KRISIS

¡HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO! Contra el fascismo y los que lo normalizan (3)

Por Juan M. Batalloso

Tmp. máx. lect.: 13 min.

«He hecho esta carta más larga de lo usual porque no tengo tiempo para hacer una más corta…»1 Ref. Blaise Pascal (1623-1662)
K. POPPER La paradoja de la tolerancia

Todo este activismo de escribir «contra el fascismo» fue sin ningún genero de dudas debido a la preocupación e indignación que me producía darme cuenta de como las ideas de la antipolítica y del desprecio a los fundamentos éticos y sociales de nuestra Constitución y de nuestra todavía joven democracia, iban calando como lluvia fina en toda la población. Fue en aquel febrero de 2019 cuando el tristemente famoso «Trío de Colón» hizo su presentación para «salvar a España» formando así un bloque conservador que aunque perdieron las Elecciones Generales, consiguieron representación y condicionaron gobiernos en diversos Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, entre ellas, Andalucía. Hoy por ejemplo, la Consejería de Educación de la Comunidad de Murcia, está en manos de la ultraderecha, aunque su titular no pertenezca orgánicamente a Vox.

        Desde aquel tiempo, los medios de comunicación más poderosos e influyentes de nuestro país, que yo me permito denonimar como «máquina del fango» utilizando la acertada formulación de Umberto Eco, diseñaron y ejecutaron una feroz e inmisericorde sucesión de diarias o frecuentes declaraciones de desprestigio y acoso mediático contra Podemos. Trataban con todos los recursos y altavoces a su alcance, desacreditar, difamar e incluso insultar a su joven líder Pablo Iglesias Turrión, una tarea a la que se sumaron varias empresas de comunicación y unos periodistas de autoporclamada profesionalidad que se autodenominan liberales. Unos lo hacían de forma directa, abierta y clara, pero otros utilizaban métodos más sutiles y supuestamente neutrales, amparándose en la «libertad de expresión» procurando así mantener una equidistancia, que a la postre, le daba credibilidad y legitimidad a las mentiras y difamaciones que hacían otros.

      En esa infame tarea de hacer daño, denigrar, mentir, agredir verbalmente y hundir la imagen pública y personal de Pablo Iglesias y los líderes de Podemos, una persona y un grupo que llevaban únicamente cinco años en el escenario político público, se destacaron y se siguen destacando, entre otras, empresas mediáticas y cabeceras de periódicos como el Libertad Digital y Es.radio, la COPE y TreceTv (ambas amparadas y financiadas por la Conferencia Episcopal española), los diarios de prensa escrita como el diario ABC, OKdiario, La Razón, Atresmedia con sus dos versiones, la «conservadora» Antena3 y la «progre» La Sexta e incluso TVE y el «democrático» emporio del diario El País y la Cadena Ser. Si bien, hay que reconocer, que cada una de ellas lo hacían y siguen haciéndolo con diferentes niveles de intensidad y sutileza. A todo esto, había que añadir también las «divinas declaraciones» de «los dioses de la democracia española», que como todo el mundo sabe, son Felipe González y José María Aznar.

      En la nómina de todos esos medios se siguen encontrando afamados y supuestamente democráticos y profesionales periodistas tales como Federico Jiménez Losantos, Carlos Herrera, los tertualianos fijos de «La Sexta» Francisco Marhuenda, Eduardo Inda y María Claver, Ana Rosa Quintana en Tele 5 o Susana Griso en Antena 3 y muchos otros de periódicos de capitales de provincia que bajo el manto de una columna de temática no política, van dejando caer su animadversión y repugnacia hacia Pablo Iglesias, Podemos, Unidas Podemos y ahora sobre la totalidad del Gobierno de Coalición.

      No voy a reproducir aquí «las perlas» o los estilos de presentación y entrevistas que estos ufanos pseudoperiodistas realizan buscando el sensacionalismo, el morbo y la provocación porque cualquiera puede verificarlas dándose una vuelta por sus programas. Tampoco voy a defender a capa y espada las actuaciones algunas veces impulsivas y érroneas de Pablo Iglesias y de los dirigentes de Podemos, sobre todo en su primera etapa, pero lo cierto es que Podemos ya no es el mismo que aquel bebé nacido en 2014 que quería «asaltar los cielos» y no es el mismo porque han aprendido y mucho. Han aprendido sobre todo a resistir y a mantenerse firmes en la defensa de los valores éticos que inspiran los Derechos Humanos Universales. Han aprendido a no caer en las provocaciones continuas que les hacen para que actuen impulsivamente. Han aprendido a no contestar con la misma moneda. Han aprendido a valorar y defender la Constitución de 1978 haciendo todo lo posible para que los derechos sociales contemplados en ella sean realmente efectivos. Han aprendido que gobernar no es lo mismo que estar en la oposición. Han aprendido a soportar toda clase de infamias, exabruptos y acusaciones infundadas que han ido ganando una a una en los tribunales. Por cierto, en este punto es necesario recordar el ahinco, el tesón, incluso me atrevería a decir «la saña» con que determinados jueces han tratado las causas contra Podemos y sus líderes. O también «la independencia» con la que hacen declaraciones contra Unidas Podemos, como así dijo el presidente del Tribunal Superior de de Justicia de Castilla y León José Luis Concepción que alegremente declaró que «la democracia de un país se pone en solfa desde el momento en que el Partido Comunista está en el Gobierno» olvidando conscientemente el heroico y generoso papel que el PCE y todos sus militantes realizaron para traer la democracia a nuestro país y hacer una Constitución por consenso. Declaraciones que aunque fueron denunciadas por UP, resultaron generosamente absueltas por un Consejo General del Poder Judicial ilegítimo que lleva caducado más de dos años.

      En definitiva lo que tratan y persiguen con ahinco, las fuerzas políticas y mediáticas más conservadoras y neofascistas de nuestro país, es hacer todo lo posible por demonizar a Pablo Iglesias y Unidas Podemos, sencillamente porque no pueden soportar que estén legítimamente ocupando carteras ministeriales. Por ello creo, que aunque en apariencia es una sucesión azarosa de declaraciones independientes, en realidad es toda una estrategia concatenada para derribar como sea al actual Gobierno. Y todo esto sin contar con el aluvión de descalificaciones, insultos y críticas inmisericordes que Pablo Iglesias recibe por las redes sociales virtuales frimadas incluso personas de izquierdas «muy criticos» con Podemos. Ahora bien, eso sí, olvidadizos de las tropelías, falsedades y demagogías de la derecha de este país, que de ningún modo puede ser homologada con la derecha europea.

      La cuestión es que Pablo Iglesias Turrión se ha convertido en una especie de monigote mediático al que mucha gente desde las redes le zumban a diestra y siniestra sin ninguna compasión. Permanentemente se resaltan y amplifican sus errores y defectos, pero jamás se destacan o se reconocen sus aciertos, haciendo siempre todo lo posible por minusvalorarlos. Y así el joven político, doctor en Ciencias Políticas y de la Administración ha quedado convertido mediáticamente en un demonio, único responsable de todos los males externos e internos de nuestra sociedad, como de su propio partido Podemos, partido que solamente tenía, repito, cinco años de vida y que ahora cumple siete.

        En realidad, todos esos ataques sirvieron para oscurecer, ocultar y enmascarar la extraordinaria trama corrupta del PP, algo que se continua haciendo en la actualidad mediante las estupideces de estrategia electoral de «socialismo o libertad» o «comunismo o libertad» de la campaña actual de Ayuso en Madrid. Pero también con las barbaridades e insultos de VOX, que desde que ocuparon sus escaños en el Congreso, no ha habido un día que no hayan acusado a nuestro Gobierno de criminal, dictatorial, totalitario, ilegítimo y social-comunista.

        Cualquier persona medianamente informada sabe que hace tan solo tres años (01.06.2018) por primera vez en nuestra historia constitucional todo un Presidente de Gobierno, Mariano Rajoy (PP), fue expulsado de su cargo al perder la Moción de Censura presentada por Pedro Sánchez motivada por las evidencias de corrupción del PP. Pero claro, este hecho, único en la historia constitucional de nuestro país, es algo que se ha olvidado por los grandes medios y por una gran mayoría de ciudadanos con una celeridad extraordinaria. En este sentido todas las fuerzas políticas conservadoras y de derechas (PP, Cs y Vox) apoyadas por los más potentes medios de comunicación de la «máquina del fango» que son financiados por los más potentes grupos económico-financieros y también por la Conferencia Episcopal española, supieron encontrar un «chivo expiatorio» o un «adversario-enemigo» sobre el que enfocar y hacer responsable de todos los problemas de nuestra sociedad. De esta manera, y con la misma estrategia que los regímenes dictatoriales y autoritarios utilizan para encontrar un «enemigo exterior» para así librarse de los conflictos, críticas y denuncias de las injusticias y desafueros internos, el «Trío de Colón» y sus adlateres encontraron la diana perfecta sobre la que disparar todo tipo de mentiras, falsedades, insultos, acosos, desprecios y odios. Y la diana, no era otra, que la figura y la persona de Pablo Iglesias Turrión.

        El resultado de todo esto es hoy bien conocido: a Pablo Iglesias Turrión, ya no solo se le quiere matar políticamente, sino que también se le quiere matar mediáticamente y físicamente. Personalmente no he visto en estos 40 años de Constitución un acoso tan ferozmente inhumano como el que numerosos medios y ciudadanos han realizado contra Pablo Iglesias, su familia y Podemos. Incluso la «Marquesa» Cayetana Álvarez de Toledo lo acusó infundadamente en el Congreso de los Diputados de «ser hijo de un terrorista«. En consecuencia, no debe de extrañarnos que Pablo Iglesias y su familia hayan sido sometidos sin descanso y durante más de un año a un acoso bestial en su domicilio o que haya recibido numerosas amenazas verbales y escritas de todo tipo, siendo esta última, la de las «cuatro balas» junto a las recibidas por Ángel Gabilondo y Fernando Grande-Marlaska y la de la navaja a Reyes Maroto, las que han superado todos los límites. Por cierto, esta misma mañana me acabo de enterar que la candidata a la presidencia de C.A. de Madrid Díaz Ayuso, iba a recibir también una carta con balas que fue detectada en las oficinas de Correos, lo cual, un acto que al igual que los demás no solo hay que condenar radical y absolutamente, sino investigar profundamente. ¿Qué intereses persiguen los que hacen estos execrables actos? ¿Amedrentar a los destinatarios? ¿Atemorizar a la población? ¿Generar confusión para que no se vaya a votar? ¿Son actos individuales o hay alguna «mano negra organizada» detrás?. En fin, tarea tiene la policía.

      En cualquier caso, la realidad es que toda una cohorte de pseudoperiodistas cancerberos de sus amos, se unen al coro de Ayuso acusándo a Pablo Iglesias de victimismo y que la reina de las encuestas es la adalid de la serenidad y la mesura. ¿No es demasiada casualidad? No lo sé, pero algún «gato encerrado» puede que haya por ahí. Pero tranquilos, porque al final todo quedará en nada como sucedió con ese general que afirmó que había que eliminar a 25 millones de españoles o al tirador que disparó contra los blancos que representaban a Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Irene Montero, Fernando Grande-Marlaska y Pablo Echenique. Sin embargo y con estos precedentes, cualquier cosa terrible puede pasar. El clima está creado y Dios quiera que no aparezca un fanático ejecutor que aseste un golpe bestial a la todavía muy joven democracia de nuestro país.

      Por todo esto y mucho más, he apostado, apuesto y seguiré apostando por el diálogo, el encuentro, la coordinación, la convivencia pacífica y la unidad de las fuerzas políticas de la izquierda de nuestro país y de mi ciudad, ya que este es el único camino posible, necesario y eficaz para hacer real la satisfacción de las necesidades de las capas sociales más vulnerables y empobrecidas. Por eso en suma me reafirmo en manifestar ¡HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO! ¡FASCISMO NUNCA MÁS! Y que conste, que no estoy afiliado a ningún partido político, sin embargo, tengo que reconocer que el papel jugado por Podemos en la revitalización de nuestra democracia es innegable.

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí, leer esto y haber gastado una parte de tu tiempo en hacerlo.


Juan Miguel Batalloso Navas, es Maestro de Educación Primaria y Orientador Escolar jubilado, además de doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Sevilla, -España–.
Ha ejercido la profesión docente durante 30 años, desarrollando funciones como maestro de escuela, director escolar, orientador de Secundaria y formador de profesores.
Ha impartido numerosos cursos de Formación del Profesorado, así como Conferencias en España, Brasil, México, Perú, Chile y Portugal. También ha publicado diversos libros y artículos sobre temas educativos.
Localmente, participa y trabaja en la Asociación “Memoria, Libertad y Cultura Democrática”. En la actualidad, casi todo su tiempo libre lo dedica a la lectura, escritura y administración del sitio KRISIS.Su curriculum completo lo puedes ver AQUÍ.

Referencia

2 comentarios sobre «¡HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO! Contra el fascismo y los que lo normalizan (3)»

  1. Es inaceptable el acoso inhumano que está recibiendo Pablo Iglesias y UP por las fuerzas de derechas y ultraderecha. Ese acoso en forma de insulto se ha producido en el Congreso al atacar al Gobierno como criminal, dictatorial, totalitario, ilegítimo y comunista por la participación de UP en el Gobiernos de coalición. Para contrarrestar tamaña desfallatez no hay otro camino que potenciar la unidad de las izquierdas . En contra de «la máquina del fango» hay que reconocer que UP ha dado una nueva vitalidad a la democracia.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: