Dos hechos apabullantes que lo cambian todo (2)

Tmp. máx. lect.: 10 min.

LA HUMILLACIÓN ESTRUCTURAL

Por Howard Richards

(Una traducción del cuarto capítulo de Howard Richards with the assistance of Gavin Andersson, Economic Theory and Community Development.  Lake Oswego OR: Dignity Press, 2022.)

          

La humillación es un concepto psicológico relevante para la teoría económica.  La humillación estructural es normal e inevitable, dada la estructura social básica actualmente dominante. Por ‘humillación’ queremos decir la humillación del orgullo, que crea mortificación o conduce a un estado de ánimo humillado. Es una emoción que siente una persona cuya estatus social ha disminuido o cuyo bajo  estatus social bajo  acaba de demostrarse públicamente.1 Ref.Estas palabras son del artículo de Wikipedia sobre humillación. Esta forma de pensar sobre la humillación como perdida del «estatus social» es una construcción derivada de la investigación psicológica intercultural, especialmente la de Evelin Lindner.2 Ref.Evelin Lindner, Humillación y conflicto internacional (Santa Bárbara, CA: Praeger, 2006); y otras obras del mismo autor.

En nuestras sociedades modernas se espera que las personas valgan por sí mismas y paguen sus propios gastos.  Se espera que mantengan a sus hijos. Se espera que se vistan bien. Pero hacer todo eso requiere vender su trabajo, y vender requiere compradores. Una cosa es estar dispuesto a trabajar. Otra es encontrar un comprador que te pague por trabajar. Tal como están las cosas, la estructura social básica genera personas que no venden su fuerza de trabajo, u otra cosa que necesiten vender para poder vivir con dignidad. Por lo tanto, no pueden mantener su estatus social y, por lo tanto, son humilladas.3 Ref.Omitimos escribir fuerza de trabajo en lugar de trabajo solo para simplificar el texto, no para expresar desacuerdo con el punto de Marx.

Nuestro punto de partida para construir el concepto de humillación estructural es el concepto de preferencia de liquidez de Keynes, tal como se expone en su Teoría General. Podríamos demostrar la inevitabilidad de la humillación estructural partiendo de las teorías de muchos economistas, ya que sostenemos que la humillación es una consecuencia de la estructura social básica que todos los economistas ortodoxos y muchos heterodoxos presuponen y estudian. Al elegir a Keynes, nos conmueve en parte el comentario de Roy Bhaskar de que el desempleo masivo de la década de 1930 proporcionó el «motor» para la demostración de Keynes de la posibilidad teórica del equilibrio del mercado con desempleo.4 Ref.Roy Bhaskar, A Realist Theory of Science (Londres: Verso, 2008 (1975, p. 246.)) El desempleo masivo era algo grande, algo estructural. Estaba sucediendo fuera de la gama de fenómenos que la economía clásica estaba dispuesta a ver. La ontología, lo que es, se inmiscuyó en la epistemología, la teoría del conocimiento. Un hecho apabullante recordó con fuerza a los estudiosos el principio de Heidegger de que la ontología debería determinar la epistemología, y no al revés.

Leemos las observaciones iniciales de Keynes sobre la insuficiencia de la demanda efectiva por preferencia de liquidez, que aparecen en los capítulos 2 y 3 de su Teoría General, como un encuentro con la estructura cultural básica del mundo moderno. En pocas palabras: nadie tiene que comprar si no quiere comprar. Como vimos antes en nuestro capítulo 3, Keynes vio los lentes defectuosos de la economía clásica cegada por la Ley de Say (la ley de que todo vendedor, incluido todo vendedor de trabajo, encontrará un comprador).  Keynes citó a Alfred Marshall en una nota al pie para afirmar esto.

Quizás porque Keynes nació demasiado temprano para beneficiarse de la filosofía de la ciencia realista crítica de Bhaskar, una filosofía que nació en 1974, Keynes deja que su esclarecedora visión de la estructura social que constituye HA2 se salga de foco en el próximo capítulo de Teoría General, que es el capítulo 4, sobre ‘la elección de unidades’. Cree que necesita números exactos para hacer un análisis causal. Siente que debe utilizar el cálculo diferencial, lo que finalmente logra hacer, al definir dCw / dYw como la propensión marginal a consumir. Para hacer que su definición de ‘ingreso’ arroje los números exactos que él cree que se requieren para vincular las causas con los efectos, lo vincula a las reglas que definen los ingresos seguidas por el Servicio de Impuestos Internos del Reino Unido en la década de 1930. De este modo, establece sus credenciales como científico al ajustarse a la filosofía de la ciencia predominante en su época. Sin embargo,5 Ref.Esta no fue la última de las grandes intuiciones estructurales de Keynes, ni fue la última vez que mezcló diversos métodos y modos de argumentación. fue un pionero quien creó las bases para  identificar lo que llamamos humillación estructural.

Aun así, hay algo más relevante para la humillación estructural que Keynes pudo haber vislumbrado, pero no comprendió: una idea esencial para nuestro argumento para reemplazar la ética liberal dominante por una ética realista de compartir y cuidar. Para preparar el escenario para este punto, llamamos a Adam Smith que testifique que existe una conexión esencial entre la ética individualista liberal y la teoría económica liberal. Considere estas famosas palabras de La Riqueza de las Naciones (1776): ‘No es de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero, que esperamos nuestra cena, sino de su consideración por sus propios intereses. No nos dirigimos a su humanidad, sino a su amor propio y nunca les hablamos de nuestras propias necesidades, sino de sus ventajas ”.6 Ref.Smith, Wealth of Nations, cerca del comienzo del cap. 2, libro. 1.

Aquí y en otros lugares, Smith es plenamente consciente de que la ideología económica tiene competidores que se dirigen a la humanidad y hablan de necesidades. Al construir su teoría económica, Smith argumenta en contra de ellos. Hace argumentos para desacreditar nociones tradicionales como el amor al prójimo. Se toma la molestia de responder a las personas que creen en las viejas normas comunitarias que hacen que los miembros de las comunidades sean responsables de satisfacer las necesidades de los demás. De hecho, en su obra anterior, Teoría de los Sentimientos Morales (1759), Smith hace todo lo posible para demostrar que, contrariamente a las normas tradicionales de parentesco y religión, no somos, después de todo, los guardianes de nuestro hermano o hermana, sino que somos ordenados por la divina providencia para perseguir nuestro propio interés.7 Ref.Para estudios detallados de La teoría de los sentimientos morales, de la teología de Smith y de cómo Smith se relaciona con las controversias teológicas de su época, ver los trabajos de Andrés Monares: Oikonomia, Economía Moderna, Economías (Santiago: Editorial Ayun, 2008); y Reforma e Ilustración, los Teólogos que Construyeron la Modernidad (Santiago: Editorial Ayun, 2012).Tomamos sus repetidos esfuerzos para justificar la ética liberal como evidencia de que sabía que los necesitaba para sustentar su teoría económica. Sin embargo, también se puede decir que dudaba de su propia teoría y nunca tomó una decisión tajante y sin matices. Como resultado, se puede encontrar un texto de Smith para defender más de un criterio ético.

Como han demostrado Karl Polanyi y sus colaboradores y seguidores, las sociedades con estructuras e ideologías no económicas suelen estar organizadas por normas de reciprocidad y redistribución.8 Ref.Karl Polanyi y col., Comercio y mercado en los primeros imperios (Nueva York: Free Press, 1957); Richard Wilk y Lisa Cliggett, Economies and Cultures: Foundations of Economic Anthropology (Boulder, CO: Westview Press, 2009); George Dalton, «Producción tradicional en las economías africanas primitivas», The Quarterly Journal of Economics, vol. 76 (1962), págs. 360–378; Paul Bohannan y George Dalton, Mercados en África (Evanston: Northwestern University Press, 1965).La idea de que la necesidad de una persona implica un deber de ayudar a esa persona que es vinculante para otros miembros de su clan o tribu, y la idea de que la seguridad alimentaria, la seguridad en la vejez y otros tipos de seguridad se pueden lograr mediante la reciprocidad y la redistribución son ideas viejas y sabias. No mueren fácilmente. Smith reconoce su poder cuando argumenta en su contra. Hicieron un regreso prometedor, pero ahora frustrado, en el siglo XX en la forma del estado benefactor.

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado este artículo, seguramente te interesarán también los temas de KRISIS: Educación, Conciencia, Derechos Humanos, Historia, Política, Espiritualidad, Poesía, Filosofía, Sabiduría, Democracia, Cultura, Memoria Histórica, etc. Por tanto y si deseas recibir todas las novedades en tu email, puedes suscribirte aquí y las recibirás puntualmente.



HOWARD RICHARDS nació en Pasadena (California) en 1938. Es un filósofo de las Ciencias Sociales que trabaja con los conceptos de «estructuras culturales básicas y reglas constitutivas» .
        Posee el título de Profesor Investigador de Filosofía en Earlham College , una universidad de artes liberales de Richmond, Indiana , Estados Unidos, la Quaker School donde enseñó durante treinta años.
        Se retiró de Earlham College, junto con su esposa Caroline Higgins en 2007, y se convirtió en profesor investigador de filosofía.
        Tiene un doctorado. en Filosofía de la Universidad de California, Santa Bárbara; un Juris Doctor de la Facultad de Derecho de Stanford; un Certificado Avanzado en Educación (ACE) de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y un Ph.D. en Planificación Educativa del Instituto de Estudios en Educación de Ontario (OISE), Universidad de Toronto , Canadá.
        Ahora enseña en la Universidad de Santiago, Chile y tiene trabajos continuos en la Universidad de Sudáfrica (UNISA) y el programa de la Escuela de Graduados en Negocios de la Universidad de Ciudad del Cabo .
        Es fundador del Programa de Paz y Estudios Globales y co-fundador del Programa de Gestión Empresarial y Sin Fines de Lucro en Earlham.
         Su extraordinario y meritorio curriculum lo tienes a tu disposición AQUÍ
         Personalmente lo conocí y tuve la oportunidad de conversar con él en varias ocasiones en mis dos estancias en Chile durante 2013 y 2014 quedando impresionado fuertemente por sus conocimientos, sus ideas económicas, sociales y educativas, pero sobre todo y muy especialmente por su sencillez, humildad y cercanía. Tenerlo aquí en KRISIS es sin duda un privilegio de primer nivel. Vaya desde aquí mi más sentido agradecimiento por participar y prestigiar con sus escritos este sitio de KRISIS, un espacio para la Educación y el Desarrollo de la Conciencia.

Referencia[+]

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: