KRISIS

Memoria personal de los 60′ (13): el bachillerato franquista

Educación en el franquismo


Considero que es bueno recordar aquí los orígenes del «nuevo» Bachillerato franquista para poder entender con rigor la destrucción total que se hizo de todos los logros, innovaciones y procesos de transformación educativa y cultural que la IIª República puso en marcha. Así que intentaré brevemente documentar la procedencia de aquel Bachillerato Laboral que yo tuve la fortuna de realizar desde 1962 a 1969, tanto en el Instituto Laboral «Virgen del Castillo» de Lebrija (Sevilla) como en el «Maese Rodrigo» de Carmona (Sevilla).

        El nacimiento del bachillerato franquista arranca con la Ley de 20 de septiembre de 1938, norma que sustituye al Decreto de 29 de agosto de 1934 que puso en marcha el nuevo bachillerato de la IIª República. Mediante esta Ley del primer gobierno de Franco, siendo ministro Pedro Sainz Rodríguez, se comienza un nuevo bachillerato cuyas características fundamentales pueden resumirse en las siguientes 1 Ref.PÉREZ GALÁN, Mariano. El Bachillerato en España. (1936-1970). En AA.VV. “La Enseñanza en España”. Alberto Corazón. Madrid. 1975..

  1. Predominio de la cultura clásica y humanística combinada con dosis elevadas de nacionalcatolicismo, que como es sabido estaba asociado a un marcado desprecio por la cultura científica e investigadora, así como por cualquier forma de liberalismo, salvo el económico.

  2. Dominio y control ideológico de la Iglesia Católica: se suprimen las libertades de conciencia y de cátedra, la religión católica se hace obligatoria y se configura todo un amplio repertorio de recursos y procedimientos de adoctrinamiento e inculcación que se trasladan singularmente a todos los métodos y contenidos, recursos y procedimientos.

  3. Privatización del sector educativo y subsidiariedad del Estado que deja casi en su totalidad a la Iglesia Católoca todo el control, la gestión y la enseñanza del mismo.

  4. Clasismo: existencia de dos Redes de Escolarización.
    1. La red Primaria-Profesional a la que asisten la gran mayoría de la población en edad escolar. A ella acuden los hijos de las clases obreras y populares y se les oferta una formación cultural elemental cargada de elementos pedagógicos e ideológicos destinados a acomodar y aceptar el destino que el origen social les ha asignado. Una red que será de oferta pública en las zonas rurales y en aquellos lugares en dónde la privada no puede hacer negocio y estará destinada consecuentemente a engrosar las filas del mercado laboral, bien de forma directa o bien mediante un periodo de cualificación profesional en los centros destinados a tal fin.
    2. Una red Secundaria-Superior a la que llegan la minoría de las clases acomodadas de las zonas urbanas y rurales y de las viejas y nuevas clases medias y cuya oferta educativa se concentra en las grandes ciudades, estando controlada y gestionada por el sector privado, mayoritariamente por la Iglesia, y cuyos métodos y contenidos están orientados a proporcionar a sus clientes los elementos para ejercer el papel dirigente en el que su “providencial” destino les ha colocado.

  5. Fuerte selectividad a base de muchas pruebas y exámenes: el famoso examen de estado que era necesario para adquirir el título de bachiller y acceder a la Universidad y que se componía de dos pruebas, una escrita de carácter eliminatorio y otra oral.

        Otro hito importante del bachillerato franquista lo constituyó la Ley de Ordenación de la Enseñanza Media de 26 de febrero de 1953, siendo ministro Joaquín Ruíz Jiménez, ley en cuyo articulado se garantiza:

  • El derecho docente de la Iglesia y la protección que el Estado le asegura en su misión “espiritual y moral” en todos los centros oficiales y no oficiales.

  • La concesión de competencias de inspección educativa a la Iglesia y la renuncia del Estado a la inspección de sus centros: la Iglesia así gozaba de total libertad e inmunidad.

        Con posterioridad y mediante varios decretos de la década de los cincuenta, se trata de enmendar un poco la situación de flagrante discriminación para el acceso a la Enseñanza Media de la población de las zonas rurales y de los suburbios de las grandes ciudades y así se crean varios tipos de centros:

  1. Las Secciones Filiales (Decreto 26/07/56) mediante el cual se podían crear centros dependientes de uno central o matriz, en distintos lugares de una misma ciudad.
  2. Los estudios nocturnos de bachillerato elemental, pensados para la los adultos ya integrados en el mercado de trabajo (Decreto 26/07/56)
  3. Los Colegios Libres Adoptados, que se constituían en colaboración con los Ayuntamientos con el fin de ofrecer puestos escolares de Enseñanza Media a la población de las zonas rurales. (Decreto 2/06/60).

        Así, a golpe de Decreto en los que el Estado se desentiende de la Enseñanza Media, se llega la década de los sesenta de la que fui testigo, continuando el carácter doctrinario, represivo y selectivo. Carácter selectivo, que renace nuevamente en el siglo XXI tras el progresivo desmantelamiento del modelo comprensivo representado por la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). cuya culminación se encuentra en la impresentable y selectiva Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE) del Partido Popular (Ley Wert), cuya sustitución por una Ley nueva (Ley Celaá) cuyo proceso de tramitación ha sido ya completado con su aprobación en el Congreso de los Diputados y el Senado. Una ley a mi juicio, que aparte de sus evidentes bondades, no resuelve los problemas esenciales de la Educación de nuestro tiempo, además de que no ha producido participación y debate público suficiente que genere consenso y perdurabilidad más allá de las coyunturas políticas. Y una Ley a la que como siempre sucede, se oponen feroz y salvajamente los sectores más fascistas, conservadores y privilegiados de la sociedad española, como así se puede verificar con todas las leyes que el PSOE ha puesto en marcha.

        Por último, no podemos olvidar, que los años sesenta, década en la que el panorama discriminatorio, aunque comenzó a cambiar un poco, la tremenda selectividad hizo imposible la llamada «igualdad de oportunidades». Para acceder al Bachillerato, fuese este General o Laboral, había que pasar una Prueba de Ingreso a los diez años. Una prueba que contenía exigencias que en numerosos casos, la Escuela Primaria Pública no proporcionaba y que requería de complementos de formación. En aquella década las clases particulares o las denominadas “Permanencias”, comportaban gastos que sufragaban directamente las economías familiares. Al mismo tiempo, y dada la corta edad en la que se producía la transición de una red de escolarización a otra, esto significaba una extraordinaria ruptura social y cultural para los que efectuaban el cambio. Por el contrario, los que se quedaban en la escuela primaria eran conducidos a una vía muerta para acceder a estudios universitarios: se abandonaba o terminaba la primaria y se producía la incorporación al mundo laboral, o bien se comenzaban los estudios de Formación Profesional a los 12 años, pero siempre que se superase una prueba de ingreso. Y todo ello sin contar las importantes demandas de aprendizaje memorístico y de exigencias de competitividad y selección que el Bachillerato tenía, selección que pasaba por tres filtros: las pruebas de “Reválida” de los Bachilleratos Elemental y Superior y las pruebas de Preuniversitario en el Bachillerato General y de Madurez en el caso del Bachillerato Laboral.

Referencia[+]

2 comentarios sobre «Memoria personal de los 60′ (13): el bachillerato franquista»

  1. Mi bachillerato, querido Batalloso, tuvo algunas diferencias con respecto al tuyo. No hice ingreso, sino una prueba del PIO (Patronato de Igualdad de Oportunidades) y todo el Bachillerato en el mismo Instituto Rodriguez Marin de Osuna. No guardo malos recuerdos de aquellos años del 62 al 69 con las reválidas y todo lo demás, aunque tampoco fue un paseo de rosas. Un abrazo.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: