”.

3) Negarse a: decir “no”: “no es no” en todos los terrenos: sexual, afectivo, intelectual, moral.

4) Empoderarse versus humillarse.

5) Ser autónoma, independiente: tener un proyecto propio de vida. Escribe Mary Wollstonecraft: “El uso de la razón es lo único que nos hace independientes”.

6) Compartir los cuidados, las tareas domésticas. La ética del cuidado no pertenece a la naturaleza de las mujeres ni es tarea única suya; debemos practicarla tanto hombres como mujeres.

7) Exigir perdón ante las agresiones, arrepentimiento y propósito de la enmienda como condiciones necesarias para perdonar.

8) Afirmar y defender la propia corporalidad. Afirma Eduardo Galeano: “Dice la ciencia: el cuerpo es una máquina. Dice el mercado: el cuerpo es un negocio. Dice la Iglesia: el cuerpo es pecado. Dice el cuerpo: yo soy una fiesta”.

9) Defender la igualdad entre hombres y mujeres: Afirma Mary Wollstonecraft: “Las desigualdades entre los hombres y las mujeres son tan arbitrarias como las referidas al rango, la clase o los privilegios”.

10) Tener sentido festivo: disfrutar, gozar de la vida, de la amistad, del trabajo.

11) Liberarse del colonialismo a que son sometidas las mujeres y la Tierra por mor de la economía neoliberal y del modelo de desarrollo científico-técnico de la modernidad y defender su territorio personal como prueba de plena emancipación.

Creo que tanto la ética feminista como las religiones deben regirse por el imperativo que estableciera la filósofa feminista Mary Wollstonecraft (1759-1797): No quiero que la mujer domine sobre el hombre, sino que sea dueña de sí misma, y conformar así una sociedad eco-humana-fraterno-sororal



Juan José Tamayo Acosta es teólogo vinculado a la Teología de la Liberación. Director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones “Ignacio Ellacuría”, de la Universidad Carlos III, en Madrid, y secretario general de la Asociación de teólogas y teólogos Juan XXIII. Conferencista nacional e internacional y autor de más de 70 libros. Articulista habitual en prestigiosos periódicos nacionales e internacionales, así como reconocidos sitios como Religión Digital.
Entre algunas de sus publicaciones se encuentran: San Romero de América, mártir por la justicia (Editorial Tirant, 2015);  Teologías del Sur. El giro descolonizador (Trotta, 2020, 2ª ed.)De la iglesia colonial al cristianismo liberador en América Latina (Tirant lo Blanc, 2019); ¿Ha muerto la utopía? ¿Triunfan las distopías?  (Biblioteca Nueva, 2020, 3ª ed.); Hermano islam (Trotta, 2019).Pedro Casaldáliga. Larga caminada con los pobres de la tierra; (Herder, noviembre 2020); ¿La Internacional del odio. ¿Cómo se construye? ¿Cómo se deconstruye? (Icaria, 2020).
Su última obra, editada por Fragmenta en 2021, es la titulada La compasión en un mundo injusto, que puedes adquirir como todas las demás, AQUÍ
        Este artículo ha sido publicado en Religión Digital el pasado 8 de marzo de 2022.
        Vaya desde aquí nuestro más sincero agradecimiento por honrar con sus colaboraciones este sitio.

Referencia[+]

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: