Por una Escuela Solidaria (2). Introducción

Tmp. máx. lect.: 8 min.

POR UNA ESCUELA SOLIDARIA. Introducción: un asunto de responsabilidad social y política

Por Juan Miguel Batalloso Navas


«…La competitividad como valor central y el sujeto calculador del mercado se corresponden. El resultado de este comportamiento se llama eficiencia (…) La eficiencia formal del mercado desenfrenado lleva a la destrucción de las fuentes de la riqueza: el ser humano y la naturaleza (…) La competencia compulsiva existe y marca las relaciones del mercado. Transforma las condiciones de la sobrevivencia de la humanidad en algo que nadie puede darse el lujo de respetar. Dado que la competencia es considerada motor exclusivo de la eficiencia, se trata de una eficiencia que conduce a la muerte. Es la eficiencia del suicidio colectivo…»1 Ref.HINKELAMMERT, Franz J. Solidaridad o suicidio colectivo. Libros Libres. Rebelión. 2015.[Consulta: 27 marzo 2021].

En una conferencia pronunciada en septiembre de 2009 por el prestigioso y reconocido economista Manfred Max-Neef, Premio Nobel Alternativo de Economía, nos informaba de que en el mismo momento en que la FAO (La Organización de las Naciones Unidas para la Agricul­tura y la Alimentación) anunciaba en octubre de 2008 que eran necesarios 30.000 millones de dólares anuales para acabar con el hambre en el mundo (FAO: 2008), la cantidad destinada por los bancos centrales de Estados Unidos, Unión Europea, Japón, Canadá, Inglaterra y Suiza para rescatar a los bancos privados de la crisis financiera, ascendía a 17 billones (millones de millones) de dólares. Una cantidad, que si la comparamos con los cálculos de la FAO, significa­ría garantizar un mundo sin hambre y desnutrición, al menos durante 600 años 2 Ref.MAX-NEEF, M.; 2009. «EL MUNDO EN RUMBO DE COLISIÓN » [Consulta: 27 mar. 2021]. Algo verdaderamente repugnante, escandaloso y criminal cuando sabemos también que los gastos militares en el mundo durante el año 2020 marcaron un nuevo ascenso

Se estima que en 2020 el gasto militar mundial fue de 1,981 billones de dólares. El gasto total fue un 2,6% mayor que en 2019 y un 9,3% mayor que en 2011. La carga militar mundial —gasto militar en proporción al producto interior bruto (PIB) mundial— aumentó un 0,2% en 2020, hasta el 2,4%. Se trata del mayor aumento de la carga militar desde la crisis financiera y económica mundial de 2009.
El gasto militar aumentó por lo menos en cuatro de las cinco regiones: 5,1% en África, 4,0% en Europa, 3,9% en América y 2,5% en Asia y Oceanía
3 Ref.SIPRI (Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo). En < SIPRI. Yearbook 2021. Resumen en español.> `Consulta: 21 marzo 2022

En el mismo sentido, el 75% de todas las armas que se fabrican en el mundo están producidas tan solo por cinco países: Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y China 4 Ref.Fuente: BBC News. 11.03.2019. En otras palabras: los campeones de la muerte y la destrucción mundial son básicamente cinco países, de los cuales todos tienen la capacidad de vetar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, salvo Alemania. Y todo esto sin contar las subidas de los presupuestos militares como efecto de la actual invasión de Ucrania por Rusia. Así, por ejemplo, China ya anuncia que va a incrementar sus presupuestos militares hasta el 7,1 % 5 Ref.Fuente: El correo.com. 05.03.2022 y también España, que aumentará un 7,5 % con respecto a 2021, con un montante de gasto en armamento de 4.581,5 millones. 6 Ref.Fuente: elDiario.es. Las colosales inversiones militares previstas en el presupuesto de 2022 05.01.2022. Es decir, a la pandemia del Covid que en el momento en que escribo esto, ha producido más de 6 millones de muertes y 448 millones de contagios 7 Ref.Fuente: Google. [Consulta: 08.03.2022] hay que sumar las muertes de la guerra de Ucrania y los más de 3 millones de refugiados8 Ref.[Consulta: 21 marzo 2022] que comenzaron su éxodo el pasado 24 de febrero.

Así pues, hoy en día, a nadie le cabe ya la menor duda de que estamos ante una crisis civilizatoria de destrucción masiva que es al mismo tiempo una crisis del estar y una crisis del ser. Una crisis del estar en cuanto afecta a las condiciones materiales de nuestra existencia y de la vida en el Planeta y, una crisis del ser porque se relaciona estrechamente con nuestra naturaleza humana y nuestra forma de construir conocimiento y sentido. Una crisis del estar porque el impacto producido en la naturaleza y en las sociedades de todo el planeta por el modelo económico-productivo capitalista y militarista, no sólo está destruyendo nuestras posibilidades de supervivencia como especie, sino que está sometiendo a miles de millones de personas a la pobreza, al hambre y a la desnutrición, ampliando y consolidando así en todo el planeta, la brecha de la desigualdad en la distribución de la riqueza. Pero también, una crisis del ser porque el modelo de relaciones sociales dominante basado en el hiperconsumo, el individualismo y la reducción de todo lo humano a mercancía, nos conduce por un camino oscuro y vacío de sensibilidad. Una crisis del estar, en suma, porque como nos señala Max-Neef el mundo está en rumbo de colisión y una crisis del ser porque la razón económica y tecnológica está eclipsando la razón ética basada en la responsabilidad, la solidaridad y la compasión.

En este escenario, no es entonces aventurado afirmar que nos encaminamos como dice Hinkelammert, hacia el suicidio colectivo, un pronóstico que no es un juicio de valor o una interpretación pesimista de la realidad, sino una probabilidad basada en la evolución de los hechos que nos muestran como cada vez nos acercamos más al abismo. Sin embargo, el que sea una probabilidad no significa que sea inevitable. Es necesario pues revertirla y esto es únicamente posible mediante una política de civilización capaz de encontrar el camino para enfrentar y resolver todos los problemas y dificultades que nos amenazan. 9 Ref.MORIN, Edgar. La vía para el futuro de la humanidad. Paidós. Barcelona. 2011.

En consecuencia, la responsabilidad social de la Educación y de todas sus instituciones formales e informales es inmensa, porque es a ellas y a toda ciudadanía a la que corresponde promover, enseñar, transmitir y desarrollar todos los conocimientos, actitudes y valores necesarios para la vida y nuestra supervivencia como especie.

Sabemos que la Educación es en sí misma un fenómeno y un proceso de naturaleza social. Su tarea consiste en transmitir y renovar el patrimonio cultural producido por la misma sociedad mediante procesos de comunicación e interacción. De hecho la educación escolar no es más que un proceso intencional y sistemáticamente planificado de socialización en el que se promueve  la convivencia y la cohesión en torno a unos valores que se consideran deseables para esa sociedad, pero no de cualquier modo, sino mediante la creación de las máximas posibilidades de desarrollo personal y comunitario, teniendo en cuenta que dicho objetivo es inseparable de las garantías para el ejercicio de la ciudadanía democrática. Por tanto, y dado el momento histórico que atravesamos, la promoción de valores democráticos, de convivencia pacífica, cooperación y solidaridad constituye una responsabilidad de primer orden de todas las instituciones educativas formales e informales.

Hoy día no es posible hacer una distinción entre educación escolar y educación social, lo mismo que tampoco podemos diferenciar entre educación escolar y educación comunitaria, sencillamente porque la Escuela como institución es en sí misma comunitaria, trabaja comunitariamente y mediante los más diversos mecanismos de relación y vinculación social, al mismo tiempo que está integrada y responde a los intereses y finalidades sociales generales y específicas de la comunidad. 10 Ref.ORTEGA ESTEBAN, José. Pedagogía social, realidades actuales y perspectivas de futuro. XIX Seminario Internacional de Pedagogía Social. Santiago de Chile. 2004. [Consulta: 21 marzo 2022]

Somos plenamente conscientes de que los escenarios de socialización, inculturación y transmisión de valores, se han multiplicado de forma beneficiosa permitiendo acceder a numerosas fuentes de información y conocimiento impensables hace tan solo unas décadas. No obstante, se trata de un beneficio paradójico y contradictorio, tanto por la pérdida de importancia e influjo de las funciones sociales de la Escuela, como por el gran esfuerzo supletorio y compensatorio que ésta tiene que hacer para desarrollar el pensamiento crítico y hacer posible la distinción entre información, conocimiento y sabiduría. Obviamente de esto se deriva que la Educación y el imperativo moral y social de educar y educarnos en solidaridad y responsabilidad, es un asunto que no compete en exclusiva a las escuelas, sino que compete a todos los ciudadanos y a todas las instituciones sociales, además de que es una tarea que hay que desarrollar a lo largo de toda la vida del individuo.

No, no todo está perdido. Son muchas las posibilidades que tenemos a nuestro alcance para iniciar un nuevo camino educativo y escolar de responsabilidad y solidaridad. Afortunadamente hoy no existe ninguna escuela infantil, primaria, secundaria, o de enseñanza superior ya sea esta profesional o universitaria, que no tenga adoptada en las finalidades generales explicitadas en sus proyectos educativos objetivos de solidaridad y responsabilidad social. Hoy son numerosísimas las instituciones educativas que realizan actividades, programas y proyectos de todo tipo dirigidos, tanto a crear conciencia de la necesidad de solidaridad y responsabilidad, como de otros valores éticos esenciales para nuestra convivencia y supervivencia. Por tanto lo que procede es seguir y seguir avanzando en la construcción de este nuevo camino, que será sin duda, el que nos va a permitir hacer improbable lo que a todas luces nos parece posible y trágico. Y de esto trata el presente de trabajo: de concebir nuevas visiones, formas, estructuras, métodos, proyectos e instituciones educativas capaces de focalizar, centrar y transversalizar todas sus actividades en los valores de responsabilidad y solidaridad.

Juan Miguel Batalloso Navas.
Camas (Sevilla), a 3 de abril de 2022.


Juan Miguel Batalloso Navas, es Maestro de Educación Primaria y Orientador Escolar jubilado, además de doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Sevilla, -España–.
Ha ejercido la profesión docente durante 30 años, desarrollando funciones como maestro de escuela, director escolar, orientador de Secundaria y formador de profesores.
Ha impartido numerosos cursos de Formación del Profesorado, así como Conferencias en España, Brasil, México, Perú, Chile y Portugal. También ha publicado diversos libros y artículos sobre temas educativos.
Ha sido miembro del Grupo de Investigación ECOTRANSD de la Universidad Católica de Brasilia y pertenece al Consejo Académico Internacional de UNIVERSITAS NUEVA CIVILIZACIÓN, donde ofreció el Curso e-learning: ‘Orientación Educativa y Vocacional’.
En la actualidad, casi todo su tiempo libre lo dedica a la lectura, escritura y administración del sitio KRISIS cuya temática general está centrada también en temas educativos y transdisciplinares. Su curriculum completo lo puedes ver AQUÍ.

Referencia[+]

One thought on “Por una Escuela Solidaria (2). Introducción

  1. Es una vergüenza que habiendo recursos suficientes para garantizar un mundo sin hambre, se inviertan cifras espeluznantes para rescatar bancos privados y para incrementar de forma obsesiva-compulsiva el gasto militar que nos acerca cada vez más a una trágica eliminación de la humanidad. La educación, más que nunca, debe implantar con insistencia inusitada los valores de la paz, la cooperación y la solidaridad. Un abrazo.

Me encantaría que hicieras un comentario. Muchas gracias.

A %d blogueros les gusta esto: