KRISIS

El malestar de la vida política de España (I)

Por Jerónimo Sánchez Blanco

Línea separadora decorativa de KRISIS

EL ABRAZO. De Juan Genovés (1930-2020)


Línea separadora decorativa de KRISIS

I

Perplejidad y Desencuentro

Han transcurrido más de cuatros décadas desde   que   nuestro sistema político  pasó de la Dictadura  de Franco, a  la Democracia, y aquella generación que protagonizamos  aquel momento histórico, ya no está  al timón y en los resortes  del Estado,ni de la sociedad, porque el cambio generacional es inexorable. Son los hijas/os y nietas/os de aquella, los que  llevan las riendas de la vida política, económica,  cultural y social en los distintos  niveles  de las instituciones políticas. Con cierto  asombro,  se puede observar   que  aquel bagaje rico en ilusiones  y esperanza  con que  se afrontaron aquellos difíciles  años  de la Transición, está cuestionado. Tanto en las formas  como en los contenidos, ha quedado  en el olvido,  siendo de  gran actualidad en el año 2021,  el mensaje  de Gregorio Marañón Bertrán de Lis, publicado  el 26 de Octubre de 2011, en un artículo  del periódico El País titulado 20N. Entre el vértigo y la esperanza”:

“ El ilusionado espíritu de consenso político y concordia cívica que alumbró la Transición en 1977 y transformó nuestro país, en una de las principales economía del mundo, parece haberse perdido, mientras hoy prevalecen sentimientos como la melancolía, el pesimismo y la indignación envuelto en el desencanto. La melancolía asoma entre quienes hicieron posible aquel milagro español, que contemplan sorprendidos la incapacidad de alcanzar un consenso político y social, pese los graves problemas que tenemos, y no comprenden por qué se ha abandonado la fecunda actitud de entendimiento de la Transición. El pesimismo campea entre quienes han olvidado la perspectiva histórica de nuestro reciente origen y los admirables logros alcanzados en este tiempo. La Transición española, en efecto, asombró el mundo entero y el esfuerzo de modernización fue considerado entre nuestros vecinos europeos como el vigoroso ejemplo de un pueblo en marcha. Parece haberse perdido las ilusiones y esperanzas. El cimiento sobre el que se asentó el cambio de la Transición fue indiscutiblemente, el consenso político, esto es, la voluntad de pacto asumida desde un inteligente y generoso espíritu liberal, que reconoce la parte de verdad que tiene el otro en su condición de adversario y no de enemigo.”

Sin embargo, en los últimos años, el clima político está   sacudido y enrarecido por un estado emocional de malestar  que invade  la  vida política,  institucional y social, que se inició en la década de los 90 y se ha intensificado  desde entonces,  por diferentes causas, que se analizan a continuación y que pueden  contribuir a explicar el estado actual de la vida política.

II

La primera crisis económica del Siglo XXI y su recuperación

La crisis  económica  desencadenada  en 2008 en toda la economía  mundial y cuyos  efectos perduraron hasta  2014, se incubó  en el sector financiero, en el inmobiliario, la construcción  y toda la industria  auxiliar de ésta, repercutiendo en  otros. A su vez, esta crisis condujo a  la reducción del  gasto público en la sanidad, la educación,  la asistencia social,  las pensiones,  las inversiones  en investigación y ciencia  y en infraestructuras.  En gran medida,  por la estrategia de la  austeridad a ultranza, principalmente  a partir de 2012, llevada a efecto por el Gobierno de España  siguiendo las directrices  de la Comisión Europea. Todas estas circunstancias, contribuyeron  a la creación de un estado de ánimo  muy negativo, unidas a las reformas  laborales que demandaban los empresarios, abaratando  los despidos; potenciando los convenios  colectivos de empresas; aumentando los contratos  de corta duración y la reducción de salarios. La finalidad que se perseguía  era  disminuir los costes laborales de las empresas y mejorar  el nivel de productividad, todo  este esfuerzo, en definitiva, recayó  principalmente sobre la población trabajadora, y sectores más débiles. Estas medidas condujeron a un mercado de trabajo deprimido, una caída  del crecimiento económico  y a un  considerable  aumento de la Deuda Pública,   aunque  subieron los impuestos y se redujeron los sueldos de los funcionarios. 

Billones de euros20082014Variación
PIB1,101,04-0,06
Deuda Pública0,441,040,60
Deuda Púb. / PIB39,7 %100 %60,30
Déficit Público4,575,821,25
Millones
Personas empleadas20,0517,52-2,53
Personas en paro3,205,452,25
Tasa de Paro (EPA-4T)13,79 %23,70 %9,91
FUENTE:
INE y Banco de España

Como muestran los indicadores  anteriores, la población  ocupada disminuyó y la   población desempleada  aumentó  en una  cifra equivalente a la pérdida de  empleos, según  las estadísticas  publicadas por el INE.  Estas  circunstancias, pese a los recortes del gasto público,  no pudieron evitar  la caída de los ingresos de los impuestos  en la Hacienda  Pública  y de las cotizaciones en la Seguridad Social. Tampoco,  al agotamiento de la Reservas para  Pensiones,  que la Seguridad Social (66.815 millones de euros en 2011) acumulado con los superávit  de las últimas décadas, para reducirse  notablemente (8.000 millones); y finalmente, a un fuerte  incremento de la Deuda  Pública de 10 puntos porcentuales,  que pasó de 0,44 billones hasta 1,04 billones de euros.

Sin duda, las políticas de austeridad  que  impuso  la Comisión Europea    en los primeros años de la crisis económica, junto con el Banco Central Europeo,  a los  Gobiernos nacionales, perjudicaron a los sectores  más débiles y vulnerables  de la sociedad. El Banco Central Europeo, tras la llegada de Mario  Dragui  a su presidencia,  fue  progresivamente   suavizando las medidas  monetarias  y crediticias. Compró   Deuda  Pública, concedió  abundante  liquidez  a los bancos   y abarató los tipos de interés  a los particulares, entre otros,  al Gobierno de España, a los  bancos españoles y europeos,  y a los ciudadanos de la Unión Europea. En  los cinco años  transcurridos entre el final  de la crisis  económica en   2014 y el año 2019, la economía fue recuperándose  como se indica  en la evolución  favorable  del PIB  y del mercado de trabajo:

Billones de euros20142019Variación
PIB1,041,240,20
Deuda Pública1,041,190,15
Deuda Púb. / PIB100 %95,5 %.-4,50
Déficit Público5,922,665,05
Millones
Personas ocupadas17,5619,962,40
Personas en Paro5,453,19-2,26
Tasa de Paro (EPA-4T)23,70 %13,78 %-10,08
FUENTE:
INE y Banco de España

Tanto el crecimiento económico medido por el PIB, como el incremento del empleo y la reducción del paro marcaron un nuevo escenario,  con gran optimismo.










Jerónimo Sánchez Blanco, es Doctor en Derecho, Licenciado en Ciencias Políticas y Ex Diputado Constituyente.
Vaya desde aquí nuestro más sentido agradecimiento por honrarnos con sus colaboraciones.

3 comentarios sobre «El malestar de la vida política de España (I)»

  1. Un comienzo muy prometedor.
    Deseando la proxima entrega
    Muchisimas graciad

  2. Mi buen amigo Jerónimo Sánchez Blanco nos ha ofrecido, a lo largo de CINCO artículos SU percepción sobre lo que llama «el malestar de la vida política de España». Me pide que haga una comentario INTERDISCIPLINAR sobre estos cinco artículos. La INTERDISCIPLINARIEDAD pretende INTEGRAR en un nivel superior de reflexión los elementos que estaban dispersos. En esta caso, los elementos de tipo epistemológico (qué tipo de verdad tienen estos artículos), de tipo sociológico (consistencia científica), de tipo económico (qué ideologías economicistas los sustentan), de tipo psicológico (que mecanismos inconscientes mueven al autor), de tipo lingüístico (el uso valoral de la palabras), de tipo histórico (hasta qué punto lo que se narra tiene consistencia histórica).. y otros aspectos más..

  3. Desde el punto de vista INTERDISCIPLINAR, el presente fragmento (de un texto mucho más amplio) pretende fundamentar científicamente la hipótesis que sigue en este trabaio: ¿SE JUSTIFICA EL APARENTE MALESTAR HACIA LA VIDA POLÍTICA QUE REFLEJAN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN? Tal como ha escrito el coronel Pedro Baños (en su reciente libro sobre «El Dominio Mental»), ¿no estamos siendo manipulados por los medios de comunicación política para crear un ambiente de malestar que propicie un «golpe» de derecha con la falsa idea de que la democracia ha sido un desastre? Ahora, más que nunca, es necesario fomentar un PENSAMIENTO CRITICO (pasar lo que nos llega por el filtro de la racionalidad) para no dejarnos engañar por por los partidarios de la involución?

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: