Por una Escuela Solidaria (3). Una cuestión de supervivencia

Tmp. máx. lect.: 8 min.

POR UNA ESCUELA SOLIDARIA. Solidaridad: una cuestión de supervivencia

Por Juan Miguel Batalloso Navas


«…La solidaridad del Estado del bienestar, con sus seguridades y garantías de todas clases, es insuficiente porque es anónima y uniforme. Hace falta una solidaridad concreta y vivida, de persona a persona, de grupos a persona, de persona a grupos. En todos y cada uno de nosotros hay un potencial de solidaridad3 que se revela en circunstancias excepcionales como las que acabamos de vivir, y en una minoría hay una pulsión altruista permanente. No se trata, pues, de promulgar la solidaridad, sino de liberar la fuerza disponible de las buenas voluntades y de fomentar las acciones solidarias.…»1 Ref.Morin, Edgar. Cambiemos de vía (Estado y Sociedad) (Spanish Edition) (p. 65). Ediciones Paidós. Edición de Kindle..[Consulta: 16 marzo 2022].

La «Educación para la solidaridad» en particular y lo que se conoce como «Educación en Valoresen general, son en la actualidad un área de conocimiento de las Ciencias de la Educación de antiguo recorrido en nuestras instituciones escolares y académicas. Bastaría con hacer un breve viaje por la Historia de la Pedagogía Social o por la Historia de la Educación Moral, para darnos cuenta del extraordinario caudal de aportaciones, experiencias, modelos y teorías que aun a pesar del tiempo transcurrido y los cambios históricos acaecidos, siguen teniendo plena vigencia en casi todas sus propuestas y principios.

Sin contar con las valiosísimas aportaciones éticas de las civilizaciones orientales e indoamericanas, de las que tendremos oportunidad de profundizar un poco más adelante, lo cierto es que en nuestra cultura occidental judeo-cristiana y desde el siglo XVII, las aportaciones han sido muchísimas y muy valiosas. Así pues, tanto las propuestas filosóficas y pedagógicas, como las experiencias concretas de Educación Solidaria, no han dejado de sucederse poniendo de manifiesto que la Educación es realmente la primera y más fundamental herramienta para la liberación personal y social.  Y es que en el fondo, tanto el pensamiento pedagógico, ya sea heredero de concepciones y creencias religiosas, filosóficas, políticas o ilustradas, como las realizaciones escolares concretas de cada una de ellas, siempre estuvieron bajo la inspiración y el fundamento de sólidos principios morales y valores éticos.

En el momento actual, es evidente que la relación entre Ética y Educación se presenta marcada y condicionada por la subordinación a valores exclusivamente económicos y utilitarios, así como de acumulación, consumismo incesante, individualismo, productivismo y competencia salvaje, que son precisamente los valores en los que se funda la nueva religión mundial del mercado capitalista y la ideología neoliberal. Es más, tanto la Ética como la Filosofía y las disciplinas humanísticas en general ocupan un lugar meramente decorativo en los currículos de todos los sistemas educativos del mundo, por no decir absolutamente marginal. Una situación que personalmente me parece gravísima en cuanto que precisamente la catástrofe humanitaria y civilizatoria mundial y local por la que atravesamos, únicamente es posible abordarla desde los valores de responsabilidad y solidaridad.2 Ref.Ver el discurso de Martha Nussbaum con motivo de su Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Antioquía -Medellín-Colombia-. Educación para el lucro, educación para la libertad. [Consulta:16 mar. 2022]

Sin embargo, por muchas que sean las dificultades, contradicciones e incoherencias que ahora se nos presentan, mi experiencia personal me ha llevado a convencerme de la finalidad última y más transversal y estratégica de toda Educación es la transformación del conciencia individual y social. Una transformación, que no es teórica, como tampoco doctrinaria, sino que es ante todo práctica, experiencial, vivencial y creativa, por eso creo también que siempre es posible superar y transcender todas las dificultades. A su vez, es necesario también reconocer que la función de transmisión de la herencia cultural dada y heredada de antemano asignada a las escuelas, nunca se redujo exclusivamente a la enseñanza de procedimientos, habilidades y automatismos. Por el contrario, las escuelas siempre prestaron una especial atención a las actitudes, los valores y las normas, algo por cierto, que se debe especialmente al esfuerzo y el compromiso permanente de maestras y maestros de escuela anónimos, que a pesar de sus dificultades materiales de existencia, han sabido con su sacrificio y generosidad mantener la esperanza de que otra Escuela y otro mundo son realmente posibles.

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado este artículo, seguramente te interesarán también los temas de KRISIS: Educación, Conciencia, Derechos Humanos, Historia, Política, Espiritualidad, Poesía, Filosofía, Sabiduría, Democracia, Cultura, Memoria Histórica, etc. Por tanto y si deseas recibir todas las novedades en tu email, puedes suscribirte aquí y las recibirás puntualmente.


Juan Miguel Batalloso Navas, es Maestro de Educación Primaria y Orientador Escolar jubilado, además de doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Sevilla, -España–.
Ha ejercido la profesión docente durante 30 años, desarrollando funciones como maestro de escuela, director escolar, orientador de Secundaria y formador de profesores.
Ha impartido numerosos cursos de Formación del Profesorado, así como Conferencias en España, Brasil, México, Perú, Chile y Portugal. También ha publicado diversos libros y artículos sobre temas educativos.
Ha sido miembro del Grupo de Investigación ECOTRANSD de la Universidad Católica de Brasilia y pertenece al Consejo Académico Internacional de UNIVERSITAS NUEVA CIVILIZACIÓN, donde ofreció el Curso e-learning: ‘Orientación Educativa y Vocacional’.
En la actualidad, casi todo su tiempo libre lo dedica a la lectura, escritura y administración del sitio KRISIS cuya temática general está centrada también en temas educativos y transdisciplinares. Su curriculum completo lo puedes ver AQUÍ.

Referencia[+]

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: