Fernando Camacho



Recordando a Fernando Camacho Acosta

Por Juan Miguel Batalloso Navas

Fernando Camacho Acosta (1946-2018)

Breve semblanza

      Fernando Camacho Acosta nació el 16 de agosto de 1946 en Melilla, ciudad en la que permaneció hasta los siete años. Allí aprendió sus primeras letras en el Colegio de los Hermanos de La Salle.
      En 1953 su familia se traslada a Sevilla e ingresa en el Colegio de Los Maristas, centro en el que realiza sus estudios de Secundaria, recibiendo un premio por sus excelentes resultados académicos.
      Terminados sus estudios de Secundaria ingresa en el Seminario de Umbrete (Sevilla) y posteriormente en el Seminario Diocesano, que abandona temporalmente para continuar por su cuenta los estudios de Teología en Salamanca, materia en la que consigue el título de Doctor con una investigación sobre Las Bienaventuranzas.
      Terminados sus estudios en Salamanca, estudios que se autofinancia trabajando en Alemania, llega a La Pañoleta (Camas) en 1973 cooperando con el párroco Miguel Mejías en las más diversas tareas sociales y pastorales, siendo finalmente ordenado sacerdote en 1974, renovando su compromiso con el barrio y ejerciendo como párroco de «Ntra. Sr. de Guía» desde 1977 hasta el día de su fallecimiento que se produjo el 7 de enero de 2018.
      A lo largo de los años 1975, 1976 y 1977, completa sus estudios en el Instituto Pontificio de Estudios Bíblicos de Roma, en el que conoce a su Maestro y mentor Juan Mateos con el colabora activamente en traducciones, investigaciones y diversas publicaciones muy reconocidas en los medios especializados y en la Comunidades Cristianas Populares.
      Tras llegar de Roma, Fernando es propuesto como profesor titular del Centro de Estudios Teológicos de Sevila, cargo en el que permanece más de cuarenta años realizando una labor investigadora y divulgadora con la publicación de numerosos artículos, conferencias y cursos impartidos por los más diversos lugares de España, conjugando siempre su labor investigadora y pedagógica con su compromiso permanente como párroco y animador de movimientos sociales en Pañoleta. Compromiso que continuó desarrollando hasta los últimos días de su vida.
      En 2015, fue homenajeado por su barrio y toda la ciudad de Camas, dado su infatigable trabajo y testimonio con los más necesitados y su extraordinaria labor como párroco y ser humano humilde, bondadoso, solidario y comprometido siempre con los valores de Justicia, Libertad y Solidaridad.
      Conocerle, escucharle, gozar de su amistad y sus enseñanzas, de su cariño y de su ternura es un motivo de alegría, paz, conciencia y felicidad permanente para cualquiera que haya estado cerca de él.

Recordando a Fernando

La palabra «recordar» procede del latín recordāri cuyo significado es bastante esclarecedor: «re» que significa «volver a» o «hacer de nuevo» o «repetir» y «cordāri» que significa «corazón». Por tanto «recordar», más que hacer memoria del pasado, como dice el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, es en realidad volver a pasar por el corazón. Sin embargo, a Fernando no que hay volverlo a pasar por el corazón porque creo con convicción que nunca se ha ido ni se irá del corazón de las personas que hemos tenido el privilegio de tenerlo cerca, conocerlo, admirarlo y quererlo.

          En este punto, no quiero desaprovechar la oportunidad para señalar que los aprendizajes fundamentales, más significativos y más duraderos de cualquier ser humano, no se adquieren y desarrollan a través de la cabeza o de lo puramente racional, sino por el contrario, mediante el corazón. Y como sabemos, el corazón es la metáfora que utilizamos para nombrar todo aquello que realmente nos importa y nos preocupa. El corazón es todo ese complejo conglomerado de emociones, sentimientos, impulsos y afectos que nos conducen a asumir valores, actitudes. Es mediante el corazón como elegimos motivos, tomamos decisiones, hacemos apuestas, adoptamos compromisos y en definitiva somos capaces de amar. No en vano, el corazón que es el órgano que reparte continuamente las sangre por todo nuestro cuerpo para darnos vida, es también esa dimensión de nuestra mente o de nuestra conciencia que da sentido y significado a nuestras vidas. Por eso puedo ahora visualizar y comprender con mayor claridad que Fernando, no fue exclusivamente un sacerdote coherente o un cristiano comprometido, sino sobre todo un educador con corazón y del corazón de todas aquellas personas que nos acercábamos a él. Para mí fue e incluso lo sigue siendo a pesar de su fallecimiento como una fuente de luz o un gran faro que ilumina los diferentes caminos que cada ser humano debe realizar por sí mismo. Por eso re-cordarlo es en realidad volverse a alimentar de su inmenso corazón que regalaba siempre ternura, acogimiento, comprensión y solidaridad. No exagero si afirmo convencido que poquísimas personas he conocido yo con tanta paciencia, con tanta humildad y con tanta entrega incondicional como Fernando. Y por eso también al re-cordarlo lo que estoy realmente haciendo es volver a alimentarme de todos los valores que Fernando encarnaba y testimoniaba permanentemente con su conducta.

          Personalmente lo conocí hace mucho tiempo, allá por sus primeros años en la Parroquia de Pañoleta cuando estaba todavía como párroco Miguel Mejías. Teníamos una relación superficial y esporádica, pero unos años más tarde, concretamente en 1979 cuando se celebraron las primeras Elecciones Municipales Democráticas después de la dictadura, empezamos a vernos de vez en cuando. Y he de decir, porque fui testigo de ello, que Fernando siempre y desde el primer momento que llegó a Pañoleta contribuyó y se comprometió firmemente con el desarrollo de las libertades democráticas. Recuerdo vivamente que en diversas ocasiones dejó a los comunistas del PCE de Camas, el local de la Iglesia-Escuela para hacer actos informativos y electorales.

          El tiempo pasó y por diversas razones de tipo laboral y domiciliario perdí el contacto, aunque siempre que nos veíamos nos saludábamos con alegría y regocijo. Recuerdo que charlé largamente con él en una hermosa convivencia, tras la charla que tuve la oportunidad de dar en el Seminario sobre «Educación para la ciudadanía y los Derechos Humanos» en el año 2007, charla que organizó y gestionó mi amigo y Maestro Paco Barco y también amigo de Fernando. En aquel tiempo gobernaba Zapatero en su primer mandato, que fue el que decretó la puesta en marcha de esta nueva materia en la ESO y en el Bachillerato. sufriendo la más feroz de las campañas en contra de dicha materia a cargo de la Iglesia Católica, su Conferencia Episcopal, el Partido Popular y todos los sectores sociales más reaccionarios, conservadores y retrógados para finalmente ser eliminada cuando gobernó el PP de Rajoy.. Fue Fernando precisamente el que propició e hizo que esa charla se diera precisamente en el Seminario, lo cual sin duda era un dato de su posicionamiento en contra de todo lo que estaba promoviendo la Conferencia Episcopal.

          Recuerdo que Fernando se presentó en la sala de conferencias colocándose en primera fila, mostrándome a su terminación su felicitación y total acuerdo con el contenido de la misma. Así, aquella tarde noche pude iniciar con Fernando una nueva vía de relación hasta el punto que de vez en cuando me pasaba por Pañoleta exclusivamente para saludarlo. No obstante, nuestra vida discurría por senderos, aunque distintos, muy semejantes en cuanto a militancia y compromiso social. Todo, hasta que llegó el día en que me dio una de las más grandes sorpresas misteriosas de mi vida.

Una sorpresa misteriosa

          He de confesar que aunque he estado muchos años volcado en mi trabajo y en mis estudios, así como en la militancia política local en aquel PCE de la reconcialiación y de la alianza de las fuerzas del trabajo y la cultura, nunca perdí esa sensibilidad ética de admiración por lo que hoy considero que es la esencia del cristianismo. No obstante y dada mi franca animadversión por todo lo que ha representado y ha hecho la Iglesia en España durante el franquismo, resolví decidido no participar nunca en misas, ceremonias y estructuras de la Iglesia. Aunque a decir verdad, alguna que otra vez me he refugiado en algún templo de los numerosos que tenemos en Sevilla, simplemente para estar en silencio y meditar, porque realmente nunca he dejado de creer en el mensaje original de Jesús el hijo del carpintero aunque no me considere un hijo o un feligrés de la Iglesia.

          Pues bien, un día de jueves santo de 2013, me fui al templo de La Pañoleta con el fin de reflexionar y meditar sobre los mensajes que en tan señalado día se ofrecen no solo a los cristianos sino a toda la humanidad. Andaba yo en aquel tiempo preocupado por diversos problemas y conflictos que había tenido con algunas personas y decidí que una forma de despejar mi mente era irme a la Iglesia de Pañoleta con Fernando.

          Ya de entrada, quedé profundamente impresionado con el contenido de los mensajes de Fernando, así como con su estilo afectivo, amoroso y lleno de ternura. La ceremonia, de una sencillez y originalidad extraordinaria, estuvo permanentemente acompañada por un pequeño coro que me emocionó muchísimo. Recuerdo especialmente dos canciones que me impresionaron, sobre todo porque una de ellas es un Himno Político de Libertad que yo había cantado en diversos eventos varias veces.

          Pero no solo me emocionaron las canciones y el ambiente de fraternidad y cariño que se respiraba en todo el templo sino tres gestos extraordinarios de apertura, afectividad y amor de Fernando que me enseñaron con extraordinaria sencillez y claridad los fundamentos esenciales del cristianismo que Fernando encarnaba, que hoy por hoy son convicciones profundas para mí.

          El primero de ellos creo que fue en el momento del ofertorio, en el cual Fernando pidió a los asistentes, que quien lo desease podía dirigirse a todos para expresar lo que estimase oportuno, ya fuese en forma de peticiones, reflexiones o lo que quisiera. Me di cuenta entonces que aquello se convirtió en una auténtica Asamblea de hermanos que pisaban el suelo real en el que vivían. Unos hacían peticiones dirigidas a la sanación de familiares o vecinos enfermos, o también formulaban deseos para que se resolviesen sus problemas y situaciones de dificultad. Otros hacían comentarios sobre el momento social y político en que estaba el país y el mundo, haciendo peticiones para su solución en beneficio de los más necesitados. Y alguno, comentaba una cita del Evangelio aplicándola a los problemas reales de la sociedad española y andaluza. En definitiva, toda una Asamblea Democrática y fraternal dirigida a estimular el compromiso con ese Reino de Dios que hay construir aquí abajo, en el metro cuadrado que cada uno pisa. Desde luego mi sorpresa fue mayúscula, porque nunca pude imaginar que una misa de jueves santo se convirtiera o diera cabida a una Asamblea. En aquella ocasión obviamente no participé, pero en otras misas a las que de vez en cuando asistí, no tuve ningún reparo en expresar mis ides y sentimientos, dado que realmente me sentía muy acogido, no solo por Fernando sino por toda la comunidad.

          Yo cada vez que se me ocurre entrar en un templo para meditar o estar simplemente relajado y en silencio, me coloco siempre en la última fila de asientos y cerca de la puerta salida, porque al fin y al cabo me considero en gran medida un intruso porque no me siento partícipe de esa Iglesia Católica patriarcal y gerontocrática. Así pues, siguiendo mi costumbre, cuando fui aquel jueves santo a Pañoleta, me volví a sentar en la última fila y una vez que habían entrado ya todos los participantes.

          En verdad creí pasar completamente desapercibido porque además yo no conocía allí a nadie, salvo a Fernando, que estaba ya en el altar oficiando la ceremonia. Obviamente, como no me sentía un miembro participante de la comunidad, nunca se me ocurre acudir a «tomar la comunión» porque creo que eso hay que respetarlo y además compromete. Sin embargo, cual no sería mi sorpresa cuando una vez que Fernando terminó de dar la comunión a todas las personas que se acercaron, con su cáliz en las manos, comienza a andar por el pasillo central hasta llegar exactamente a la última fila en la que yo estaba sentado. Obviamente aquel gesto me ruborizó y me puso muy nervioso, porque de ningún modo había ido yo allí a participar, sino simplemente a reflexionar y meditar en silencio. De inmediato me levanté para dar mis respetos al gesto de Fernando y entonces este me desarmó completamente, tanto racional como emocionalmente diciéndome «¿Como no voy yo a invitarte a este banquete, siendo tú un luchador por los Derechos Humanos?«. No sé lo que me entró, pero me quedé completamente bloqueado por la emoción y las lágrimas, así que acepté el ofrecimiento de Fernando y le di emocionado un abrazo de agradecimiento.

          Aquella sorpresa que califico de misteriosa o tal vez de milagrosa, así como de un testimonio de como Fernando entendía el cristianismo, nunca jamás la podré olvidar porque me sirvió para tres cosas. Primera para acercarme a Fernando de nuevo para aprender de él y de sus palabras en las misas dominicales, a las que acudía para verlo y escuchar como hablaba de los problemas reales del mundo, del país y de la gente. Segunda para admirarlo y quererlo de corazón, comenzando un camino de acercamiento hacia su persona. Y tercera para profundizar en el mensaje humano y original de Jesús el hijo del carpintero.

          Pero ahí no quedó la cosa, porque si ya me sorprendí y conmoví muchísimo con el gesto de invitación de Fernando, mas conmovido y emocionado me sentí todavía, cuando en la ceremonia llegó el tradicional momento del llamado rito del «lavatorio de pies». Fernando tras dar una breve explicación, pasó inmediatamente a hacerlo de una manera completamente nueva, entrañable y desconocida para mí. Fernando siempre tenía por norma hacer que todos los asistentes a sus misas permaneciesen todo el tiempo sentados y así fue visitando uno a uno de los que allí estábamos pidiéndonos que le abriésemos y le mostrasemos nuestra manos, para hacer una señal de la cruz en ellas y besándolas a continuación. Una práctica que en los años siguientes que le acompañé, repitió dándonos la bendición a cada uno y dos besos en las mejillas.

          Desde aquel día en que Fernando me dio la comunión y participé en aquel gesto de amor, ternura y humildad, perdí completamente todos los escrúpulos y prejuicios en relación a manifestar de la forma más sencilla posible mi singular fe de creyente que no participa para nada en la estructuras de la Iglesia Católica. Y es que como me decía el gran sabio y militante cristiano-comunista Antonio Suárez, yo ya estoy muy cansado de tener que justificar mi fe o mis creencias espirituales ante aquellos que considerándose ateos y defensores a ultranza del pensamiento científico, consideran a los creyentes como ignorantes, irracionales o poco menos que analfabetos, contradictorios y antiguos.

          Así que puedo decir con enorme alegría y orgullo, que gracias a Fernando revolucioné y renové en gran medida mi comprensión y mi adhesión al mensaje original de Jesús el hijo del carpintero.

Un gran homenaje

          Otro de los grandes acontecimientos que celebré con Fernando y en los que participé activamente fue el Homenaje que organizó la Asociación de Vecinos «Nuestro Barrio Unido» de La Pañoleta junto al Grupo de Camas de la Asociación «Memoria, Libertad y Cultura Democrática«.

          Corría el mes de octubre de 2014 y en una de nuestras reuniones del Grupo de Memoria de Camas, nuestro presidente José Esteban Garrido nos informó que había tenido una conversación con Paco Alba, a la sazón presidente de la Asociación de Vecinos de La Pañoleta. Este le había planteado la posibilidad de que nuestro Grupo participase en el Homenaje a Fernando de la forma que considerásemos más oportuna. Como es habitual, la propuesta fue analizada por el Grupo y decidimos por unanimidad sumarnos al Homenaje ayudando en su realización con todo lo que pudiéramos hacer al igual que habíamos hecho en otros eventos similares. Y es que de entre los objetivos de la Asociación «Memoria, Libertad y Cultura Democrática» está precisamente el de realizar Homenajes de visibilidad y repercusión pública a aquellos personas que se han destacado en la defensa y el compromiso por los Derechos Humanos Universales y en la lucha por las Libertades Democráticas. No hubo pues ninguna duda, sencillamente porque Fernando era una persona que había entregado su vida al barrio de La Pañoleta y a la ayuda permanente a los sectores sociales más necesitados, tanto de Pañoleta como de toda la comarca.

          Personalmente se me ocurrió hacer dos vídeos de entrevistas a los vecinos de Pañoleta que más lo había conocido, así como a otros de significada trayectoria de compromiso social y político. Así que me puse manos a la obra y a lo largo de los meses de diciembre, enero y parte de febrero, comencé a hacer entrevistas y a montar los vídeos. Este fue el resultado.

Palabras de Fernando

Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Responsabilidad Social

«...Todo ser humano, al ser al mismo tiempo un ser social, de una u otra manera, es también responsable de lo que se ha montado socialmente...»

RESPONSABILIDAD SOCIAL
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

Tomar partido

«... Tenemos que tomar partido por el bien de la persona. Tenemos que tomar partido por la justicia. Tenemos que tomar partido por la igualdad. Tenemos que tomar partido por el desarrollo del ser humano y tenemos que tomar partido por todo lo que dignifica al ser humano...»

TOMAR PARTIDO
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

PAÑOLETA: Memoria Histórica

«...La Pañoleta tiene también en su memoria histórica el recuerdo de “La Columna Minera de Riotinto”. Además bastante gente de Pañoleta habían perdido a sus familiares fusilados en la Guerra. Era una barriada obrera, completamente de izquierda, además de muy contraria a la Iglesia. Era un barrio anticlerical muy diferente al núcleo central de Camas...»

PAÑOLETA: MEMORIA HISTÓRICA
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

Iglesia y dictadura

«...Hasta el Concilio Vaticano II, el papel de la Iglesia respecto a la dictadura, me parece nefasto. La Iglesia Católica fue uno de los pilares sobre los que se basó la dictadura. Su papel fue tan lamentable horroroso, que acabó perdiendo a las clases trabajadoras presentándose ante ellas como aliada de la derecha más rancia y celosa de sus privilegios...»

IGLESIA Y DICTADURA
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

Iglesia y transición democrática

«...La Iglesia y especialmente las parroquias de los barrios populares, entre ellos Pañoleta, jugaron un papel muy importante en la lucha por la democracia y los valores de justicia, libertad y fraternidad y desde luego, para mí esa lucha no se termina nunca, porque en realidad la considero una lucha por la plenitud del desarrollo de las personas...»

IGLESIA Y TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

Ecología integral

«...Las personas, aunque seamos lo más importante, no somos nada sin los demás y sin lo demás, sin el aire, el agua, la tierra, los animales y las plantas. Todos estamos tejidos en una red de vida y por lo tanto tenemos que superar las viejas visiones antropocéntricas...»

ECOLOGÍA INTEGRAL
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

Libertad

«... La libertad no es solamente eso de elegir, ni tampoco una especie de instinto que me da derecho o me lleva a hacer lo que me dé la gana, sino que es algo más profundo, más abierto, más relacionado con todo y más permanente. La libertad es la condición para que cada persona aprenda a ser persona y llegue a lo máximo que puede llegar a ser una persona, desarrollándose en todas sus dimensiones...»

LIBERTAD
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

Humanización y divinización

«...El mensaje de Jesús es sobre todo un mensaje de humanización d e nuestro mundo. Y hay algo aquí, que puede resultar contradictorio. El mundo, en la medida en que más se humanice, en la medida en que cada vez sea un mundo más humano, va a ser al mismo tiempo un mundo más divino. Humanización y divinización van en la misma dirección...»

HUMANIZACIÓN Y DIVINIZACIÓN
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

Fuerza revolucionaria utópica

«... La clase trabajadora y la sociedad en general empezó a abandonar algo que es fundamental: que lo importante no es tener, sino ser. Fue perdiendo conciencia de sus raíces, fue perdiendo conciencia de lo que nos había costado a todos y, especialmente a ellos, llegar a tener lo que tenían. Se perdió así ese empuje y esa fuerza que me gusta llamar fuerza revolucionaria utópica, que es la que siempre mueve la sociedad. Como no haya ese empuje, la sociedad se va cansando y alienando y va siendo asumida por el sistema imperante, que es el sistema capitalista…»

FUERZA REVOLUCIONARIA UTÓPICA
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

La Iglesia de hoy

«... La Iglesia de hoy no se parece en casi nada a aquella Iglesia de los años setenta y ochenta. La Iglesia ha pegado un viraje para atrincherarse en lo de siempre, en sus seguridades. Se olvidó de los problemas de la gente y no compartió nada, acabando así con todas las ilusiones y esperanzas que trajo el Vaticano II...»

LA IGLESIA DE HOY
Fernando Camacho Acosta

FERNANDO CAMACHO ACOSTA
(1946-2018)

previous arrow
next arrow
Shadow

Galería de fotos

Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta Juan Mateos
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
Fernando Camacho Acosta
1 Fotos padres SD
2 un tandem perfecto(pie de foto) SD
3 la tribu(pie de foto) SD
5 aventura,sueño,ilusion(pie de foto) SD
6 colegio maristas SD
7 el teatro, su otra vocación(pie de foto) SD
8 estudios teológicos(pie de foto) SD
9 su maestro, Juan Mateos, un encuentro vital(pie de foto) SD
11 cuando volvía de vacaciones(pie de foto) SD
12 fiesta en el patio celebrando su santo(pie de foto) SD
13 niños de la escuela parroquial(pie de foto) SD
14 expo 92, visita al pabellón del comisario de Canadá(pie de foto) SD
15 1994 clausura de la escuela parroquial SD
17 edicición de la revista juvenil círculo abierto(pie de foto) SD
18 carnaval de los jóvenes(pie de foto) SD
19 Este año nos vestimos de Mantilla`SD
21 los reyes magos también llegan a este barrio(pie de foto) SD
22 Entremés de los Álvarez Quintero1(pie de foto) SD
23 km solidario (pie de foto) SD
24 Convivencia con la comunidad rumana SD
25 Via Crucis según Pañoleta SD
26 La Patrona 2 SD
27 SD
29 Mila SD
30 Paco Alba+Pepe Chamizo SD
31 MAnola SD
32 Con grupo y Juan mateos( comentario rafael) SD
33 Mariví( junto a tres más) SD
34 Maria José SD
35 80º aniversario de mami SD
2007 Chipiona DSC8063 b SD
20150228_134308
20150228_135027 - copia
20150228_135027
20150228_154332
20150228_145225
20150228_152654
20150228_152923
20150228_153017
20150228_153559
20150228_153627
20150228_153846
20150228_154215
20150228_154228
20150228_154609
20150228_154623
20150228_155408
20150228_155419
20150228_155812
20150228_155836
20150228_160617
20150228_161539
20150228_161606
20150228_170447
20150303_124817
Img 16 Siempre con Pañoleta
Img 14 La gran elección
CÁRITAS Pañoleta
Juventud
Viejae al Paraiso
28 Adolfo( comentario sobe misa final de año) SD
previous arrow
next arrow
Shadow

Vídeo Homenaje

Libro «El Horizonte Humano. Conversaciones con Fernando Camacho»

Capítulo 1: Aprendiendo a ser persona

Capítulo 2: Conciencia política

Capítulo 3: El último viaje

Capítulo 4: Nadando hacia la otra orilla

Capítulo 5: Fernando profesor, investigador y doctor

Capítulo 6: Vida interior y condición humana

Capítulo 7: La Pañoleta y Camas ¿un nuevo ciclo?

Capítulo 8: El horizonte humano

Capítulo 9: Anexo



Juan Miguel Batalloso Navas, es Maestro de Educación Primaria y Orientador Escolar jubilado, además de doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Sevilla, -España–.
Ha ejercido la profesión docente durante 30 años, desarrollando funciones como maestro de escuela, director escolar, orientador de Secundaria y formador de profesores.
Ha impartido numerosos cursos de Formación del Profesorado, así como Conferencias en España, Brasil, México, Perú, Chile y Portugal. También ha publicado diversos libros y artículos sobre temas educativos.
Ha sido miembro del Grupo de Investigación ECOTRANSD de la Universidad Católica de Brasilia y pertenece al Consejo Académico Internacional de UNIVERSITAS NUEVA CIVILIZACIÓN, donde ofreció el Curso e-learning: ‘Orientación Educativa y Vocacional’.
En la actualidad, casi todo su tiempo libre lo dedica a la lectura, escritura y administración del sitio KRISIS cuya temática general está centrada también en temas educativos y transdisciplinares. Su curriculum completo lo puedes ver AQUÍ

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: