Dos hechos apabullantes que lo cambian todo (1)

DOS HECHOS APABULLANTES

Por Howard Richards

(Una traducción del cuarto capítulo de Howard Richards with the assistance of Gavin Andersson, Economic Theory and Community Development.  Lake Oswego OR: Dignity Press, 2022.)

          

Podemos lograr una comprensión bastante buena de cómo funciona la sociedad moderna, así como cómo cambiarla, si tenemos en cuenta dos hechos, que considero apabullantes:

  • Hecho apabullante 1 (HA1): La producción depende de las ganancias, no siempre, sino en la medida en que el sector dominante domina.

  • Hecho apabullante 2 (HA2): Existe un déficit crónico de demanda efectiva.

Para elaborar: la producción depende de las expectativas de ganancias, mientras que las expectativas de ganancias dependen de las expectativas de ventas. Además, como dijo una vez John Maynard Keynes: la debilidad del incentivo para invertir siempre ha sido el problema económico.1 Ref.John Maynard Keynes, The General Theory of Employment, Interest, and Money (Londres y Nueva York: Macmillan, 1936), p. 304..   Por supuesto. Las ganancias dependen de las ventas, mientras que las ventas tienden a retrasarse porque las personas se quedan con parte de su dinero en lugar de gastarlo. Y en general no hay garantía de que habrá suficientes ventas para justificar una determinada inversión, mucho menos una garantía de que habrá suficientes ventas para producir suficientes inversiones para producir el pleno empleo. Hay incluso menos garantías de que habrá empleo para aquellos que ya no se contabilizan como desempleados porque se han rendido y han abandonado la fuerza laboral: los excluidos, los desamparados.

Hay que detenerse unos momentos para sopesar la gravedad de este hecho apabullante.  Lo cambia todo.  El mundo –en la medida en que el sector dominante domina—no se mueve por amor.  No se mueve porque hay necesidades humanas.  No se mueve para preservar los delicados equilibrios de la naturaleza.  Se mueve por la rentabilidad, y la rentabilidad depende de las ventas.  Las ventas nunca son suficientes.  Por eso, la exclusión es permanente.

De hecho, se puede argumentar de manera convincente que existe una garantía de que no habrá suficientes ventas.2 Ref.Que las ventas insuficientes son una certeza matemática fue argumentado de manera persuasiva, un cuarto de siglo antes de la teoría de la preferencia por la liquidez de Keynes, por Rosa Luxemburg, The Accumulation of Capital (Londres: Routledge, 2008; 1913).  La evidencia aparente de lo contrario es ilusoria: es típico del tipo de ilusión a la que son propensas las metodologías positivistas. Nos referimos, por ejemplo, a la ilusión siguiente: a la ilusión que el pleno empleo en Suiza en la década de 1960 es una prueba de que puede haber un mercado laboral con pleno empleo estable. Aquella ilusión supone que existe una economía suiza independiente con un mercado laboral separado de la economía global. Es un error epistemológico tratar la economía suiza como una unidad de análisis separada cuando se mide el desempleo, buscando conocer sus causas. La ilusión empeora si se llega a la conclusión de que, si todos los países adoptaran políticas como las de Suiza en la década de 1960 todo el tiempo, todos los países podrían tener pleno empleo todo el tiempo.

A la luz de nuestros dos hechos apabullantes, se puede entender mucho, incluida la naturaleza homeostática del capitalismo (su capacidad para recuperarse cuando se perturba)3 Ref. Véase Howard Richards y Joanna Swanger, Dilemmas of Social Democracies (Lanham, MD: Rowman y Littlefield, 2006).el declive y la caída de la socialdemocracia,humillación estructural y frustración estructural (discutidas más adelante), así como los méritos de la organización ilimitada y la economía solidaria como estrategias efectivas de cambio social que pueden reemplazar estrategias ineficaces de cambio social.

Estos dos hechos apabullantes son generados por la realidad subyacente (la estructura) que los produce con tanta certeza como los choques de placas tectónicas generan terremotos. Un nombre conveniente, entre muchos, para esta realidad subyacente es la estructura social básica. A veces, la invisibilidad de esa estructura, tal que la llamamos ‘subyacente’, no se debe tanto a que las transacciones financieras en bancos distantes aparezcan lejos de la vida cotidiana.4 Ref.Véase Fernand Braudel, Civilization and Capitalism: 15th-18th Century, vol. 1 (Berkeley: University of California Press, 1992). como lo es el hecho de que la estructura  social y cultural que define la modernidad (el Tauschprinzip de Adorno y Horkheimer) está tan profundamente arraigada que se la asume inconscientemente.

Desde un punto de vista metodológico, llega un punto en el que tantos hechos encajan tan bien y tienen tantas aplicaciones prácticas que resulta irrazonable objetar que una idea como la estructura social básica (o la evolución de las especies) es una especulación arbitraria. Se vuelve irrazonable objetar, al estilo de Karl Popper o Willard van Orman Quine, que es sólo una de las innumerables teorías que se pueden hilar para «explicar» los hechos cuando los hechos que se van a explicar ya son evidentes. En cambio, resulta razonable concluir que el concepto de estructura social (o cultural) básica tiene una base ontológica en la forma en que son las cosas, aunque no pretende ser el único vocabulario adecuado para describirlo. «Lo dice como es».

Entre las consecuencias observables de esa estructura social (o cultural) básica se encuentran los dos hechos que destacamos. Los llamamos apabullantes por su apabullante amplitud de aplicación. En términos del realismo crítico, son objetos de ciencia intransitivos existenciales.5 Ref.Howard Richards, «Sobre los objetos intransitivos de las ciencias sociales (o humanas)«, Journal of Critical Realism, vol. 17 (2018), págs. 1-16.La razón por la que la teoría de la evolución y nuestros hechos apabullantes lo dicen como es, es que de hecho es así, y sigue siendo así mientras la gente habla de ello de diferentes maneras. La palabra ‘existencial‘ se agrega con respecto a nuestros Hechos Apabullantes porque en su caso (como en el caso de los hechos sociales de Durkheim) fueron, a lo largo de la historia, creados por seres humanos.  Aunque sean creaciones humanas, igual existen como hechos duros que se imponen. 

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado este artículo, seguramente te interesarán también los temas de KRISIS: Educación, Conciencia, Derechos Humanos, Historia, Política, Espiritualidad, Poesía, Filosofía, Sabiduría, Democracia, Cultura, Memoria Histórica, etc. Por tanto y si deseas recibir todas las novedades en tu email, puedes suscribirte aquí y las recibirás puntualmente.



HOWARD RICHARDS nació en Pasadena (California) en 1938. Es un filósofo de las Ciencias Sociales que trabaja con los conceptos de «estructuras culturales básicas y reglas constitutivas» .
        Posee el título de Profesor Investigador de Filosofía en Earlham College , una universidad de artes liberales de Richmond, Indiana , Estados Unidos, la Quaker School donde enseñó durante treinta años.
        Se retiró de Earlham College, junto con su esposa Caroline Higgins en 2007, y se convirtió en profesor investigador de filosofía.
        Tiene un doctorado. en Filosofía de la Universidad de California, Santa Bárbara; un Juris Doctor de la Facultad de Derecho de Stanford; un Certificado Avanzado en Educación (ACE) de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y un Ph.D. en Planificación Educativa del Instituto de Estudios en Educación de Ontario (OISE), Universidad de Toronto , Canadá.
        Ahora enseña en la Universidad de Santiago, Chile y tiene trabajos continuos en la Universidad de Sudáfrica (UNISA) y el programa de la Escuela de Graduados en Negocios de la Universidad de Ciudad del Cabo .
        Es fundador del Programa de Paz y Estudios Globales y co-fundador del Programa de Gestión Empresarial y Sin Fines de Lucro en Earlham.
         Su extraordinario y meritorio curriculum lo tienes a tu disposición AQUÍ
         Personalmente lo conocí y tuve la oportunidad de conversar con él en varias ocasiones en mis dos estancias en Chile durante 2013 y 2014 quedando impresionado fuertemente por sus conocimientos, sus ideas económicas, sociales y educativas, pero sobre todo y muy especialmente por su sencillez, humildad y cercanía. Tenerlo aquí en KRISIS es sin duda un privilegio de primer nivel. Vaya desde aquí mi más sentido agradecimiento por participar y prestigiar con sus escritos este sitio de KRISIS, un espacio para la Educación y el Desarrollo de la Conciencia.

Referencia[+]

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: