KRISIS

LA NAVIDAD (3)

Por Jerónimo Sánchez Blanco

La adoración de los pastores -Pitati-
“Adoración de los pastores” de Bonifacio de Pitati

La Adoración de los Pastores

En el evangelio  se narran, con frecuencia,  señales  y signos con una  fuerza  simbólica  y poética  que se corresponden a una teofanía  o manifestación de Dios, creando una imagen extraordinaria,  para  poner de manifiesto que   el Altísimo  se comunica a  los  pastores  que se encontraban  en las inmediaciones del lugar en el  que estaba  la familia de José ( Lucas 2.6-13):

“Había en la misma  comarca, algunos pastores  que dormían  a raso y vigilaban por turno, durante la noche, su rebaño. Se le presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió  en su luz y se llenaron de temor. El Ángel les dijo: No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo; os ha nacido hoy en la ciudad  de  David, un Salvador, que es el Cristo, el Señor; y esto os servirá de señal: encontrareis  un niño envuelto  en pañales y acostado en un pesebre.

Y de pronto, se unió al Ángel, una multitud  del ejército celestial  que alababa a Dios, diciendo: Gloria a Dios  en   las alturas y en la tierra paz a los hombres   en quienes se complace.”

        El anuncio  del  Ángel   no iba  dirigido a los sacerdotes y levitas  que atendían   el Templo de Jerusalén,  ni a las autoridades  políticas representada  por Herodes, ni a las  gentes  que transitaban  por el centro  muy concurrido de la ciudad santa  para los judíos. Se dirigía  a unos  pastores que cuidaban su rebaño  en las afueras  de Belén  y dormían  bajo  el techo  de las estrellas  de la noche, resaltando  el origen humilde de  este grupo, cuya extracción social le situaba  entre los pobres  de  una sociedad formada por  jornaleros  y pastores:

 “Os ha nacido hoy  en la ciudad  de David,   un Salvador, que es el Cristo, el Señor; y esto os servirá de señal: encontrareis  un niño envuelto en pañales  y acostado en un  pesebre.”.

        La reacción  de los pastores  no se hizo esperar, una vez   se retiraron  los mensajeros  de la buena noticia, y deliberando entre sí, asombrados y  perplejos, por  lo que habían oído, dijeron:

“Vayamos a Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado. Y fueron a toda prisa y encontraron a  María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel  niño y todos los que le oyeron se maravillaban  de lo que los pastores les decían. María, por su parte  guardaba todas estas  cosas y las meditaba  en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios, por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había anunciado.”

        Es, sin duda, la presencia de los pastores en el lugar  donde se encontraba el recién nacido,  con María y José,  una de las imágenes  de mayor belleza que inspiraron algunos de los más   notables  cuadros de Murillo,  El Greco, Caravaggio y Correggio, llenos  de ternura y admiración, poniendo de manifiesto  la grandeza  del momento  en el  que tuvo lugar  el nacimiento de Jesús. Asimismo, la presencia y adoración de los pastores, es  recurrente  en el cancionero popular, por la emoción  que suscita el acontecimiento, especialmente en los villancicos  en los que  se celebran los días de  Navidad:

“Cantando van los pastores, cantando van las zagalas, cantando van monte abajo por la veredita  blanca; y un lucerito brillante  les guía con su fulgor y a la alegre luz radiante entonan esta canción: Corred  pastorcillos, alegres  cantad, que en Belén el Niño pronto nacerá. Tocad las zambombas, zampoñas tocad, que en Belén el Niño ha nacido ya.

o también aquel otro:

 “Vamos pastores vamos, vamos para  Belén, a ver   en ese niño  la gloria del Edén, a ver en ese niño la gloria  del Edén (….) Su  establo  es  una cuna, su casa un portal  y sobre duras pajas por nuestro amor está. Allí duerme el niñito  junto a un mulo y un buey,  con un blanco pañal”

        El mensaje  tanto de (Lucas 2.8-20), como en las distintas  representaciones expresadas   en la literatura, en la pintura  y  en la música , es nítido:  el  nacimiento de Jesús va dirigido singularmente,  de forma  privilegiada   a los  humildes  y a los pobres, y es acogido por ellos  con alborozo  y alegría, lejos de los oropeles  y magnificencia  de la riqueza  y del poder. Es triste  constatar  que no siempre  ha sido entendido  el mensaje de Navidad,  de este modo, y con frecuencia  ha estado  instrumentalizado  por  los poderosos  y quienes  han  codiciado  la riqueza. Finalmente,  se  observa   en el  texto (Lucas 2.19) que se deja constancia del silencio de  María ante los hechos  que se venían  desarrollando en la frase “María, por su parte, guardaba estas cosas y las meditaba  en su corazón.”. Lejos   en el recuerdo  y en el  corazón  de María habrían quedado las palabras    pronunciadas por el  Ángel:

“Concebirás  y darás  a luz  un hijo,  al que llamarás Jesús. Él será  grande y será llamado  Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará  el trono de  David, su padre  y reinará  sobre la casa de  Jacob  por los siglos y su reino no tendrá fin.”

        Invadida María por un sentimiento de  asombro e incredulidad  por el modo  y las condiciones  en las  que  había alumbrado  a su hijo, no entendería  nada. El Hijo del Altísimo  había nacido en un pobre establo, posiblemente en un anexo de la misma  posada  donde  pretendió  alojarla  José; y al no existir  un  lugar  más  digno,  se vio  obligado a socorrer a su esposa en el momento del parto, en el establo destinado a  estancia de  los animales. A esta pequeña criatura  indefensa  se le había prometido  el  trono de David   y reinaría sobre la casa de Jacob. ¿ Cómo era posible esta ensoñación?.  La desolación y tristeza  de  María y José debió ser  considerable, pero confiaron  en la palabra de Dios.       


Jerónimo Sánchez Blanco, es Doctor en Derecho, Licenciado en Ciencias Políticas y Ex Diputado Constituyente.
Vaya desde aquí nuestro más sentido agradecimiento por honrarnos con sus colaboraciones.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: