KRISIS

La cuarta entrega de Matrix. MATRIX: RESURRECTIONS (y 4)

Tmp. máx. lect.: 15 min.

MATRIX-IV: Una lectura teológica de la saga de Neo, Trinity y Morfeo

Por Leandro Sequeiros San Román

Nabucodonosor y la ciudad de Sión

En la trilogía de Matrix es también importante y significativa teológicamente las alusiones a la nave rebelde, Nabucodonosor, y a la ciudad de Sión en las dos entregas siguientes.

El nombre de Nabucodonosor II  aparece por vez primera en el Antiguo Testamento en el libro segundo de los Reyes, ya que este rey del imperio babilónico dirigió los ejércitos que saquearon Jerusalén en 586 antes de Cristo. Tras el saqueo y su destrucción sus tropas exiliaron a las dos tribus de Jacob que quedaban, las cuales habitaban el sur del reino de Judá.

En los tres profetas mayores y en la mayor parte de los profetas menores, así como en el libro de Daniel. El imperio babilónico es citado por la Biblia como signo de la maldad. Paul Fontana (página 205) interpreta que las hermanas Wachowski utilizan este nombre apoyándose en el biblista Dominic Crossan. Para Crossan, si el exilio ocurrió como parte del plan de Dios y como su castigo por las infidelidades del pueblo elegido, Nabucodonosor fue un agente de la voluntad divina, de la justicia de Dios. Es decir, que Dios actúa por medio de Nabucodonosor para que se ejecutara lo que Dios quería. 

Hablando en nombre de Dios, el profeta Jeremías le dice a la gente (Jeremías, 27:6-8): “Ahora yo he puesto todos estos países en manos de mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia (….), Así, cualquier reino que no sirve a este rey, Nabucodonosor de Babilonia, y no ofrezca su cuello al yugo del rey de Babilonia, será castigado por mí con espada, hambre y peste, los visitaré  – oráculo de Yahvé – hasta acabarlos por medio de él”.

 De este modo, según la antigua teología de Israel, la bendición de Dios al rey Nabucodonosor es la única manera aceptable de justificar la victoria sobre Judá. Así pues, la nave de Morfeo, Nabucodonosor, tiene la connotación dual de tener la bendición de Dios (“estamos en una misión de Dios”), y de ser un agente de destrucción masiva enviada para causar estragos en un sistema corrupto.

Por otra parte, la palabra Sión contiene referencias ricas y variadas en la Biblia. Quizás el más consistente aparezca en Salmos 76:2 como el lugar en que mora el Señor. Debido a la presencia de Dios, Sión es una montaña cósmica, y un lugar sagrado.

Para Paul Fontana, hay tres aspectos importantes de las tradiciones del Sión bíblico que se corresponden directamente con Matrix: en primer lugar, Sión es la tierra prometida a Moisés cuando Dios lo envía a una tierra para su pueblo. En Matrix, Tanque se hace eco de la promesa de Yahvé a Israel con esta frase: “Si vives lo suficiente, quizá incluso llegues a verlo [a ver a Sión]”. Sión se ofrece como una promesa.

En segundo lugar, existía una tradición rabínica de que Sión era el anteproyecto a partir del cual se creó el mundo. En el Talmud y Midrash, Sión es equiparado con el jardín del Edén, un paraíso, el primero de la creación de Dios, el muro definitivo que impide que la inundación del caos se apodere del mundo. En la trilogía de Matrix, Sión no es lo primero de la creación, sino la última ciudad humana que resiste y permanece, y que hay que defender. Tanque comenta: “Sión es más importante que tú y que yo, e incluso que Morfeo”.

El tercer paralelismo entre el Sión de la Biblia y el de Matrix,  es que el nuevo Sión, en el que el pueblo de Dios recuperará la gloria deseada, será producido por el Mesías, el Salvador, el “Elegido”.

Conclusión: el Dios ausente de Matrix es el Dios del siglo XXI

Pero Dios no aparece por ninguna parte en la trilogía de Matrix. 1 Ref.Sobre Dios y Matrix puede consultarse: https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-968421

No hay ningún personaje en la película que pueda ser considerado como una alegoría de Dios. A excepción del único comentario de Morfeo acerca de “ir a la Iglesia” como una de las cosas vacuas que uno puede hacer en el entorno abducido de Matrix, y las variadas blasfemias que salpican el diálogo, la película está libre de referencias teístas de cualquier tipo. No obstante, la clave para encontrar a Dios en Matrix no es buscarlo directamente sino observar su presencia en el fluir general de la película.

Pero se puede iluminar esta afirmación acudiendo a la apocalíptica judía del siglo I. ¿Dónde está Dios en Matrix? En el inicio de la primera entrega, y durante los doscientos años anteriores, Dios ha estado ausente. Pero al final de la historia, Dios ha regresado.

Que Dios está ausente y nos ha abandonado, es la sensación que en la Biblia tenían los desterrados del siglo VI antes de Cristo. El biblista Nicholas T. Wright explica que, para aquellas personas, “durante el destierro, en el siglo VI antes de Cristo, fue una época en la que el Dios creador parecía haber estado ocultando su rostro”. Esto fue expresado por la mujer de Job, quien animó a su marido a maldecir a Dios y morir. Y también lo que contiene el salmo 22 (y que Jesús repite en la Cruz): “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”.

El sentimiento de que “Dios no está con nosotros; si lo estuviera esto no habría ocurrido”, es, sin duda, el que tenía la gente en el año 2199 en Matrix y que tienen los exiliados y otras personas que han experimentado un sufrimiento intenso. Es muy probable – como se insinúa el Matrix – que, si la humanidad tuviera que pasar por doscientos años de exilio y esclavitud, la gente llegaría a la conclusión de que Dios está muerto.

Para el grupo de Morfeo que vive en el año 2199, Dios es un ser en el que creía la gente muchos años atrás. Y esas personas debían estar equivocadas, porque ese Dios, si alguna vez existió, ha estado ausente durante doscientos años.

Sin embargo, en los últimos momentos de la película, de una forma sutil, Dios reaparece. De hecho, Dios entra en la acción de la película una segunda y tercera vez, por si los espectadores se perdieron su primera aparición. El guion nos ofrece todas las pistas que necesitamos para descubrirlas. Sin la actuación de Dios (“un milagro”) es imposible explicar la resurrección de Neo y otros acontecimientos “milagrosos” de la película. ¿De dónde viene “el Elegido” si no es de Dios? Dios regresa y se inicia la restauración. Sion, que se encuentra enterrada bajo tierra pronto será resucitada y cobrará nueva vida gracias a la intervención de “el Elegido”, que ha sido enviado por Dios. Los pocos seres humanos que sobreviven en Matrix son como el valle de huesos secos en Ezequiel capítulo 37.



LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN nació en Sevilla en 1942. Es jesuita, sacerdote, doctor en Ciencias Geológicas y Licenciado en Teología. Catedrático de Paleontología (en excedencia desde 1989). Ha sido profesor de Filosofía de la Naturaleza , de Filosofía de la Ciencia y de Antropología filosófica en la Facultad de Teología de Granada. Miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Zaragoza. Asesor de la Cátedra Francisco Ayala de Ciencia, Tecnología y Religión de la Universidad Pontificia de Comillas. Presidente de la Asociación Interdisciplinar José Acosta (ASINJA).Es autor además, de numerosos libros y trabajos que se ofrecen gratuitamente en versión digital en BUBOK.
      En la actualidad reside en Granada continuando sus investigaciones y trabajos en torno a la interdisciplinaredad, el diálogo Ciencia y Fe y la transdisciplinariedad en la Universidad Loyola e intentando relanzar y promover la Asociación ASINJA que preside. Un nuevo destino después de trabajado solidariamente ofreciendo sus servicios de acompañamiento, cuidado y asesoramiento en la Residencia de personas mayores San Rafael de Dos Hermanas (Sevilla)
     La persona de Leandro Sequeiros es un referente de testimonio evangélico, de excelencia académica, de honestidad y rigor intelectual de primer orden. Vaya desde aquí nuestro agradecimiento más sentido por honrar con sus colaboraciones este humilde sitio.

Referencia[+]

Un comentario sobre «La cuarta entrega de Matrix. MATRIX: RESURRECTIONS (y 4)»

  1. Interesantísimo tema, la disección de la saga _Matrix_ Aunque futurista, con una linea de horizonte bastante oscuro, lata el mismo problema existencial del hombre. Copio tu texto literal aunque desde el principio huele a Camus: «El creyente es en realidad un extraño en este mundo, un visitante, un residente en tránsito, un extranjero con un visado temporal. Ojalá podamos mantener nuestra luz interior, citando a las virgenes previsoras o prudentes, tal vez sabias.
    Agradecida por tus escritos siempre tan oportunos.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: