GUERRA y PAZ en UCRANIA (2). La conferencia de S. Francisco y las Naciones Unidas

Tmp. máx. lect.: 12 min.

Capítulo II: La Conferencia de San Francisco y las Naciones  Unidas

La firma  de la Carta de las Naciones  Unidas en 1945

Por Jerónimo Sánchez Blanco

Se celebró  en la ciudad de  San Francisco ( EEUU)  y se firmó  la Carta  de las Naciones Unidas el 26 de junio de 1945,   por  51 Estados ( EEUU, China, Unión Soviética, Reino Unido y Francia   entre otros) a los que se sumaron otros paises  medianos y pequeños). A día de hoy, los signatarios de la Carta de  las Naciones  Unidas  son  195  Estados.  Se iniciaba una etapa  que   invitaba  a todos los países  a buscar  la paz  y la concordia, tras  la  dura experiencia  de la  guerra y anticipaba  la  Declaración  Universal  los Derechos Humanos de  10 de Diciembre de 1948. En el  preámbulo  de la Carta de  las Naciones Unidas, al modo  de las grandes declaraciones  políticas y de las Constituciones, se  anunciaba  solemnemente  el deseo  y el sueño  de la paz  y la defensa de los derechos fundamentales de la persona:

« Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles, a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en 1a dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas, a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad, y con tales finalidades a practicar la tolerancia y a convivir en paz como buenos vecinos, a unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, a asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos, que no se usará; la fuerza armada sino en servicio del interés común, y a emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todas los pueblos, hemos decidido aunar nuestros esfuerzos para realizar estos designios Por lo tanto, nuestros respectivos Gobiernos, por medio de representantes reunidos en la ciudad de San Francisco que han exhibido sus plenos poderes, encontrados en buena y debida forma, han convenido en la presente Carta de las Naciones Unidas, y por este acto establecen una organización internacional que se denominará las Naciones Unidas. »

Los fines de la ONU son:

«1.- Mantener la paz y la seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y lograr por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la paz;
2. Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otros medidas adecuadas para fortalecer la paz universal;
3. Realizar la cooperación internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo, idioma o religión;
4. Servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar estos propósitos comunes. »

Para llevar  a cabo  la consecución de estos objetivos,  las Naciones Unidas, fueron dotadas de una  organización interna, cuyos principales órganos  son  la Asamblea  General, el Consejo de Seguridad, el Secretario General, el Consejo Económico  y Social, la Corte Internacional de Justicia  y  el Consejo de Administración Fiduciaria. Aunque   la Asamblea General, en la que están representados todos los Estados  que forman parte de las Naciones Unidas, es el órgano  máximo de poder, sin embargo,   el poder  ejecutivo  descansa en el Consejo   de Seguridad, formado por  15  miembros, de los que  los grandes países  ( EEUU, Reino Unido, Unión Soviética / Federación Rusa, China y Francia), lo son con carácter  permanente y  derecho  a veto, más otros 10 miembros que  van rotando periódicamente. Aunque el Consejo de Seguridad tiene  el máximo poder  de decisión, no obstante, el ejercicio frecuente  del derecho a veto  que  ejercen alguno de los países  miembros permanentes, impide  que la Naciones Unidas  realice  una acción eficaz  a nivel internacional. 

Desconfianza entre los Aliados

Puestas  las bases  para la estabilidad  política del nuevo orden    internacional, con la creación de Naciones Unidas, los antiguos aliados  acentuaron   su mutua desconfianza. La tarea más inmediata que se planteaba a los aliados, acabada la guerra, era la reconstrucción de Europa. Pero en esta tarea  existían  intereses  divergentes, por parte de Estados Unidos y de la Unión Sovietica, puesto que si a ambos les interesaba esa reconstrucción, los motivos eran bien diferentes.

Para los EE.UU. la recuperación europea era vital para sus intereses económicos, debido a que su economía no había sufrido ningún revés en la contienda, sino al contrario, se había visto reforzada con un crecimiento espectacular, la industria modernizada y forzada a una superproducción sin precedentes.  EEUU vió como la guerra le había hecho triunfar allí donde el «New Deal» de la década de las años  treinta, no alcanzó, y ahora  Estados Unidos era la primera potencia mundial en todas las áreas, especialmente en  militar. Por  esta razón, necesitaba a toda costa la reconstrucción rápida de Europa para rehacer su mercado, puesto que sin éste su economía se vería muy seriamente resentida, al no tener donde colocar sus excedentes industriales y agrícolas.

En este  contexto, la hegemonía de la  economía  de Estados Unidos sobre Europa occidental resultaba aplastante.  Para  los  países  occidentales,  la consolidación   de  los sistemas  políticos en  la Europa del  Este, con hegemonía   comunista, sin libertades  políticas,  económicas y sociales, inspiradas en el modelo   soviético, no era  el mejor de los mundos posibles. Para la Unión Soviética, la presencia   y expansión de EEUU  en Europa   suponía  un riesgo de la hegemonía del capitalismo y de las democracias liberales, frente al comunismo y la economía  colectivista,  que se  confirmaría,   cincuenta años más tarde, con la caída del  muro de Berlín y la  descomposición de la URSS. 

De otra parte, la Unión Soviética, gracias a sus ejércitos, habían frenado el avance alemán, derrotado a sus tropas, reconquistado toda la Europa del Este y Central, y habían llegado los primeros a Berlín. Además de haber sufrido en su propia carne las pérdidas humanas más cuantiosas de la guerra, no deseaban ver como eran reconstruidos los países europeos con dependencia del capitalismo norteamericano y se lanzaron a su vez a ayudar a aquellos países a los que sus tropas habían liberado de la Alemania nazi y en los que, con la ayuda soviética  y presencia del Ejercito Rojo, se fueron instaurando regímenes según el modelo soviético -salvo excepción de Yugoslavia que llevó a cabo su propia revolución socialista.

En este contexto, Churchill   en Marzo de 1946, denunció la existencia de un «telón de acero» que dividía a Europa. El gran problema era  Alemania.  Para Estados Unidos resultaba vital la recuperación de Alemania -cosa no demasiado bien vista por el resto de países europeos occidentales, especialmente Francia, dado el  fuerte resentimiento hacia el país que había desencadenado la guerra- y que se convirtiera en un fuerte bastión económico para así evitar que fuera una presa fácil para  la URSS. Por el contrario, la URSS, deseaba evitar a toda costa la influencia americana en Alemania y ver crecer a sus puertas a un posible  potente adversario. Todos los esfuerzos de EE.UU. y URSS. se centraron en el control del suelo alemán y  la división de las zonas ocupadas.

La Conferencia  de Bretton Woods y el Plan Marshall

Hotel de Bretton  Woods donde se celebró  la Conferencia

Aún  no finalizada la  guerra, aunque  retrocediendo el ejército alemán, en todos los frentes de batalla, tuvo lugar  la Conferencia Monetaria  y Financiara   en  Bretton  Woods, en el Estado   de New Hampshire  (EEUU) durante  el mes de Julio  de 1944, que reunió a 44 países  aliados  que habían unido  sus recursos militares y   económicos  contra el nazismo alemán y el expansionismo japonés, entre los que destacaba   EEUU, URSS, China, India, Reino Unido, Francia, Australia,   Brasíl etc. Su finalidad  era  contribuir a la reconstrucción  de los daños  materiales de la  Segunda Guerra Mundial, cuyo final  no  estaba muy lejano  y a la  creación de un sistema financiero  que  abandonase  el sistema patrón oro, que proporcionase estabilidad  en los mercados y   estableciese    el dólar  como moneda de referencia   para los tipos de cambios  en las transacciones internacionales. Los principales acuerdos fueron:

1.- La creación del Fondo Monetario Internacional (FMI),  cuyo objeto era establecer y supervisar  los tipos de cambios  de las distintas monedas, convertibles  y referidas al dólar, que a su vez,  era   convertible   al oro. Con este sistema  el dólar se erigía en la moneda mas importante e influyente del sistema monetario.

2- Impulsar el comercio internacional  libre  frente al  nacionalismo  económico, aunque no   se aprobó la creación de la Organización Internacional del Comercio( que lo sería  años más tarde).

3.- La creación  del Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD).   Sus funciones eran  impulsar  la reconstrucción  de Europa y paises afectados por la guerra ( posteriormente   se integró  en el Banco Mundial ).

Sentadas las bases  del nuevo orden monetario y financiero internacional  era urgente centrar   todos los esfuerzos  de las democracias  occidentales, en un objetivo primordial:  la reconstrucción  de los países  mas  dañados  por la  acción militar  durante la Segunda Guerra Mundial.  La iniciativa  partió de una propuesta  del general George Marshall, realizada el  año 1947, en su condición de Secretario de Estado  de  EEUU, bajo la presidencia de H. Truman,  para ayudar por  un montante de 20.000 millones de dólares a los países devastados  en la guerra. En principio, esta ayuda  sería extensiva  a los países  europeos del Este  y a la  propia  Unión  Soviética, bajo determinadas  condiciones,  que no fueron aceptadas  por la URSS y los países    bajo su influencia. Las ayudas  del Plan Marshall  beneficiaron durante los años  1947-1951 a los países europeos accidentales ( excepto a España  por su colaboración  con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial ). Desde  1948  hasta 1960  el conjunto de Europa  del Oeste, se unió bajo  la Organización Europea para la Cooperación Económica ( OECE ),constituida para garantizar y supervisar la distribución del Plan Marshall.  Cumplida la misión de la OECE,  se constituyó la Organización de Cooperación y Desarrollo Económica ( OCDE)  en la convención celebrada  en Paris el  14 de Diciembre de 1960  a la que se adhirieron  EEUU y Canadá, así como la mayoría de los países  europeos. Los principales objetivos  de la OCDE fueron los siguientes:

a).- Contribuir al crecimiento económico de  sus países miembros y no miembros en  vías de desarrollo. Económico.

b).- Favorecer la liberalización del  comercio   mundial, de forma multilateral  y sin discriminación.

c).- Impulsar la expansión económica, la creación de empleo y el progreso del nivel de vida de los paises miembros.

d).- Mantener la estabilidad  financiera  y contribuir  al desarrollo de la economía mundial.

En la década de los 60  Europa conoció  un largo   ciclo de  prosperidad económica, con un crecimiento   sostenido, en el marco de una economía  liberal, con creación de empleo, reconstrucción de infraestructuras y modernización de su industria básica, transportes, agricultura e industria alimentaria y  comercio.










Jerónimo Sánchez Blanco, es Doctor en Derecho, Licenciado en Ciencias Políticas y Ex Diputado Constituyente.
Vaya desde aquí nuestro más sentido agradecimiento por honrarnos con sus colaboraciones.

One thought on “GUERRA y PAZ en UCRANIA (2). La conferencia de S. Francisco y las Naciones Unidas

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: