GUERRA y PAZ en UCRANIA (4). Alianzas de defensa. OTAN

Tmp. máx. lect.: 8 min.

Capítulo IV: Alianzas de defensa. OTAN

Por Jerónimo Sánchez Blanco

El clima de desconfianza aumentó  entre los aliados, en los años  inmediatos  al término de la contienda,(1939-1945),  pese a las buenas intenciones  y declaraciones  firmadas en el momento de la  constitución de  Naciones Unidas en San Francisco,  durante  el verano de 1945,  y con anterioridad  en Bretton Woods en 1944, con la creación de  los potentes instrumentos financieros para  impulsar  un nuevo Orden  Monetario:  el Fondo Monetario Internacional  (FMI)  y el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD). En ese contexto, se firmó  en Washington   el 4 de Abríl de 1949 el Tratado del Atlántico Norte (  OTAN ) por los  siguientes paises: EEUU, Canadá, Francia, Reino Unido, Italia, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Paises Bajos, Portugal, Luxemburgo e Islandia.  En los años siguientes  se adhirieron  Turquía, Grecia  y Alemania. Su preámbulo es una clara manifestación de  respaldo a los fines de Naciones Unidas, así como  la  búsqueda de la paz, la libertad, la democracia, las libertades individuales  y el imperio de la ley.

«…Las Partes de este Tratado reafirman su fe en los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y su deseo de vivir en paz con todos los pueblos y todos los Gobiernos. Decididos a salvar la libertad, la herencia común y la civilización de sus pueblos, basados en los principios de la democracia, las libertades individuales y el imperio de la ley. Deseosos de promover la estabilidad y el bienestar en la zona del Atlántico Norte. Resueltos a unir sus esfuerzos para la defensa colectiva y la conservación de la paz y la seguridad. Acuerdan, en consecuencia, esta declaración de principios:
Las Partes se comprometen, tal y como está establecida en la Carta de las Naciones Unidas, a resolver por medios pacíficos cualquier controversia internacional en la que podrían verse implicadas de modo que la paz y seguridad internacionales, así como la justicia, no sean puestas en peligro, y a abstenerse sus relaciones internacionales de recurrir a la amenaza o al empleo de la fuerza de cualquier forma que resulte incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas…»

Es generalmente  aceptado  que  la OTAN  era  inicialmente  una alianza   política,   que    desarrolló y consolidó  una estructura   militar,  a raíz  de   la guerra de Corea   durante los años  1950-1953, en la  que  Corea del Norte  invadió  Corea del Sur, recuperando ésta  su territorio  gracias  a la intervención de EE UU. No obstante,  los artículos 5 y 6 del Tratado  de la OTAN  definen las condiciones  para  actuar  militarmente:

«Las Partes acuerdan que un ataque armado contra una o más de ellas, que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas, y en consecuencia, acuerdan que si tal ataque se produce , cada una de ellas, en el ejercicio del derecho de legítima defensa individual o colectiva reconocida por el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, ayudará a la Parte o Partes atacadas, adoptando seguidamente, de forma individual y de acuerdo con las otras Partes , las medidas que juzgue necesarias, incluso el empleo de la fuerza armada, para restablecer la seguridad en la zona del Atlántico Norte. Cualquier ataque armado de esta naturaleza y todas las medidas adoptadas en consecuencia serán inmediatamente puestas en conocimiento del Consejo de Seguridad.»

A efectos del artículo 5, se considerará ataque armado contra una o varias de las Partes, el que se producirá:

«Contra el territorio de cualquiera de las Partes en Europa o en América del Norte, contra los d departamentos franceses de Argelia 3 , contra el territorio de Turquía o contra las islas bajo la jurisdicción de cualquiera de las Partes en la zona del Atlántico Norte del Trópico de Cáncer. Contra las fuerzas, buques o aeronaves de cualquiera de las Partes que se hallen en estos territorios, así como en cualquier otra región de Europa en la que estuvieran estacionadas fuerzas de ocupación de alguna de las Partes en la fecha de entrada en vigor del Tratado, o que se encuentre en el Mar Mediterráneo o en la región del Atlántico Norte al norte del Trópico de Cáncer»

En las últimas  tres décadas  las intervenciones militares  de la OTAN  más relevantes han sido:

  • En la guerra de Yugoslavia del año 1994. A raíz de la desintegración de la URSS  las tensiones entre los grupos étnicos (serbios, bosnios, croatas y eslovenos) que  habían convivido  en  Yugoslavia en 1992, aumentaron y condujeron  a enfrentamientos  violentos  y a la  declaración de independencia  de   Eslovenia y Croacia.  La violencia  aumentó  considerablemente  en Bosnia-Herzogovinia, especialmente   de los serbios y croatas sobre los bosnios, violándose   las resoluciones del Consejo de Seguridad  para detener  la guerra, por serbios y croatas, hasta que  el 28 de Agosto de 1994  explotó  una  bomba  lanzada por los serbios  en el mercado de Sarajevo, donde murieron  decenas  de bosnios musulmanes.  De inmediato,  el Secretario General de Naciones Unidas,  solicitó  ayuda a la OTAN para que actuase  militarmente, hasta entonces reticente  a intervenir, que inmediatamente  empezó a bombardear   los posiciones militares   serbias, que finalmente se rindieron en Diciembre de 1994  y se llegaron a firmar  los acuerdos de Dayton.

  • En la guerra de  Serbia y Kosovo del año 1999.La supresión del estatus  de autonomía  que tenía la región de  Kosovo, dentro de la República  Federal de Yugoslavia, siendo presidente  Milosevic, en el año 1989  dio lugar   al aumento  del nacionalismo  independentista  de Kosovo  y a la   formación del Ejército de Liberación de Kosovo  que se enfrentó al ejercito de Serbia, iniciándose  una limpieza  étnica  de la población  kosovar  instigada  por  el ejército serbio. En este contexto,   los países de la OTAN  estaban divididos,  pero  la presión de EEUU a favor de la intervención  y  el millón de personas entre refugiados y desplazados, llevó a la intervención militar  de la OTAN en la primavera  de 1999, en este conflicto, aunque no medió  resolución alguna del Consejo de Seguridad.

  • En la guerra civil de Libia de 2011.La represión  desencadenada   por  el coronel   Gadafi  a principios del año  2011,  cuando se inició  la  llamada primavera árabe  con la caída de los  Gobiernos de  Egipto  y Túnez,  contra las protestas de  sectores  de la población  civil  y  la  insurrección   de  sectores del ejército que se sumó  a las protestas,  llevó  a que  el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas  aprobase  una resolución instando  a la protección de loa población  civil  y a poner  los medios necesarios para  poner fin  a  a la  violencia  que estaba   llevando a cabo  el ejército leal  a Gadafi.  La acción  autorizaba  a que  se garantizase una  exclusión del espacio aéreo  del territorio  y a proteger  a la población civil, aunque suscitó dudas el alcance  de las medidas directas  de la OTAN  contra el ejercito  leal  al régimen de Gadafi, que finalmente  fue  derrotado  en el Otoño  de 2011.

  • En la pacificación de Afganistán  en los años 2003-2020. Las acciones terroristas  llevadas a  efecto  por  Al Qaeda  en  Nueva York y en Washington  el 11 de Septiembre de 2001 (y posteriormente  en Londres  y Madrid   a manos de  grupos vinculados a  Bin Laden)  crearon  un estado de  desconcierto y miedo  en  la opinión   pública   occidental y en los   Gobiernos   afectados.  Inicialmente  las acciones  militares en el Otoño de 2001   no fueron  llevadas  a efecto por la OTAN, sino   por  EEUU y Reino Unido  bombardeando  las montañas  de Afganistán donde   los servicios de inteligencia  consideraban que se escondía  Bin Laden, con la protección de  las grupos  y autoridades  taiwanesas. La OTAN  se hizo  cargo  de la  misiones  de pacificación  en Agosto de  2003, una vez   que  EEUU  dio por finalizada las misiones militares. La presencia  militar  de la OTAN (ISAF) a la que se otorgó   la dirección y coordinación  de los contingentes  militares  con la finalidad de  ayudar a  reconstruir Afganistán, con numerosos  hostigamientos   talibán,  finalizó  tras la retirada, acordada y negociada por  EEUU  bajo la presidencia de Donald Trump, con los talibanes  en el año  2020  y llevada  a efecto en el Otoño de 2021, bajo la presidencia de J. Biden.

Algunas han sido  discutidas y criticadas,  al no cumplir las condiciones  previstas en el artículo  1, 5 y 6 del Tratado  del Atlántico Norte. La OTAN y los socios mas beligerantes, consideraron que concurrían  razones   humanitarias, excepcionales  que justificaban  la intervención  militar   para proteger  a la población  civil, con  el respaldo de Consejo de Seguridad   en varias  de  aquellas.






Jerónimo Sánchez Blanco, es Doctor en Derecho, Licenciado en Ciencias Políticas y Ex Diputado Constituyente.
Vaya desde aquí nuestro más sentido agradecimiento por honrarnos con sus colaboraciones.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: