GUERRA y PAZ en UCRANIA (3). Hacia la Unión Económica Europea

Tmp. máx. lect.: 8 min.

Capítulo III: Hacia la Unión Económica Europea

Por Jerónimo Sánchez Blanco

Firma del Tratado de Roma en 1957

La urgente  necesidad de reconstruir   Europa, impulsó  a los principales dirigente europeos ( J. Monnet, R. Schuman, A.de Gasperi y K. Adenauer) a acuerdos   que progresivamente constituyeron los  cimientos de la  Europa del futuro. El Tratado de la Comunidad del Carbón y del  Acero, (CECA) se firmó  en París  el 18 de Abril de 1951, por el que:

a).- Se garantizaba la libre circulación  del carbón y del acero y el acceso a las fuentes de producción de los mismos.

b).- La vigilancia del mercado, preservando las  reglas de la competencia y de transparencia de los precios.

c).- El apoyo a la modernización  de los sectores referidos y a su reconversión.

Loa años  que siguieron  a esta experiencia, sirvieron para  valorar  los resultados  alcanzados  en  un mercado libre, de la producción  y comercialización  del carbón y del acero  y ampliarlos  a otras mercancías  y servicios. Compartiendo  los resultados  positivos de la CECA, los  países signatarios  del anterior  acuerdo, firmaron  el Tratado de Roma   el  25 de Abril de 1957 constituyéndose  la  Comunidad Económica  Europea (CEE), con la finalidad de  crear una  unión aduanera  para todas las mercancías, personas, capitales y servicios, con un desarme arancelario de los países  que la integraban  y la puesta en marcha  de una política común  agrícola. Era  un proyecto ambicioso  que   fue  avanzando paulatinamente, complementándose  con otros   instrumentos  financieros (Fondos Estructurales, Fondos de Desarrollo Regional, Fondos Sociales y Fondos de Cohesión)  además  del Banco Europeo de Inversiones, en el año 1958,  cuya finalidad era la financiación de proyectos   de los  Estados miembros. A los países fundadores  se unieron  Reino Unido, Suecia, Finlandia, Dinamarca, España y Portugal, años más tarde.

El proceso de  unificación  de Europa  se aceleró  tras la aprobación  del Tratado de la Unión Europea  el 7 de Febrero de 1992  en Maastricht, en el que   se preveía  un calendario  para crear una Unión Monetaria  a la que podían acceder  los países miembros  que cumpliesen determinados  requisitos. Asimismo  se  creaba una competencia  europea  en materia   de política Exterior y Seguridad, así como  de Justicia e Interior. La unidad monetaria  propuesta  en el Informe Delors  varios  años antes se denominó  Euro  y entró en vigor  en Enero del año 2002. Para gestionar  esta  Unión Monetaria era necesario  unificar las políticas monetarias  de los  Estados miembros de la Unión Europea y con esta finalidad se creó  el Banco Central Europeo  en el año 1998  que junto con los Bancos  Centrales   nacionales,  formarían el Sistema Europeo  de Bancos Centrales. El BCE  tiene  encomendadas  las funciones de emisión  del dinero  en euros, fijar los tipos de interés, inyectar o retirar liquidez del sistema, intervenir  en el mercado de bonos y obligaciones,  supervisar  los Bancos  y entidades financieras  del sistema,  con la colaboración de los Bancos Centrales  nacionales  y  preservar la estabilidad de los  precios. Finalmente   la firma del Tratado de Lisboa el 13 de Diciembre de 2007 ( denominado tratado de Funcionamiento de la Unión Europea ) regula la estructura y el funcionamiento de las instituciones europeas, reajustando  algunas competencias a favor del Parlamento  y su relación con los  27  miembros que la integran, aunque no vincula  la normativa  relativa  a la Unión Monetaria  a aquellos  países  que no forman parte de la misma.

La Cooperación Económica de los Países del Este

Las economías  de los países  del Este, bajo las directrices de la Unión Soviética, se integraron en el Consejo  de Asistencia Económica Mutua (CAEM o COMECON)  constituido  en Moscú   el  21 de  Enero de 1949, como alternativa  al Plan Marshall y a la Organización  Europea de Cooperación Económica (OECE),  que llevaba   dos años  constituidos En el CAEM  se integraron  además de la Unión Soviética los países ocupados por  el ejército soviético: Polonia, Hungría, Rumanía, Checoslovaquia, Bulgaria, Albania  y años después la República Democrática  Alemana , la República Popular de Mongolia y Cuba. Este organismo  de coordinación  económica  se inspiraba  en los siguientes principios:

a).- La soberanía de los Estados miembros en materia de  organización y gestión económica y la limitación del poder del  CAEM, al no estar cedidas por los Estados miembros.

b).- La igualdad de derechos  de los Estados miembros, en virtud de la cual,  cada uno de los Estados tienen tiene un sólo voto, no ponderado, independientemente de su  dimensión. 

c).- La defensa del interés particular  de cada uno de los Estados, prevalece  sobre los acuerdos  adoptados, al no ser éstos vinculante. Se  adoptaba el criterio de la unanimidad, lo que dificultaba y retrasaba la gestión  de los  proyectos.

d).- Se antepone   la ayuda mutua y el interés común, al interés comercial  particular  de los estados  miembros.

Tras el fallecimiento de  J. Stalin, el CAEM  reforzó   su  organización  y funcionamiento   con la aprobación      de sus Estatutos  en el año 1959. En esta reforma   estatutaria  se definen claramente los objetivos del CAEM:

“ El CAEM tiene por objeto contribuir  mediante la unificación y la coordinación de os esfuerzos de los paises miembros, a profundizar  y perfeccionar  la colaboración, y a desarrollar  la integración económica socialista,  a desarrollar  planificadamente la economía  nacional, a acelerar rl progreso económico y técnico de   dichos países..,”

 A partir de esta reforma y de la iniciativa de su Comité  Ejecutivo,  se constituyó el Banco Internacional  de   Cooperación  Económica ( BICE )  en el año 1964, con sede  en Moscú. Sus funciones, similares  al  FMI,  eran  la concesión  de créditos a medio y largo plazo para financiar  los déficits   comerciales entre los Estados miembros que posteriormente  amplió a  créditos  a corto plazo. Sin embargo  las  limitaciones  del BICE, orientado  a financiar  los déficits comerciales,  llevó a la creación   del Banco  Internacional de Inversiones ( BII ), con funciones   igualmente parecidas  al BIRD  ( hoy día Banco Mundial) y al Banco Europeo de Inversiones (BEI) destinado a financiar proyectos de inversión en los que estuviesen interesados los países  integrantes del CAEM.

Este bloque de países,  siguieron el modelo soviético,  dando prioridad  a los sectores  industriales  básicos con el objetivo  de impulsar su modernización y potenciar las infraestructuras, la industria aerospacial, la siderometalurgia, la defensa y  la química, tras  la dura experiencia vivida en la Segunda Guerra Mundial.  La agricultura colectivista,   que  admitió  pequeñas explotaciones familiares,  estaba sometida  a los objetivos y control de producción, distribución y precios de la la planificación  central  del Estado, como lo eran también  el conjunto de la economía. Los resultados   de  varios años posteriores al final de la  guerra, fueron importantes  para el sector industrial, aunque   subestimaron  las necesidades de consumo de la población  y  amplios sectores   sociales que   no  alcanzaron  niveles de bienestar aceptables en la década de los  50  y 60 por causa de los niveles de pobreza.










Jerónimo Sánchez Blanco, es Doctor en Derecho, Licenciado en Ciencias Políticas y Ex Diputado Constituyente.
Vaya desde aquí nuestro más sentido agradecimiento por honrarnos con sus colaboraciones.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: