Crisis del asociacionismo vecinal

Tmp. máx. lect.: 6 min.

Saludo con inmensa alegría y satisfacción la incorporación de Francisco Bueno Anillo a nuestra plantilla de “Autor@s invitad@s” personas que de forma generosa y altruista nos regalan su tiempo y su talento para construir desde nuestro metro cuadrado un mundo más fraterno y más humano.
A Francisco Bueno Anillo, para los amigos siempre “Paco” lo conocí hace ya casi medio siglo en la Asociación de Vecinos “Cal y Barro” de Camas (Sevilla) que él contribuyó a fundar y a presidir. Pero donde verdaderamente compartimos experiencias de vida y de lucha ciudadana fue en la que denominamos “Comisión de Hiconsa” llegando a ser denunciados y requeridos por el Juzgado por el último alcalde de la dictadura.
En consecuencia, es una gran alegría contactar de nuevo con él y tenerlo aquí como autor y como ser humano que nos puede enseñar muchas cosas, como yo mismo experimenté cuando estuvimos juntos.
Muchas gracias Paco y sigue, sigue escribiendo. Bienvenido a KRISIS.
Juan Miguel Batalloso Navas

Crisis del asociacionismo vecinal

Por Francisco Bueno Anillo

Pongamos los codos en la mesa y las manos en los pómulos de la cara y pensemos ¿España es de izquierdas? ¿Ya no hay necesidades? Analicemos mirando hacia atrás.., si hablamos de las ciudades, de vivir en corrales de vecinos, hacinados en una o dos habitaciones toda la familia… de no tener un hábitat en condiciones, sin higiene, con un cuartillo pequeño común para las necesidades de todos los vecinos… o si hablamos de los pueblos,  de los barrios, sin agua potable, ni  alcantarillado, con barro y polvo en las calles terrizas, es contar  una historia, que muchas personas jóvenes no la vivieron y por ello la desconocen, salvo que los mayores se las cuenten.

Ahora no tenemos estas necesidades, pero si otras. Hemos pasado a unas formas de vida actual, la cual nos somete de manera distinta, pero nos subyugan como ciudadanos, obligados a hipotecarnos de por vida en casas unifamiliares en los pueblos dormitorio de las grandes ciudades y claro, entonces, se era reivindicativo y peleón por  todas las necesidades que teníamos, y luchábamos, por qué no teníamos y queríamos unos derechos y por ello, crecían las asociaciones de vecinos. Y estas, por las sumas de tantas necesidades, tenían garras y fortaleza. Pero ahora, creemos estar instalados en la mal entendida clase media y  digo mal  entendida, por qué no se puede ser clase media, si el llegar a fin de mes es un reto económico, si eres mileurista, o cuando los hijos e hijas no se pueden emancipar de sus padres hasta más de los 30 años. Inmersos y dependientes, en familias, cuyo padre  o madre ya están jubilados y todos  dependiendo de su pensión. Y  cuando la  hipoteca te esclaviza durante el resto de tu vida, coche, casa, y después, los estudios de los hijos y un trabajo mal remunerado  y en precario, eso  no es vivir en clase media.

El asociacionismo lo mataron los dirigentes mal llamados de izquierdas, no les interesaba  una sociedad unida en defensa de sus derechos, porque, una ciudad dormida y callada, es maleable y dúctil a sus intereses, pero también porque no eran de izquierdas, no eran más, que tecnócratas apesebrados del antiguo régimen o niños estudiados con tintes progresistas e hijos  de la derecha más rancia, mientras los de a pie, pocos  de izquierdas, unos por temor y otros “por haber si yo me puedo salvar siendo sumiso”. Las personas que eran de izquierdas fueron  los/as que potenciaban esas asociaciones vecinales contra unos Ayuntamientos en manos de los alcaldes puesto a dedo por el régimen dictatorial.

De pensar en  emigrar  a los países de Europa en busca de unos salarios que les permitieran paliar esas necesidades y por el hambre, a tener cada familia hasta tres coches, lo que les convierten en conservadores de lo que tienen, y otros, que no tienen nada, votando a la derecha y aún peor votando a la extrema derecha . Ahora, los dirigentes, todos queriendo ser cabeza de ratón y descafeinando las ideas y una gran mayoría buscando una colocación de políticos de determinados partidos, de brazos de madera y sin poderse mover si quieren salir en la foto.Partidos políticos, abanderando una socialdemocracia dependiente y sumisa  del gran capital.

Estamos ante la oportunidad de hacer cambios que ilusionen a los hombres y mujeres de este país, pero no saben convivir en colisión, no saben explicar los avances. Se olvidan de hacer ciudadanía. No son suficientes las medidas que mejoren a los más necesitados y algunas de las tomadas se hacen en general beneficiándose más quien menos lo necesita. Nos hemos convertidos en conservadores de nuestra propia miseria y sumisos al consumismo y  a esto, la izquierda no tiene proyectos que ilusionen.

Las políticas neoliberales  benefician a los poderes fácticos y a las grandes fortunas. Desaparecen las industrias y seguimos con el turismo, en una España de servicios envueltos en la globalización de los mercados, dejándonos sólo el sol como materia prima.

El campo se desmantela en favor de otros países de Europa y si no véase el trigo… antes, las grandes extensiones de tierras  pintaban  de amarillos del girasol hasta en la lontananza, ahora lo exportamos encarecidos.

Los partidos llamados de izquierdas y  los que sí lo son… están  dogmatizados en sus posturas anquilosadas en el tiempo y  encasillados en sus rigideces políticas, deberían de acercar posturas y ceder todos en favor de la unidad buscando un centro izquierdas que nos beneficie a la clase trabajadora que es la que genera las riquezas de este país y por estas lamentables direcciones políticas cada vez más hay más abstenciones.

Hay otras muchas necesidades que ya no son las de no tener agua o alcantarillado, hay hambre, hay colectivos necesitados de ayuda, no hay atención a los mayores (y tienen que salir una persona recogiendo firmas porque somos mayores y no tontos) y la sanidad, vemos como la desmantelan con la privatización. Las  AA/VV tenían una razón de ser buscando soluciones a las viviendas y mejoras urbanísticas ¿ahora no pueden crear bancos de ayuda a los más necesitados? ¿No se pueden mejorar las residencias de mayores? y así, muchas más  ayudas para quien la necesite

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado este artículo, seguramente te interesarán también los temas de KRISIS: Educación, Conciencia, Derechos Humanos, Historia, Política, Espiritualidad, Poesía, Filosofía, Sabiduría, Democracia, Cultura, Memoria Histórica, etc. Por tanto y si deseas recibir todas las novedades en tu email, puedes suscribirte aquí y las recibirás puntualmente.



Francisco Bueno Anillo fue Presidente de la primera Asociación de Vecinos legalizada de Andalucía: “CAL Y BARRO” de Camas (Sevilla).
Fue también Concejal de Urbanismo en la primera corporación democrática de Camas (1979-1983) y Responsable de formación y salud laboral de la federación de industria de CC.OO de Andalucía.
Finalmente fue precursor y coordinador de la Formación Profesional del sector naval y aeronáutico de CC.OO de Andalucía – Forem-a- además de Monitor de formación sindical de la Federación de Industria de CC.OO.-A
En total ha escrito cinco libros:
1) “Esperando la luz de un nuevo día”, donde se narra la vida de unas personas en la posguerra (Novela)
2) “Brotes de vida en un corral de mi Triana”. Historia de varias familias de un corral de Triana antes y después de su desalojo (Novela)
3) “Donde nos lleve el viento” Historia de una familia en plena guerra civil donde tuvieron que exiliarse a México, viviendo todo lo ocurrido en la DESBANDÁ de Málaga, dedicado a la memoria histórica (Novela Histórica)
4) “Historias de un trianero” , es mi propia biografía (Editado)
5) “Los Ranchos de Guadiamar” una vida por terminar. Es la historia de una parcelación ilegal del Aljarafe desde sus inicios
Ni qué decir tiene que agradecemos vivamente su colaboración en KRISIS.

One thought on “Crisis del asociacionismo vecinal

  1. El autor hace una presentación pesimista-realista de la situación en la que nos encontramos. No es ninguna falacia que los hijos e hijas no se pueden emancipar de sus padres hasta más de los 30 años , inmersos y dependientes, en familias, cuyo padre o madre ya están jubilados y todos dependiendo de su pensión. También te esclaviza en vida una hipoteca que dura el resto de tu vida, después, los estudios de los hijos y un trabajo mal remunerado . Las políticas neoliberales no benefician a la clase trabajadora ni a la clase media sino a los poderes fácticos y a las grandes fortunas. Hay , por tanto , muchas necesidades para cubrir y llegar a ser un país donde impere el bienestar de tener todas las necesidades cubiertas.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.