KRISIS

Karma, fe y bendición (y 10): la Ley de la Inspiración

Tmp. máx. lect.: 9 min.Tmp. de Meditación 8 min.

Por Juan Miguel Batalloso Navas

Espiritualidad fecunda

Como todo el mundo sabe, la palabra «inspiración» tiene dos significados. El primero de ellos es el relativo a la respiración, que está constituida por dos movimientos. El de «inspiración» o de coger aire para que llegue a nuestros pulmones el oxígeno necesario para alimentar nuestras células y el de «espiración» consistente el expulsar el aire cargado de dióxido de carbono. Se trata sin duda de un proceso automático e involuntario que está regulado por nuestro sistema nervioso central y por tanto lo hacemos de manera inconsciente y autorregulada

El segundo significado hace referencia a los pensamientos e ideas que nuestra mente produce o genera llevándonos a imaginar, proyectar, diseñar y en definitiva a «crear» algo nuevo. En consecuencia, la inspiración así entendida, está en la base y en la raíz de cualquier proceso creativo, ya sea artístico, científico, tecnológico o de cualquier otra índole. Así pues, inspiración y creatividad son capacidades humanas que unidas a otras de carácter cognitivo e intuitivo nos permiten crear y re-crear, no solo nuevas ideas y pensamientos, sino también inventar y realizar nuevos objetos.

Para los budistas, la Ley de la Inspiración que denominan como «Ley de la importancia y la inspiración» está indisolublemente ligada a todas las demás Leyes del Karma, en consecuencia no puede interpretarse aislada e independiente de todas las demás. No podemos esperar entonces, que surja inspiración si no hemos desarrollado nuestras capacidades de enfoque y concentración, discernimiento y análisis, esfuerzo sostenido, desapego por los resultados y sobre todo una actitud mental de calma, sosiego, serenidad, paz interior y sobre todo amor por la tarea que en cada momento presente estamos realizando. Esto no significa a mi juicio, que necesariamente tengamos que estar plácidamente calmados para que de pronto, como caida del cielo, nos surja una idea nueva, dado que en la inspiración también intervienen estados emocionales que implican un cierto nivel de deseo, preocupación, ansiedad, estrés y por supuesto de interés, motivaciones intrínsecas y en definitiva de amor apasionado.

En cualquier caso y para facilitar la inspiración y la creatividad, siempre será mucho mejor desapegarnos de nuestros condicionamientos y factores estresores e intentar de rodearnos de un ambiente interno y externo de calma y sosiego, huyendo desde luego de los tóxicos e insoportables ruidos mediáticos que a todas horas bombardean nuestra mente. Unos ruidos, que en la gran mayoría de los casos se realizan de forma deliberada por la llamada «industria de la conciencia» de la que ya nos alertaba la Escuela de Frankfurt o la también denominada «máquina del fango» témino acuñado por Umberto Eco con el fin de hacernos sentir, pensar o actuar de una determinada manera siempre favorable a los intereses de los grupos y sectores sociales más poderosos y dominantes.

En cuanto a la creatividad, cuando pensamos en ella a partir del sentido común, generalmente nos viene la idea de algo nuevo, sin embargo no todo lo nuevo es realmente nutritivo, adecuado y eficaz para resolver un problema o satisfacer una necesidad. Por tanto cuando hablamos de creatividad es necesario que precisemos el hecho del valor de la novedad de algo anteriormente inexistente y que no es una mera repetición de nada anterior. El concepto llave de la creatividad es el valor original y de utilidad de lo nuevo para satisfacer una necesidad, resolver un problema o simplemente satisfacer una motivación intrínseca.

Para Robert Sternberg, uno de los más relevantes estudiosos de la creatividad todo trabajo creativo requiere la aplicación y el equilibrio de tres habilidades: habilidad sintética, habilidad analítica y habilidad práctica. Esto es así porque todo pensador creativo es siempre capaz de establecer conexiones entre las cosas, capaz de analizar y evaluar buenas ideas y capaz de transferir sus buenas ideas de la teoría a la práctica y viceversa. Estas habilidades son todas muy importantes para que el sujeto creativo sea capaz de demostrar y convencer a otros de la validez de sus inventos.

No existe un perfil único de rasgos que caractericen a las personas consideradas creativas, aunque algunas cualidades o indicadores funcionales puedan estar más presentes en individuos considerados más creativos que otros y que deben ser observados. Entre ellos podemos considerar la flexibilidad estructural en relación a sus mecanismos internos y las acciones desarrolladas; apertura a nuevas experiencias; desinhibición y gran motivación interna para realizar algo.

Diversos estudios han puesto de manifiesto que la creatividad se pone en marcha a partir de la capacidad de implicación del sujeto en la tarea a ser ejecutada, pero más como algo que integra la personalidad entera del individuo como un todo en el momento de la realización de algo y esto sucede, entre otras razones, como producto de la optimización de sus capacidades asociada a una gran motivación interna para realizar algo significativo.

Además de los aspectos motivacionales de la personalidad creativa, es necesario también tener en cuenta, su capacidad de entrega a la obra, es decir, su esfuerzo amoroso y sostenido, asociado a una gran capacidad de abstracción, de síntesis, de intuición, de autonomía e independencia en relación a las opiniones ajenas. Para que la personalidad creativa pueda expresarse, es necesario que no existan bloqueos mentales y tampoco emocionales, que haya apertura a nuevas experiencias, así como una mayor sensibilidad y capacidad de percepción del mundo y de sus procesos evolutivos.

Así,  a partir de esta perspectiva, el desarrollo de la creatividad va mucho más allá de los mecanismos de procesamiento de información y de las habilidades cognitivas, para instalarse en los espacios psicológicos generadores de flujo, productores de bienestar y de esa especial sensación de felicidad que está presente en cualquier proceso de autorrealización o de hacer aquello para lo que estamos especialmente preparados y en lo que realmente llegamos a ser nosotros mismos. En consecuencia, desarrollar la creatividad personal, ser creativo es en realidad una manera singular de afrontar las situaciones, conflictos, dificultades y problemas a los que la vida nos plantea.

Llegar a ser creativo, desarrollar permanentemente nuestras posibilidades de creatividad es entonces una finalidad esencial en el complejo y permanente proceso de maduración y desarrollo personal ya que la originalidad y singularidad de cada persona, es una característica insoslayable que tiene y debe ser siempre respetada y promovida.

En consecuencia una persona creativa es aquella que está en proceso de llegar a ser ella misma de forma enteramente original y única. Sin embargo esto no es cuestión de un día,  o de una o varias ocurrencias puntuales, sino más bien de una actitud abierta a nuevas visiones y formas de observar, comprender e interpretar la realidad. Requiere por tanto de una actitud de apertura, flexibilidad y también de aceptación y utilización de las consecuencias y recursos de aprendizaje que brinda la práctica ya se presente en forma de éxito o de fracaso.

Consiste, de acuerdo con Abraham Maslow, en ser capaz de vivir el presente renunciando a los resultados de la acción, renunciado al futuro en el sentido de no ser esclavo de las metas, sino de ser completamente libre y estar completamente concentrado y atento a la acción en ese sentido taoísta que Lao-Tsé nos informa cuando afirma que «…el hombre de conocimiento produce pero no posee, produce pero no se apropia y hecha la obra no permanece en ella…». Al mismo tiempo esto significa adoptar una actitud esencialmente positiva, espontánea, confiada, sin miedo, e incluso ingenua, pero acompañada también de «…fortaleza, coraje, obstinación, independencia, autosuficiencia (…) de máxima expresividad de la singularidad y de fusión de la persona con el mundo…» 1 Ref.MASLOW, A.; 2008: 93 y 98

Esta actitud, en otros términos implica desarrollar la capacidad de atención, concentración antes, durante y después de la acción, así como nuestra sensibilidad ante situaciones, problemas y dificultades; estar siempre abiertos a la adopción de nuevas visiones, nuevas perspectivas y enfoques para abordar los problemas; ser flexibles e independientes de campo; estimular la generación y producción de ideas a partir del pensamiento divergente; participar, contribuir y disfrutar en experiencias lúdicas y estéticas; ser capaz de producir y generar ideas, etc. capacidades y habilidades, que como puede observar, el lector que haya seguido estos artículos son perfectamente concordantes y coherentes con las Leyes del Karma.

En cuanto a la inspiración, como fenómeno psíquico de carácter intuitivo y enteramente original que inicia cualquier proceso creativo, simplemente decir que una mentre ofuscada, desperdigada, desorientada y presa de númerosos estímulos, apegos y dependencias lo tendrá muy difícil. Y más difícil todavía, si esa mente está enteramente dominada por emociones negativas tales como el miedo, la ira, el resentimiento, la envidia o la venganza. De aquí la imperiosa necesidad de aprender a hacer silencio en nuestra mente, silencio que nos permitirá alcanzar estados mentales cada vez más sosegados, serenos, pacíficos y de aceptación, algo por cierto que puede hacerse mediante la práctica sostenida de cualquier tipo o modalidad de meditación, como por ejemplo, la meditación creativa con imágenes, de la que ofrezco aquí una muestra de 8 minutos.

Línea LOTO de paz

Juan Miguel Batalloso Navas, es Maestro de Educación Primaria y Orientador Escolar jubilado, además de doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Sevilla, -España–.
Ha ejercido la profesión docente durante 30 años, desarrollando funciones como maestro de escuela, director escolar, orientador de Secundaria y formador de profesores.
Ha impartido numerosos cursos de Formación del Profesorado, así como Conferencias en España, Brasil, México, Perú, Chile y Portugal. También ha publicado diversos libros y artículos sobre temas educativos.
Localmente, participa y trabaja en la Asociación “Memoria, Libertad y Cultura Democrática” En la actualidad, casi todo su tiempo libre lo dedica a la lectura, escritura y administración del sitio KRISIS curriculum completo lo puedes ver AQUÍ.

Referencia

Referencia
1 MASLOW, A.; 2008: 93 y 98

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: