Hace 50 años: el «Instituto Fe y Secularidad» (1)

Tmp. máx. lect.: 7 min.

Hace 50 años, en 1972, se inicia la «Edad de Oro» del INSITITUTO FE Y SECULARIDAD de Madrid (1)

Por Leandro Sequeiros San Román

El Instituto Fe y Secularidad (1967-2002) representó una plataforma eclesial clave para el diálogo cristianismo-increencia durante la segunda mitad del siglo XX en España.  La organización y desarrollo de las “Jornadas Fe Cristiana y cambio social en América Latina” supusieron su internacionalización. Dos décadas después de su cierre incomprensible, el archivo de la institución continúa siendo un territorio tan inexplorado como de interés para calibrar más certeramente el peso del proceso de secularización en España. Desde nuestro punto de vista, los 20 años que discurren entre 1972 y 1992 pueden ser considerados la “edad de oro” de Fe y Secularidad.

Introducción

El Instituto Fe y Secularidad, creado en 1967 por la Compañía de Jesús en España, supuso una plataforma de reflexión privilegiada en torno al profundo cambio cultural y religioso que se efectuó con el traspaso desde una España nacionalcatólica hacia una sociedad aconfesional y aceleradamente secularizada.

El inicio de los años 70 del siglo XX supuso el inicio de edad de Oro del Instituto, cuando los jesuitas José Antonio Gimbernat y Alfonso Álvarez Bolado aceptaron ser los coordinadores de unas Jornadas que los llevaron muy lejos. Junto con el Instituto Misionológico de Bérriz organizaron y llevaron a cabo las jornadas «Fe Cristiana y Cambio social en América Latina» (El Escorial, julio de 1972).

El Instituto Fe y Secularidad

Durante 35 años, el Instituto Fe y Secularidad  fue un referente en toda España de las relaciones entre la Iglesia y la secularización. Pero hubo veinte años (1972-1992) durante los cuales su luz brilló con más intensidad. A estos años hemos llamado “la edad de oro”. Los primeros cinco años de vida (1967-1972) fueron de tanteos previos. Y los últimos diez años (1992-2002) pueden considerarse inadaptación a una sociedad cambiante y a la que no supo o no pudo dar respuestas. 

Pero tenemos fuentes: un documentado artículo de Rafael Ruiz Andrés, profesor del Instituto Universitario de Ciencias de las Religiones Universidad Complutense de Madrid, titulado “Dialogando con la secularización: el Instituto Fe y Secularidad (1967-2002)” –  Ayer 125/2022 (1): 323-350 indaga sobre el papel que representó en el escenario de la transición política y religiosa de España.

El Instituto Fe y Secularidad fue disuelto por la Compañía de Jesús hace ya 20 años,  en el año 2002. Con su desaparición, la Iglesia y la Compañía de Jesús ha dejado de estar presente en las fronteras de las filosofías de las culturas, de las ciencias y de las religiones. Y esta desaparición no solo ha dejado un vacío intelectual a nivel europeo, sino que ha originado un abismo de silencio  en los discursos sobre Europa como espacio histórico, cultural y político.

En el caso de España los jesuitas tuvieron la gran intuición de empujar la reapertura de la Iglesia hacia Europa, sobre todo mediante el Instituto Fe y Secularidad.  El Instituto representó una respuesta a los retos planteados por el Concilio Vaticano II en 1967.

Fe y Secularidad formó una nueva generación de intelectuales que aspiraba a renovar tanto la sociedad española como la Iglesia católica mediante una europeización del mundo cultural y académico en España. Uno de sus enfoques más importantes se centraba en la idea de la paz en Europa.

Dar respuestas de mañana a los problemas de hoy

El análisis del presente estudio se centrará en las ideas de convivencia, diálogo, encuentro y aceptación de los dos Jesuitas fundadores y primeros directores del  Instituto Fe y Secularidad,  Alfonso Álvarez Bolado SJ (1928-2013) y José Gómez Caffarena SJ (1923-2013).

El 7 de mayo de 1965, cuando la Congregación General 31 de la Compañía de Jesús, inicia sus tareas en Roma, todavía faltan siete meses para la conclusión del Concilio Vaticano II. El padre Pedro Arrupe, de 57 años, será elegido en ella como Prepósito General el 22 de mayo iniciando una corriente de renovación de corte progresista sin precedentes. Este texto de Pedro Arrupe (1907-1991) es significativo: «No tengo miedo al nuevo mundo que surge. Temo más bien el que los jesuitas tengan poco o nada que ofrecer a este mundo, poco que decir o hacer que pueda justificar nuestra existencia como jesuitas. Me espanta que podamos dar respuestas de ayer a los problemas de mañana. No pretendemos defender nuestras equivocaciones, pero tampoco cometer la mayor de todas: la de esperar con los brazos cruzados y no hacer nada por miedo a equivocarnos«. (Pedro Arrupe sj)

Por eso, Fe y Secularidad quiso dar respuestas de mañana a los problemas de hoy. Anticiparse proféticamente a la realidad. En el actual contexto académico, protagonizado por voces como el filósofo Jürgen Habermas, el antropólogo saudí-norteamericano (nacido en 1932) Talal Asad, el mexicano Pablo Gonzalez Casanova o el filósofo social Charles Taylor (Montreal, 1932), una parte fundamental del énfasis se ubica en la necesidad de ahondar en las raíces genealógicas del proceso desde una concepción más plural y menos unívoca.

De este modo, los investigadores que abordan el tema de la secularización hoy subrayan más claramente la necesidad del estudio del caso concreto, en su realidad sociohistórica particular (como el historiador y filósofo francés Jean Bauberot) y con el objetivo de reconstruir el proceso desde las distintas trayectorias históricas frente a décadas de debate en las que ha primado el planteamiento inverso: el caso concreto se adaptaba a una teorización general previamente estipulada y construida a partir de una idea de modernidad compleja para el estudio histórico.

A pesar de las posibilidades que las nuevas aproximaciones brindan a la historiografía, la secularización ha sido un concepto más incorporado genérica y tangencialmente dentro de los procesos de cambio del siglo XX que analizado en toda su profundidad sociohistórica, aunque contemos con las notables excepciones —entre otras— de la socióloga Jane H. McLeod, el historiador y politólogo francés René Remond y el historiador escocés experto en secularización, Callum G. Brown o las publicaciones surgidas, en el caso español, en torno a Feliciano Montero  (Guijo de Granadilla, 1948-Madrid, 2018) que fue un historiador y profesor español, especializado en el estudio del catolicismo social. y Julio de la Cueva  (Santander, 1964) ​ un historiador español, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha​ y autor de varios estudios sobre el anticlericalismo en España.



LEANDRO SEQUEIROS SAN ROMÁN nació en Sevilla en 1942. Es jesuita, sacerdote, doctor en Ciencias Geológicas y Licenciado en Teología. Catedrático de Paleontología (en excedencia desde 1989). Ha sido profesor de Filosofía de la Naturaleza , de Filosofía de la Ciencia y de Antropología filosófica en la Facultad de Teología de Granada. Miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Zaragoza. Asesor de la Cátedra Francisco Ayala de Ciencia, Tecnología y Religión de la Universidad Pontificia de Comillas. Presidente de la Asociación Interdisciplinar José Acosta (ASINJA).Es autor además, de numerosos libros y trabajos que se ofrecen gratuitamente en versión digital en BUBOK.
En la actualidad reside en Granada continuando sus investigaciones y trabajos en torno a la interdisciplinaredad, el diálogo Ciencia y Fe y la transdisciplinariedad en la Universidad Loyola e intentando relanzar y promover la Asociación ASINJA que preside. Un nuevo destino después de trabajado solidariamente ofreciendo sus servicios de acompañamiento, cuidado y asesoramiento en la Residencia de personas mayores San Rafael de Dos Hermanas (Sevilla)
El presente artículo fue publicado originalmente en FronterasCTR el 9 de marzo de este año 2022.
     La persona de Leandro Sequeiros es un referente de testimonio evangélico, de excelencia académica, de honestidad y rigor intelectual de primer orden. Vaya desde aquí nuestro agradecimiento más sentido por honrar con sus colaboraciones este humilde sitio y nuestro más sincero deseo que se recupere definitivamente pronto y podamos celebrar con alegría y esperanza su 80 cump0leaños. ¡ Adelante siempre querido Maestro !.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: