KRISIS

Es preciso y oportuno revisar el principio democrático

Por Roberto Bertossi

Línea separadora decorativa de KRISIS

Línea separadora decorativa de KRISIS

Durante el fatídico 24 de marzo de 1976 cuando lo viejo no moría y lo nuevo tardaba en aparecer -un claroscuro en el cual reincidimos-, surgieron visible y cruelmente los monstruos antidemocráticos reflejados y personalizados entonces por execrables genocidas con sus fisgones y agentes civiles en todos los poderes. Reincidimos cuando la insatisfacción e incomodidad argentina han crecido desmesurada, denigrante y peligrosamente.

Entre nosotros, un 56,3% de los niños, niñas y adolescentes argentinos son pobres o indigentes en tanto el 65% de los menores de 17 años viven en hogares pobres, estructuralizando la infantilización de la pobreza e indigencia, abortos de una vernácula aporía política, democrática y republicana. Cuando la aflicción, el agobio, la insatisfacción y la incomodidad son tales, demasiada pobreza, indigencia y desigualdad estructural nos obligarían a revisar la política, la democracia y la república, dado que vivir y convivir en tan injusta e infeliz situación de corrupción, ineficiencias y privilegios, siempre encontrará su límite puesto que, naturalmente, sería imposible continuar negando (y permaneciendo) esta pésima realidad argentina, forzando procustamente que funcione.

Recaer en indignaciones ciudadanas espasmódicas, intelectuales o vulgares, seria caer en nuevos fetichismos como creer que la regla democrática “Una persona, un voto”, basta para asegurarnos el control democrático y satisfactorio para un buen vivir. Resulta imprescindible no solo que los ciudadanos tengan el derecho al poder, sino el deseo vívido, entusiasta y diligente de ejercerlo al margen de grietas y encrucijadas, en una democracia que cruje. Nuestros funcionarios al asumir juran ante su Dios y la Constitución Nacional, cumplir y hacer cumplir con la misma, autorizándonos a demandarlos “si así no lo hicieren”.

Lo cierto es que, en cincuenta años más menos, la conciencia colectiva percibe que esta democracia, esta política y esta república, no están realmente al “servicio de la soberanía popular” Muchos de aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan la nación, provincias y municipios como si fueran sus dueños, haciendo sentir autocráticamente tanto el riguroso peso de su autoridad como el padecimiento de sus abusos de poder; una autoridad que en democracia, sólo puede serles delegada exclusiva, excluyente y “provisoriamente” por el pueblo. En realidad ellos son nuestros empleados, no nuestros dueños; su poder y su autoridad le fueron o son delegados por nosotros, a quienes periódicamente deberían rendirnos cuentas, instruida, documentada y pormenorizadamente, tal cual correspondía según sabios, transparentes y justos juicios de residencia, (Un procedimiento judicial del derecho castellano e indiano, que consistía en que al término del desempeño del funcionario público se sometían a revisión sus actuaciones y se escuchaban todos los cargos que hubiese en su contra).

Una astuta e “inmortal” estirpe política, agotada y en crisis, tiene jaqueada nuestra democracia pero, fundamentalmente, nuestra confianza cívica y nuestro crédito ciudadano, todo lo cual agrietó y diluye legítimas expectativas ciudadanas, algo que las castas involucradas han logrado naturalizar abonando de tal modo, eventual y nefastamente nuevas crisis institucionales.

Finalmente, sin un cabal funcionamiento republicano, la solución del problema de la efectividad de la democracia no corresponde decisivamente a los juristas. Los juristas no podemos hacer otra cosa que proponer determinadas precisiones que aseguren una democracia formal en la medida que no sean obstáculos para una democracia posible, efectivamente disfrutable.

Por último urge recrear cultura política ante el hartazgo de voces, palabras y figuras políticas que respiran inadvertidamente su fractura esencial, su origen sospechado, su descarado nepotismo e incapacidad u ocaso de su casta; una casta al margen de la ley, de la democracia y de la ética pública.

Línea separadora decorativa de KRISIS

Un comentario sobre «Es preciso y oportuno revisar el principio democrático»

  1. El despertar de los pueblos nos parece lento en el tiempo, pero no debemos caer en el desaliento que da ventajas a los miopes de la casta política y los avaros del poder fáctico. Pase lo que pase, se cumplirá el fin de plenitud al que estamos llamados. El compromiso personal por el cambio y mensajes
    alentadores para que cada día se sumen más personas a esta tarea, acelerará el desarrollo de una democracia plena. Argentina en el corazón.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: